miércoles, 21 de junio de 2017

MUD instó a desconocer al gobierno, TSJ y CNE


Luego de 5 horas de debate ayer y de diversas consultas desde la semana pasada, la Mesa de la Unidad Democrática emitió una resolución, con 10 puntos centrales, para restituir el orden constitucional y lograr, en un tiempo perentorio, la convocatoria a elecciones presidenciales.
La desobediencia civil o la invocación de los artículos 333 y 350 de la Constitución, es el núcleo central del Manifiesto de la MUD, leído por el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges (Primero Justicia), junto a las autoridades de los otros ocho partidos, Henry Ramos Allup (Acción Democrática), María Corina Machado (Vente Venezuela), Richard Blanco (Alianza Bravo Pueblo), Manuel  Rosales (Un Nuevo Tiempo), Andrés Velásquez (La Causa R), Freddy Guevara (Voluntad Popular) y los gobernadores Henri Falcón (Avanzada Progresista) y Liborio Guarulla (Movimiento Progresista). 


“El actual régimen se ha puesto al margen de la Constitución y, en consecuencia, su autoridad y decisiones son inconstitucionales y no pueden ser reconocidas ni obedecidas por nadie, de acuerdo con artículo 350 de la Constitución”, señala el primer punto del documento.
En segundo término, la MUD asume el artículo 333 de la carta magna que obliga a restituir el orden constitucional: “Como consecuencia se impone a toda la sociedad el desconocimiento de la convocatoria del fraude constituyente, el nombramiento de nuevos poderes públicos y el llamado a elecciones libres para un nuevo gobierno”. En consecuencia, “llamamos a todas las instituciones y en especial a la FAN, para que en esta crisis hoy cumplan con su deber constitucional establecido en el artículo 328 de la Constitución y con su salvaguarda establecida en el 333”.
Borges precisó que la meta no es solo “paralizar la ANC”, sino elegir un nuevo gobierno. Al preguntársele cómo, respondió que la presión en la calle sería determinante y que un adelanto de elecciones presidenciales partiría de un acuerdo político que se concretaría con una enmienda constitucional.
“Derrotar la tiranía”. En el Manifiesto para el rescate de la Constitución y la Democracia se justifica la rebeldía o rebelión constitucional con el siguiente argumento: “La historia de Venezuela enseña que cuando la calle, el pueblo y la unidad nacional hacen causa común por la libertad se derrotan las tiranías. La complicidad entre el Poder Ejecutivo, el TSJ y el CNE, para llevar adelante el fraude constituyente, nos impone su desconocimiento desde ya. No podemos esperar, bajo ningún concepto, hasta el 30 de julio”.
¿Cómo materializarán la desobediencia civil? La MUD indicó que se entró en “la fase decisiva de la lucha”, por lo que emplazan a todos los sectores sociales y políticos a unificar esfuerzos para lograr “la sustitución del régimen dictatorial”; “integrar a quienes desde el mismo régimen han denunciado los abusos del poder y la traición a los supremos intereses de la república” y así “enfrentar y desconocer activamente el fraude constituyente en todo el territorio”.
Plantean organizar “la gran protesta nacional permanente” en todo el territorio, “al mismo tiempo y hasta lograr el cambio del régimen dictatorial y la restitución del orden constitucional”. Borges explicó que las manifestaciones serán diarias y que no descartan una huelga general, como anunció Freddy Guevara.
“Haremos uso de todos los mecanismos de protesta democráticos y constitucionales que sean necesarios”, leyó Borges.
A las comunidades les piden organizarse en comités de rescate de la democracia y hacer asambleas permanentes para desconocer la convocatoria a una ANC, declarar que no permitirán el uso de los centros electorales y centros comunitarios “para la violación de la constitución”; y expresar respaldo a la conformación de nuevos poderes públicos y elecciones libres.
La MUD informó que comunicará al país los resultados del Gran Acuerdo Nacional para la Gobernabilidad y Rescate de Venezuela, construido entre los actores políticos y diversos sectores de la sociedad. Borges negó que mantengan conversaciones con factores del gobierno: “Dios ciega a quienes se aferran al poder”. Sin embargo, dijo que en un gobierno de transición o de unidad nacional incluirá a “a todos los que respetan la Constitución, vengan o no del oficialismo. La meta es construir un gobierno de unidad nacional, no de la oposición”.

La dirigencia reconoció el coraje del pueblo en 81 días de protestas que, a pesar de 75 muertos, 15.000 detenidos y 3.000 presos políticos, no ha amilanado el ímpetu de la lucha. “La dictadura se encuentra más débil. Contamos con el respaldo de la comunidad internacional y el apoyo de importantes sectores y dirigentes que antes no acompañaban nuestras luchas, como la fiscalía general, que ha denunciado la ruptura del hilo constitucional, las violaciones de los derechos humanos y el fraude constituyente, razón por la cual su titular es asediado por la dictadura”, señala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.