.

.

sábado, 24 de junio de 2017

WSJ: La última batalla por la democracia en Venezuela

Un hombre y una niña buscan comida en las calles de Caracas, el 21 de febrero DE FOTOS: JUAN BARRETO / AFP / GETTY IMAGES
Un hombre y una niña buscan comida en las calles de Caracas, el 21 de febrero DE FOTOS: JUAN BARRETO / AFP / GETTY IMAGES

Casi dos décadas después de que Hugo Chávez, llegara al poder en un deslave electoral, la transformación de Venezuela parece tomar un rumbo siniestro. El país que alguna vez fue uno de los más ricos de América Latina ve como sus instituciones democráticas colapsan, lllegando a niveles de enfermedad, hambre y disfunción sólo vistos en naciones devastadas por guerras y no en países ricos en petróleo.


Por David Luhnow y José de Córdoba en Wall Street Journal | Traducción libre del inglés por lapatilla.com
Nicolás Maduro, el sucesor de Chávez, ha pedido que se elija una Asamblea Nacional Constituyente el 30 de julio para redactar una nueva Constitución, en la que los consejos comunales tomarán el lugar de las instituciones gubernamentales tradicionales de Venezuela, como las gobernaciones de estado y la Asamblea Nacional, hoy dominada por la oposición. La nueva asamblea constituyente está manipulada para representar fuertemente a los grupos que apoyan al gobierno.
El gobierno de Maduro dice que la nueva Asamblea Constituyente encontrará un camino pacífico hacia el futuro para un país que soporta una depresión económica y que se encuentra al borde de un conflicto civil. El gobierno dice que se basa en el legado de Chávez, un militar que prometió combatir la corrupción, desmantelar el antiguo establishment político y ser una voz para millones de venezolanos pobres. Pero la oposición, que está boicoteando el voto de la asamblea, lo califica un intento abierto para acabar con la democracia y convertir al país en una autocracia comunista al estilo cubano. La propia Fiscal General del Venezuela la califica de fraudulenta, porque no se consultó al pueblo.
La asamblea de 545 miembros -una especie de soviet moderno- tendría poderes ilimitados mientras redacta un nuevo estatuto de gobierno, que podría tomar años. Mientras tanto, se prevé que la constituyente acabe con las elecciones presidenciales del próximo año.
“Esta es la última batalla por la democracia en Venezuela”, dice David Smilde, un experto en Venezuela de la Universidad de Tulane.
Para los Estados Unidos, la perspectiva de una nueva Cuba sentada sobre trillones de dólares de reservas de petróleo es profundamente desagradable. Durante la última década, Venezuela se alineó con Rusia, China, Irán y Siria. Si prospera o implosiona, el petroestado del señor Maduro podría causar mayores dolores de cabeza a los Estados Unidos y a América Latina que Cuba aislada. Una implosión podría significar mayores envíos de cocaína a América Central y los EE.UU., así como un aumento masivo en el flujo actual de decenas de miles de refugiados que ya huyen del país para los Estados Unidos, Colombia, Brasil y otros lugares. Y una consolidación del poder podría permitir al Sr. Maduro profundizar su asociación con los adversarios estadounidenses.
El gobierno de Trump ha criticado los planes de Maduro de cambiar la constitución, instando al “respeto de las normas y procesos democráticos”. Los Estados Unidos han pedido que Venezuela libere a los presos políticos, respete el congreso controlado por la oposición y “celebre elecciones libres y democráticas”
La decisión de Maduro ha agravado la crisis política de Venezuela. La oposición, percibiendo que es un momento decisivo, planea acelerar las protestas callejeras diarias. Unas 80 personas han muerto en estas manifestaciones en los últimos tres meses, y parece que Maduro no aliviará el uso de gas lacrimógeno, las balas de goma y los cañones de agua.
“El objetivo final de Maduro es convertir a Venezuela en Cuba. Y no vamos a aceptar que nos metan en esa jaula “, dice Julio Borges, jefe de la Asamblea Nacional dominada por la oposición.
El nuevo paso trascendental no está ocurriendo en la Venezuela de una euforia revolucionaria que Chávez pudo haber imaginado antes de morir de cáncer en 2013. Más bien, está siendo empujado por un gobierno impopular tratando de mantenerse el poder en medio de una implosión económica.
Al final del año, la economía venezolana se habrá reducido en casi un tercio en los últimos cuatro años, una caída similar a la de Cuba después de la caída de la Unión Soviética, y una que raramente se ve fuera de zonas en conflicto. En una nación que se estima que está sentada sobre tanto petróleo como Arabia Saudita, es común ver a las familias pobres hurgar en la basura buscando alimentos.
La inflación fue estimada por el Fondo Monetario Internacional en 720% para este año; y se espera que supere los 2.000% el próximo año. La escasez es tan aguda que tres de cada cuatro venezolanos perdieron un promedio de 18 libras (8,2 kilogramos) el año pasado, según una encuesta realizada por universidades venezolanas. Las enfermedades que no se veían allí en décadas, como la malaria, están de vuelta.
“El gobierno está desesperado porque sabe que la próxima elección presidencial será su última”, dice César Miguel Rondón, un popular presentador de radio. Cuando el anfitrión recientemente trató de salir de Venezuela en un viaje de negocios a Miami con su familia, le anularon su pasaporte. “Soy un rehén en mi propio país”, dijo
En medio de la crisis económica y las protestas, el gobierno ha tomado un camino cada vez más autoritario. El número de presos políticos ha aumentado, a 391, para este año, según el grupo de defensa de derechos humanos venezolano Foro Penal, casi cuatro veces el total de hace un año. La mayoría están siendo juzgados en tribunales militares. Y el gobierno está tratando de eliminar a la Fiscal General rebelde a través de un caso en el Tribunal Supremo de Justicia. El gobierno no respondió a las solicitudes de comentarios.
La autodenominada revolución bolivariana se ha convertido menos en ideología y más en dinero. Los venezolanos a menudo la llaman una “robolución” en lugar de una “revolución”, usando la palabra española para robo. Si Cuba es una dictadura comunista ideológicamente motivada, Venezuela es algo diferente: rica en petróleo como Arabia Saudita, tan autoritaria como Rusia y tan corrupta como Nigeria.
Las notables acusaciones de tráfico de drogas y corrupción han mancillado a la propia familia de Maduro. Dos sobrinos de la primera dama venezolana, Cilia Flores, aguardan sentencia en Nueva York tras ser declarados culpables el año pasado de conspirar para importar 800 kilos de cocaína a Estados Unidos a través de Honduras. Se declararon no culpables
El ministro del Interior, el general Néstor Reverol, ha sido acusado por los Estados Unidos de tráfico de drogas; el vicepresidente Tareck El Aissami está en la lista principal del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por supuestamente proteger a traficantes de drogas; y el jefe del Tribunal Supremo de Venezuela está en otra lista negra del Tesoro por destripar las instituciones democráticas del país. Todos dicen que son inocentes y acusan a Estados Unidos de tratar de desestabilizar a Venezuela.
De alguna manera, según los analistas, el alcance de estas acusaciones ha dificultado una solución negociada de la crisis venezolana. “La conexión del régimen con el crimen y las drogas es lo que hace difícil que renuncien al poder”, dice Harold Trinkunas, un experto en Venezuela de la Universidad de Stanford. “Muchos se preocupan de que si renuncian, serán colocados en un avión a los Estados Unidos”
En Cuba, la dinastía de los Castro ha mantenido el poder a pesar de décadas de desastrosas políticas económicas, debido a la devoción al carismático Fidel, a los logros populares como la atención sanitaria gratuita universal, a la lealtad ideológica al marxismo, a la disciplina forzada por las fuerzas de seguridad y a la respuesta nacionalista contra los Estados Unidos. En Venezuela, aparte de una devoción similar a Chávez, el pegamento que ha mantenido unido al régimen es más simple: la corrupción empapada de petróleo en una escala épica.
El ex ministro de Planificación, Jorge Giordani, uno de los más cercanos colaboradores de Chávez, dijo en 2015 que alrededor de 1 millón de millones de dólares en ingresos petroleros recibidos durante los años de Chávez, dos tercios habían sido distribuidos a los trabajadores a través de subsidios y transferencias. El resto, más de 300 mil millones de dólares, se habían “perdido por las grietas”, dijo. Giordani dejó disgustado el gobierno de Maduro en 2014 y ahora vive en un vecindario tranquilo de Caracas.
Este año, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos colocó a Samark López, un empresario venezolano, en una lista negra, acusándolo de ser el testaferro del vicepresidente El Aissami, presunto narcotraficante. Al anunciar la incautación, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que los Estados Unidos había congelado activos por decenas de millones de dólares cuando se apoderó de una serie de propiedades y empresas propiedad o controladas por el Sr. López en los Estados Unidos y el Reino Unido. En una declaración, el Sr. López negó cualquier hecho ilícito y calificó las acusaciones de tener “motivaciones políticas”.
El gobierno no respondió a las solicitudes de comentarios, pero en el pasado, el Sr. Maduro y otros funcionarios han rechazado las acusaciones de corrupción, mala gestión económica y de represión calificándolas como parte de una “guerra económica” que está siendo llevada a cabo por el sector privado venezolano y los Estados Unidos, para desestabilizar y derrocar al gobierno socialista.
Como en muchos petroestados, el petróleo representa el 95% de los ingresos en divisas de Venezuela. Desde que el gobierno administra el petróleo, una manera segura de salir adelante no era crear un nuevo negocio sino acercarse al gobierno para asegurar el acceso a las rentas del petróleo. Los venezolanos llaman a los que practican este modelo “los enchufados”.
A menudo se dice que el camino hacia el poder en Venezuela se ejecuta a través del ejército y el petróleo. Una vez en el poder, el populista Chávez fue tras el petróleo, despidiendo eventualmente a 19.000 empleados de Petróleos de Venezuela, la petrolera estatal, para controlar a la empresa con sus seguidores sumisos. Después de un breve y fracasado golpe de estado en 2002, también limpió los cuarteles, entregando el adoctrinamiento y entrenamiento a sus aliados cubanos.
En los años siguientes, los precios del petróleo subieron muchísimo, y Chávez gastó a manos llenas. No ahorró nada de esas ganancias inesperadas. Incurrió en grandes déficit presupuestarios incluso a precios máximos del petróleo. Asaltó el fondo de reserva del país y pidió prestado mucho dinero, primero de Wall Street y luego de los chinos y los rusos. Entregó miles de millones de dólares a Cuba, Nicaragua e incluso a  las ciudades de Boston y Londres para mostrar el creciente peso energético de Venezuela.
El número de empleados del gobierno se duplicó -a cinco millones- y el gasto público se disparó. Imprimió tanto dinero causando la inflación, por lo que el gobierno fijó los precios, a veces por debajo del costo de producción. Las empresas que se negaron a vender a pérdidas fueron incautadas, agravando la escasez. Una menor producción local hizo que el país dependiera cada vez más de las importaciones.
Pero una vez que el precio del petróleo comenzó a caer en 2014, Venezuela ya no podría mantener el nivel de las importaciones, que han caído de 66.000 millones de dólares en 2012 a unos 15.500 millones de dólares este año. Y queda muy poca industria nacional para sustituirlas.
“Es un clásico de populismo latinoamericano con esteroides, y ahora tenemos la peor resaca de la historia”, dijo Juan Nagel, economista venezolano que vive en Chile.
Más allá de alguna nueva vivienda pública, poco se construyó. Chávez dejó a Venezuela repleta de ambiciosos proyectos de obras públicas a medio terminar. Entre ellos estaba un proyecto de 20 mil millones de dólares para construir una red de trenes, que ahora se encuentra abandonado. En Caracas, una nueva línea de metro terminó siendo sólo una parada adicional en una línea ya existente, lo que llevó a que los locales lo llamaran el CentiMetro (centímetro).
Imperturbable el flamante dirigente se centró en proyectos como cambiar la zona horaria de Venezuela en media hora. Renombrar el país como la República Bolivariana de Venezuela. Y para marcar el cambio en el rumbo político de Venezuela, cambió la dirección de un brioso caballo en el escudo de armas del país, haciendo que el caballo galopara a la izquierda en lugar de a la derecha.
La revolución de Chávez atacó a las viejas élites, enviando a casi dos millones de venezolanos al exterior -y la expatriación de miles de millones de dólares- en los últimos 10 años. Pero en su lugar se levantó una nueva élite: los llamados boliburgueses, o burguesía bolivariana, que disfrutaron de una vida de vinos premium, escocés y coches de lujo a medida que aumentaban los niveles de pobreza.

Una mujer lava la ropa en su casa en un barrio pobre de Caracas, 17 de marzo de 2016. El área recibe el servicio regular de agua una vez por semana. FOTO: WIL RIERA PARA THE WALL STREET JOURNAL
Una mujer lava la ropa en su casa en un barrio pobre de Caracas, el 17 de marzo de 2016. La zona sólo recibe el servicio regular de agua una vez por semana. FOTO: WIL RIERA PARA THE WALL STREET JOURNAL


“Eso no lo ves en Cuba o en Vietnam. Pero aquí vemos Hummers, jets privados y nuevas mansiones obscenas “, dice Miguel Pizarro, un líder de la oposición cuyo padre era guerrillero marxista en Venezuela y cuya madre sirvió en el primer partido político de Chávez a mediados de los años noventa. “Estos boliburgueses literalmente compraron las casas donde vivía la élite venezolana, las demolieron y construyeron otras más grandes”.
Pocos disfrutaron de la dolce vita de Caracas más que Wilmer Ruperti, un empresario que se ganó la lealtad de Chávez en 2002 cuando ayudó a romper una huelga petrolera. El señor Ruperti era un espectáculo familiar en Caracas, montado en un carro Jaguar blindado y acompañado por dos guardaespaldas norcoreanos. El magnate cimentó su amistad con Chávez comprando un par de pistolas de Simón Bolívar por 1,7 millones de dólares en una subasta de Nueva York que luego se las regaló al líder venezolano.
El año pasado, el Sr. Ruperti pagó los honorarios legales multimillonarios para la defensa criminal de los sobrinos de Maduro. Al mismo tiempo, la firma del Sr. Ruperti obtuvo un contrato de 138 millones de dólares de la petrolera estatal Pdvsa. El Sr. Ruperti dijo que era su deber patriótico pagar los honorarios legales de los sobrinos como una manera de aliviar las presiones sobre el Sr. Maduro. Negó cualquier vínculo entre el pago de los honorarios y el contrato estatal de empresa petrolera.
La corrupción ayuda al gobierno a mantener el control político. Y ninguna herramienta ha sido más efectiva para ello que los controles cambiarios, inicialmente adoptados por Chávez en 2002 durante una huelga nacional, para controlar la fuga de capitales. Quince años más tarde, han reformado la economía venezolana y le han dado al gobierno un poder enorme para decidir quién obtiene los dólares de la riqueza petrolera del país, a menudo a tasas absurdamente bajas.
Por ejemplo, las empresas y otras personas que importan alimentos reciben dólares a la tasa oficial de 10 bolívares. Pero pueden dar la vuelta y vender esos dólares en el mercado negro por 8.300 bolívares.
El ejército venezolano recientemente obtuvo el derecho de establecer sus propias compañías mineras y petroleras, y las fuerzas armadas están a cargo de las importaciones más críticas. En 2016, 18 generales y almirantes fueron encargados de la importación de alimentos claves y artículos sanitarios. Un general de brigada se puso al mando de la adquisición de caraotas negras; Otro fue encargado de adquirir papel higiénico, toallas femeninas y pañales. Un almirante fue puesto a cargo de la adquisición de pescado.
Nadie sabe cuánto dinero se ha perdido. El Sr. Giordani estimó que un tercio de los 59 mil millones de dólares que el gobierno entregó a las compañías para traer las importaciones al país en 2012 podrían haber terminado en esquemas fraudulentos.
“Es un modelo económico terrible, pero les sirve para la política y el poder”, dice Asdrúbal Oliveros, un destacado economista venezolano.
La oposición y los gobiernos de América latina no hayan cómo cambiar la situación. Una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la que se instó a Venezuela a regresar a la democracia, fue apoyada por todos los principales países del hemisferio, pero bloqueada por aliados complacientes como Nicaragua y un puñado de estados pequeños como Saint Kitts y Neves.
Muchos en Venezuela esperan que miembros de las fuerzas armadas no hayan sido tentados por el dinero y quieran honrar el pasado democrático del país. Ibsen Martínez, quien ayudó a escribir algunas de las telenovelas más queridas del país, dice que esa esperanza sea probablemente en vano.
“Las fuerzas armadas son ahora una organización criminal”, dijo en una entrevista desde Bogotá, donde vive en el exilio. “Pero en todas las culturas hay criaturas míticas. En Venezuela, es la idea de un militar institucional, que saldrá como el Capitán América para resolver todo “. Esa idea, añadió, nos llevó a Chávez en primer lugar.
El impacto triste de la revolución se puede ver en todas partes. La liga nacional de béisbol de Venezuela juega ahora en estadios vacíos y está considerando suspender la temporada de este año. En el teatro Teresa Carreño, una obra maestra arquitectónica en Caracas, que produjo algunas de las mejores óperas y dramas de la región,  ahora en su mayoría sólo se celebran reuniones del gobierno. En el cercano Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, el agua gotea en baldes cerca de pinturas de Picasso y Mondrian. El museo está tan vacío que un ladrón sustituyó a un retrato de Matisse con un falso sin que nadie lo notara durante varios años.
Alberto Barrera, autor de una biografía del señor Chávez, que vive en Ciudad de México, piensa que el tiempo se aproxima cuando él y la oposición puedan tener que despedirse de sus esperanzas. “Me pregunto cuándo despertaré y me daré cuenta de que nos han derrotado, que todo ha terminado y que el país que conocí ha desaparecido”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.