.

.

miércoles, 28 de junio de 2017

Rodríguez denunciará en Fiscalía nexos Makled-funcionarios


Por ahora, el ex ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, entregará dos casos al Ministerio Público que pueden poner en apuro al gobierno: los interrogatorios a Walid Makled, acusado de narcotráfico, en el que menciona nombres de funcionarios y ex diputados; y las pruebas de que el Sebin falsificó un documento de la DEA para acusarlo de ser “protegido e informante del imperio”.


“Pondré extractos de la entrevista con Makled en Twitter, y le entregaré el contenido a la Fiscalía”, dijo. Al preguntársele si Makled mencionó a Tareck el Aissami o a Diosdado Cabello, respondió: “Al vicepresidente. A Cabello, no”. No dio más detalles. “Todo a su tiempo”, afirmó.
Su aparición ante la prensa fue en rechazo a los ataques de medios oficialistas contra él y su familia y para evidenciar que el Sebin falsificó un “documentico” para vincularlo con la DEA. “Es antiético usar al servicio de inteligencia para desprestigiar. Es como si revelara que grabamos a un alto dirigente, disfrazado con una peluca, saliendo de un motel con una prepago. Eso no es inteligencia. Necesitamos una nueva ética en gobierno y oposición. Parecemos un país de pranes”, lamentó.
Al referirse a la CIA, aseguró que fue autorizado por Hugo Chávez para mantener las relaciones con las agencias de inteligencia del mundo e incluso reveló que el presidente fallecido, el ex director del Sebin, Hugo Carvajal, y él recibieron en Miraflores a la representante norteamericana y al embajador Charles Shapiro, aunque no precisó fecha. La reunión duró hora y media: “Hubo juego de inteligencia; cada uno da lo que le interesa. La única operación conjunta se hizo en Nueva Esparta cuando la CIA informó que pretendían envenenar al presidente George Bush. Se trató de un joven con problemas psiquiátricos”.
Antes de ir al despacho de la fiscal Luisa Ortega Díaz pidió investigar a los autores intelectuales de la muerte de Juan Montoya (colectivo La Piedrita) y Bassil Da Costa, en 2014, durante una protesta en Caracas. “Iris Varela miente. Montoya estuvo en una reunión un día antes de su muerte en el Sebin con Freddy Bernal. Mientras, en Relaciones Interiores coordinamos la seguridad con la PNB. En esa época, ese cuerpo lo llevaba la Vicepresidencia. Vamos a consignar un CD a la Fiscalía con las grabaciones del Sebin del 14 de febrero de 2014”.
Rodríguez Torres negó que aspire a ser presidente, que participe en una eventual junta de transición y que se reuniera con el primer vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, y María Corina Machado. “Un general retirado no da golpes. No mando tropas y evito reunirme con militares activos o ir a unidades militares. Visité al general Pedro Pérez Ravel porque es mi amigo y está recién operado. Nunca me he reunido con Guevara y Machado; sí con Julio Borges, Enrique Márquez y Henry Ramos Allup (AD) y les pedí hacer alta política. Participé en un foro con Eduardo Fernández. No entregué mis principios. Quiero evitar la violencia; que el país sea vivible. En política se tienen adversarios, no enemigos. Si tengo que reunirme con el diablo lo haré porque de esta crisis hay que salir”, afirmó, al tiempo que responsabilizó al CNE, oficina de Jorge Rodríguez, de la crisis política por haber suspendido las regionales.

A 25 años del 4-F, que él apoyó, afirmó que los golpes no traen beneficios y que abogaba por elecciones: “La FANB, como institución, debe asumir, según sus métodos, una posición firme. Allí hay un montón de gente en desacuerdo con la constituyente. La salida no debe ser militar; debe ser política y la FANB tiene que ser un factor para esa salida”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.