.

.

domingo, 23 de julio de 2017

“Podrán herirnos, pero no quitarnos la libertad de nuestra Venezuela”


Ayer, jornada 113 de protesta en Venezuela, las marchas que llegarían a la sede del Tribunal Supremo de Justicia fueron reprimidas con saña por cuerpos de seguridad del Estado, a 8 días de la elección de la constituyente y con la activación del Plan República. “Podrán herirnos, pero no quitarnos la libertad de nuestra Venezuela”, expresó una joven bajo la lluvia de gas lacrimógeno y en medio de la desesperación de manifestantes heridos por perdigones a pocos minutos de que la Guardia Nacional Bolivariana comenzó a disparar.


A la 1:50 pm, cuando ciudadanos que caminaban desde Parque Cristal y la plaza Brión de Chacaíto tomarían la autopista a la altura del distribuidor Altamira, un grupo de 50 motorizados de la GNB los sorprendió y disparó horizontalmente y a pocos metros de las personas.
En ese instante se registraron varios manifestantes y trabajadores de la prensa heridos por perdigones e impactos de bombas lacrimógenas. Los militares no dieron tregua e impidieron que los marchistas pusieran un pie en la autopista Francisco Fajardo, donde se reunirían con quienes salieron desde Santa Fe, Santa Mónica y Bello Monte.
“En lo que nos asomamos a la esquina, dispararon al cuerpo contra todo el mundo. Ellos quieren, con la violencia, sacarnos de las calles. Hay que seguir esforzándonos. Este país es nuestro, no podemos dejar que nos lo roben”, manifestó el diputado Miguel Pizarro, que junto con otros parlamentarios de la Mesa de la Unidad Democrática asistió para respaldar a los 33 magistrados juramentados el viernes por la Asamblea Nacional.
“Es una demostración de valentía y dignidad. Venimos para dar apoyo y demostrar que es una designación avalada por millones de venezolanos”, destacó el diputado José Manuel Olivares.
Pidió al país prepararse “mental, espiritual, física y materialmente” para la semana entrante, que será “de mucha determinación, valentía, calle, paro y tranca”, por lo que llamó a los venezolanos a unirse y a abastecer con comida los hogares.
Disparos al talento
 Las notas del Himno Nacional, de La Canción del Pueblo (Los Miserables) y de Venezuela fueron interrumpidas por un disparo de perdigón en el rostro al violinista Willy Arteaga, que junto con otras dos personas contrastaba y enfrentaba la violencia con música.  “No me van a amedrentar con perdigones, ni metras ni nada. Pase lo que pase, vamos a seguir en la lucha por Venezuela”, declaró el joven en la clínica donde fue atendido.
El Ministerio Público comisionó al fiscal 127° del Área Metropolitana de Caracas para investigar el hecho.
A las 3:00 pm la GNB reprimía en El Rosal a los manifestantes que procedían de Santa Fe y Bello Monte. Simultáneamente, en Bello Campo rondaba la zona junto con motorizados de la Policía Nacional Bolivariana. En ese momento los militares agredieron y robaron material a paramédicos que atendían a un joven que cayó de un cerco. “Cállate la boca y siéntate”, fue la orden que le dio un guardia a un joven de primeros auxilios. Al mismo tiempo otro guardia llamaba a la calma a su compañero “porque hay prensa fuera”.
En casi dos horas de enfrentamientos, en Baruta y Chacao (Cruz Roja) atendieron a 41 heridos, de los cuales 3 fueron trasladados de emergencia a una clínica.
Enrique Monbrunt, director de Salud Baruta, indicó que de las 22 personas que atendieron, 18 presentaban heridas en cara, cuello y tronco.
Persecución
Noche de allanamientos e irrupciones por la GNB y el Sebin vivieron  vecinos de Lechería ayer en la madrugada. En la mañana reportaron la detención de al menos cinco habitantes de residencias Morro Humboldt.

En Barquisimeto un grupo de personas impidió que la GNB detuviera a tres manifestantes frente al  Edificio Nacional, adonde llegó la marcha en respaldo a los nuevos magistrados del TSJ, la cual partió del este y el oeste de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.