.

.

lunes, 3 de julio de 2017

El Gobierno da un nuevo paso en su ofensiva contra la fiscal Ortega Díaz

-FOTODELDIA- CAR01. CARACAS (VENEZUELA), 25/04/2017 - Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) resguarda la entrada del Ministerio Público hoy, martes 25 de abril de 2017, en Caracas (Venezuela). Un total de 26 personas han muerto por distintas causas en relación con los hechos violentos registrados durante las últimas semanas en Venezuela, en el marco de una ola de protestas oficialistas y opositoras, y actos de vandalismo, informó hoy la fiscal general venezolana, Luisa Ortega Díaz. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ
Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) resguardan la entrada del Ministerio Público (Foto archivo EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ)

El oficialismo venezolano dio este lunes un nuevo paso en su ofensiva contra la fiscal general, Luisa Ortega, que enfrenta ahora una auditoría por presuntas irregularidades administrativas, reseña AFP.
La inspección al Ministerio Público fue anunciada por el contralor general, de línea oficialista, Manuel Galindo, en momentos en que la fiscal asistía a una sesión en el Parlamento de mayoría opositora.


En una declaración pública, Galindo dijo que su despacho inició una “actuación de control fiscal” para evaluar los procedimientos administrativos, presupuestarios y financieros ejecutados por la Fiscalía durante la gestión de Ortega, iniciada en 2008.
La fiscal denunció ante el Legislativo “atropellos” por parte de los delegados de la Contraloría, que irrumpieron desde temprano en las sedes del organismo en distintos lugares del país.
Ortega tildó esas diligencias de “guarimba”, como el gobierno llama a la violencia que se produce en el marco de protestas opositoras que dejan 89 muertos desde el pasado 1 de abril.
La funcionaria llamó además a superar esa “lógica de ejército de ocupación”, haciendo un paralelismo entre los operativos de la Contraloría -que vigila la conducta de los funcionarios públicos- y los violentos allanamientos de las fuerzas de seguridad en zonas residenciales.
Ortega aclaró, no obstante, que su despacho está abierto a que se “revisen todas las cuentas”, siempre que se haga con “respeto”.
La decisión del procurador estrecha aún más el cerco sobre la fiscal, que se distanció del gobierno hace tres meses luego de años de fidelidad al chavismo, por considerar que el presidente Nicolás Maduro rompió el hilo constitucional.
La funcionaria deberá comparecer el martes a una audiencia en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusado de servir al gobierno y que evaluará un pedido del oficialismo de enjuiciar a Ortega por supuestas faltas en el cargo, a fin de que sea destituida.
Galindo advirtió que un eventual bloqueo a los auditores será sancionado, por lo que llamó a la Fiscalía a “facilitar” su trabajo.
AFP

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.