viernes, 14 de julio de 2017

The Economist: ¿Qué significa para Venezuela el arresto domiciliario de Leopoldo López?




CAR28. CARACAS (VENEZUELA), 08/07/2017.- El opositor venezolano Leopoldo López saluda a seguidores hoy, sábado 8 de julio de 2017, en la entrada de su casa en Caracas (Venezuela). Leopoldo López saludó hoy desde dentro de su residencia en Caracas a la que llegó esta madrugada tras recibir una medida de arresto domiciliario que le sacó de la prisión militar en la que estaba recluido desde febrero de 2014, con una condena de 14 años de cárcel. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ
Leopoldo López saluda a seguidores, el sábado 8 de julio de 2017, en la entrada de su casa en Caracas (Venezuela). EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ


El 5 de julio, día de la independencia, una muchedumbre progubernamental armada con palos, tubos de metal y pistolas asaltó el edificio de la Asamblea Nacional de Venezuela y golpeó a parlamentarios. Algunas de las víctimas, aturdidas y ensangrentadas, se tambalearon alrededor de los jardines de la legislatura. Dos 


fueron al hospital; con cráneos fracturados, se temía. Los matones respondieron a una convocatoria de Tareck el Aissami, el vicepresidente del país. La asamblea, bajo control de la oposición desde las elecciones de diciembre de 2015, había sido secuestrada por una “oligarquía”, declaró y los “patriotas” deberían defenderlo. La guardia nacional, responsable de la seguridad de la legislatura, hizo poco esfuerzo para detenerlos.
Por The Economist / Traducción libre del inglés por lapatilla.com
Tres días más tarde, el desalmado régimen de Venezuela mostraba su mejor rostro. En plena noche Leopoldo López, el preso político más conocido del país, fue trasladado de la prisión militar de Ramo Verde a su casa, donde permanecerá confinado. El Tribunal Supremo de Justicia, que obedece al gobierno, ordenó la transferencia alegando razones de salud y de procedimiento. Aunque el señor López, que parece sano, no es un hombre libre, su regreso a casa es una sorpresa. Diosdado Cabello, un oficialista que presume de su influencia, había prometido que López cumpliría su condena de 13 años y nueve meses (por supuestamente incitar a la violencia durante las manifestaciones en 2014) en su “cueva” en la prisión de Ramo Verde.
El inesperado ablandamiento del régimen con el Sr. López añade confusión a una situación ya tensa con él. Caracas, la capital, ha sido convulsionada por protestas desde fines de marzo, cuando el Tribunal Supremo usurpó los poderes de la Asamblea Nacional. (El Tribunal revirtió parcialmente su decisión, pero el régimen continúa ilegítimamente ignorando a la legislatura.) Al menos 95 personas han muerto en las protestas. La escasez de bienes básicos aumenta la rabia. Millones de venezolanos están desnutridos y los enfermos no son tratados. La inflación este año será del 950%, predice S&P, una agencia calificadora. Tres cuartas partes de los venezolanos se oponen al régimen de 18 años. Un trancazo, en el cual la gente bloquea las calles con coches, cadenas o ladrillos, interrumpió el tráfico durante diez horas en varias ciudades el 10 de julio.
Los signos de descontento aparecen en el régimen. Según informes, más de 100 militares han sido arrestados por delitos como la rebelión desde que comenzaron las protestas. Luisa Ortega Díaz, Fiscal General bajo cuya autoridad el Sr. López fue procesado, se ha convertido en una de las críticas más peligrosas del régimen. Ella ha presentado cargos contra varios altos oficiales militares, incluyendo al jefe de los servicios de inteligencia y al coronel que no logró detener a los merodeadores en la Asamblea Nacional.
Ortega y la oposición están resistiendo a la toma de poder más descarada del régimen hasta ahora: un plan para convocar una asamblea constituyente, que puede reescribir la constitución y hacer casi cualquier otra cosa que quiera. Las elecciones al nuevo organismo, establecido para asegurar que el régimen lo controle, se llevarán a cabo el 30 de julio. La oposición llama la fecha “cero hora” para la democracia.
No está claro si el traslado de López a cuartos más cómodos es un signo de la debilidad del régimen o, más probablemente, de su astucia. Su encarcelamiento se había convertido en una célebre causa internacional. Su esposa, Lilian Tintori, había visitado Donald Trump en la Casa Blanca. La decisión de López fue negociada por José Luis Rodríguez Zapatero, expresidente español que ha estado alentando al gobierno y a la oposición a hablar entre sí. Los optimistas esperan que el diálogo pueda conducir a una restauración de los derechos políticos de la oposición y un acuerdo para resolver las crisis económicas y humanitarias de Venezuela.
En casa, pero no libre
Pero puede ser que el arresto domiciliario del Sr. López sea una táctica de distractiva más que una señal de que el régimen está dispuesto a hacer concesiones políticas reales. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anteriormente ha tenido éxito en interrumpir las iniciativas de la oposición con gestos conciliatorios, pero en última instancia sin sentido. En octubre de 2016, durante un empuje por parte de la oposición para celebrar un referéndum para retirarlo de su cargo, accedió a negociaciones con mediación del Vaticano. Las conversaciones no sirvieron para nada, pero dividieron a la oposición y ayudaron a socavar la campaña del referéndum.
El Sr. Maduro podría explotar el regreso del Sr. López de manera similar. Antes de su encarcelamiento, el Sr. López, economista educado en Estados Unidos, dirigió el movimiento la salida, una parte de la oposición que defendía la salida negociada del señor Maduro del poder. El Sr. López fue declarado culpable de incitar a la violencia que provocó 43 muertes durante las protestas en 2014; Carente de pruebas, un fiscal dijo que la incitación era “subliminal”. El principal rival de López en la oposición es Henrique Capriles, un moderado que perdió contra el señor Maduro en una elección presidencial en 2013 y gobierna el estado de Miranda. Aunque no está en la cárcel, el gobierno le ha prohibido optar de nuevo para algún cargo político por 15 años.
Al enviar al Sr. López a su casa, el Sr. Maduro puede esperar ampliar las divisiones dentro de la oposición, que no tiene un solo líder. A las pocas horas, los partidos de López y Capriles discutieron sobre cuánto durarían los últimos trancazos. Algunos políticos de la oposición criticaron a la Sra. Tintori por agradecer a los peces gordos del régimen que estaban en la caravana de los vehículos que trajeron a su marido a casa. Sus críticos sospecharon que ella había capitulado ante el régimen, o que el señor López había llegado a un acuerdo para salir de la cárcel. La Sra. Tintori niega esto. “Lo cortés no te quita lo valiente”, dijo
El Sr. Maduro también está utilizando la reubicación de López para intentar frustrar una alianza entre Luisa Ortega y la oposición. En primer lugar, la  culpa de haber encarcelado a López. El presidente insistió en que él no había desempeñado ningún papel en ese caso (a pesar de presumir en 2014 que había ordenado el encarcelamiento de López y que haría lo mismo con “todos los fascistas”). El Tribunal Supremo amenaza con condenar a la Sra. Ortega en un juicio por “graves errores”, aunque se requiere del consentimiento de la Asamblea Nacional para destituírla.
Si el Sr. Maduro quiere que el arresto domiciliario del señor López sea una señal de seriedad en el diálogo, tendrá la oportunidad de demostrarlo. Podría liberar completamente a López en lugar de simplemente arrestarlo en su casa, junto con 100 o más presos políticos. Podría desechar la asamblea constituyente, restaurar los poderes de la legislatura y cancelar el juicio de Ortega. Hasta que esto no suceda, sólo la familia del Sr. López tendrá motivo para celebrar. La mayoría de los venezolanos que han pasado por largos sufrimientos permanecerán justificadamente sin agradecer nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.