sábado, 1 de abril de 2017

Piden averiguación penal contra 7 magistrados


Ni la acción de civiles armados, violentos y con los rostros cubiertos, ni la actuación disuasiva –gas pimienta incluido– de la PNB impidieron ayer que la fracción de Primero Justicia, en nombre de la bancada de la Unidad, solicitara al Ministerio Público iniciar una averiguación penal contra los siete abogados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia que suscribieron las sentencias 155 y 156 esta semana.


Los parlamentarios acusan a Juan Mendoza, Arcadio Delgado, Carmen Zuleta, Calixto Ortega, Luis Damiani y a Lourdes Suárez de haber incurrido en el delito de prevaricación, que ocurre cuando en el ejercicio de la función judicial se actúa en contra de la Constitución.
El diputado Juan Matheus informó que también ayer acudieron al Consejo Moral Republicano –presidido actualmente por el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab–, para que abra el proceso de calificación de falta grave contra los siete abogados de la Sala Constitucional, paso previo para su remoción por parte de la plenaria de la Asamblea Nacional.
“El artículo 265 de la Constitución señala que tenemos la potestad y el deber de remover a los magistrados que incurran en falta grave. Si el Consejo Moral Republicano no responde, incurre en una omisión constitucional y el Parlamento tiene la obligación de proceder con contundencia”, dijo Matheus.
Colectivos correteados. Los diputados se hicieron acompañar por militantes de PJ. Cerca de las 10 am llegaron los civiles progobierno. Ante los insultos y agresiones verbales, los manifestantes comenzaron a corear: “¡Las calles son del pueblo, no de los colectivos!” y “¡Fuera Maduro!”, al tiempo que hacían retroceder a los violentos fuera de la plaza del Parque Carabobo. También les cantaron el Himno Nacional. En un primer forcejeo el diputado José Brito fue rociado con gas pimienta por funcionarios de la PNB. Se escucharon dos detonaciones. Un grupo de desadaptados comenzó a arrojar piedras a periodistas y legisladores. Minutos después llegaron al lugar otros civiles, esta vez en motos, vestidos de negro y con pasamontañas, que agredieron a los presentes. La diputada Dinorah Figuera fue vapuleada.

“Presentamos el escrito y llegó el paraestado financiado por Maduro. Son turbas anónimas, pero creen que con eso nos van a inyectar miedo”, dijo Matheus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.