jueves, 3 de agosto de 2017

Discrecionalidad del CNE y el voto múltiple facilitaron el fraude


A cuatro días de las elecciones de la constituyente, el Poder Electoral no publica las actas de las 24.000 mesas instaladas el 30 de julio, lo que permitiría determinar si hubo 8 millones de electores o, por el contrario, como denunciaron diversas organizaciones, e incluso candidatos a la ANC, se cometió un “gigantesco fraude” o una manipulación de los resultados con la venia de las rectoras Tibisay Lucena, Socorro Hernández, Tania D’Amelio y Sandra Oblitas.

Las cifras del CNE difieren de las recogidas a boca de urna por expertos. La Asamblea de Educación reporta 2,4 millones; la firma Torino Capital, 3,6 millones; la MUD, 2 millones, y Smarmatic, 7 millones.
Las dudas aumentaron ayer cuando Smarmatic, firma que presta servicios al CNE, habló de “manipulación de los resultados” y el Poder Electoral colocó a las 7:00 am en su página web la lista y resultados de los candidatos elegidos por municipio, pero una hora después la retiró.
¿Dónde estuvo la maniobra? Súmate señala que debido a la opacidad con la que se condujo la elección de la ANC desde abril hasta el 30 de julio, es difícil atribuir las irregularidades a un solo hecho. “Lo grave es la falta de información, pero el fraude puede deberse a diversas causas: el voto múltiple, la usurpación de identidad, la introducción de votos fraudulentos mediante la simulación sin la presencia del elector, que se hayan precargado en el software de las máquinas o es perfectamente posible que Lucena haya inventado los resultados en una computadora o en una hoja. Las cosas se complican porque no hubo auditorias, no abrieron las cajas, no se imprimieron las actas de escrutinios, lo que dificulta la auditoría”, afirmó el coordinador de Súmate, Francisco Castro. En total, 9 irregularidades.
Añadió que la falta de información dificulta una auditoría confiable y eso, a su vez, aumenta la desconfianza en el sistema electoral. “Cualquier cifra que diga el CNE genera controversia, aunque la intervención de Smarmatic ayuda a determinar la actuación poco transparente y opaca de los rectores. ¿Por qué no publican las actas? ¿Por qué retiraron los resultados por municipio? Hay candidatos que se quejan; solo se anunciaron 181 constituyentes, de 545; no se informa de votos nulos ni de la participación por municipios y por sectores. Es una farsa absoluta. La opacidad, la negativa a hacer una auditoría y de hablarle claro al país demuestran que ocultan algo, y lo más grave: que estamos ante un proceso que deslegitima al CNE como  árbitro  en cualquier proceso, incluidas las regionales (en 2017)”, expresó Castro. 
El Observatorio Electoral Venezolano indicó: “La denuncia de Smarmatic demuestra que hay incongruencia entre la votación real y la anunciada por el organismo. Hubo una grave manipulación, por lo que llamamos al pueblo a oponerse, por todos los medios pacíficos y democráticos a su alcance, a la instauración de una dictadura en el país. La ANC, sin referéndum, constituye un grave paso hacia la destrucción del sistema democrático”.
La ONG detectó “numerosas irregularidades y anomalías” que atentan contra la seguridad del voto. Sin embargo, centró su atención en cinco: ausencia de testigos, total alteración del sistema de votación tradicional, eliminación de los procedimientos para evitar el voto múltiple y la no verificación del padrón electoral.  Suma a las anomalías “la toma militar” del país mediante el Plan República y la extensión de la zona de seguridad de los centros de votación que impidió la cobertura de la prensa, la presión contra empleados públicos y que, en lugar de la cédula, se solicitara el carnet de la patria no establecido en la legislación electoral.
El experto electoral Aníbal Sánchez considera que una auditoría a las captahuellas podría determinar la cifra real y, por tanto, cómo se perpetró el fraude. “El SAI registra los electores en el primer paso de la herradura electoral; pero si se dejó de usar, se facilitó la posibilidad de que se cometiera fraude.  La auditoría forense es la clave. Hoy se cayó el telón de la trampa”.

“No avalo resultados”. La credibilidad del CNE terminó de perderse cuando el rector Luis Emilio Rondón manifestó que es “obligación” del Poder Electoral aclarar las acusaciones de Smarmatic. “Por primera vez desde que asumí el compromiso con el país, no puedo avalar la consistencia o veracidad de resultados del 30 de julio. Frente a dudas menores como las denunciadas por Smarmatic, se suspendieron los efectos de la adjudicación de los diputados de Amazonas en las elecciones parlamentarias. En este caso, al ser directa la denuncia, afecta a todos los adjudicados, por lo que procede suspender la adjudicación de los candidatos de los comicios”.
Rondón alertó que a la inconstitucionalidad de la ANC se suman menos auditorías, no utilización de tinta indeleble y permitir que electores votaran en otros centros de su municipio. “Lo ocurrido el 30 es muy grave, se vulneraron los controles y se creó un precedente que no debe repetirse.  El CNE debe responder con seriedad a la denuncia de Smartmatic. El CNE está obligado a auditar con prontitud”.

LAS CIFRAS
3,7 millones de votantes era la cifra que manejaban en el CNE a las 5:30 pm, aseguraron fuentes comiciales
2 horas duró la extensión de la jornada electoral, por lo que técnicamente es imposible que subiera a 8 millones de votantes, indicaron expertos

Smarmactic:  Hubo manipulación
“El sistema automatizado está diseñado para que, en caso de manipulación, su detección sea inmediata y fácil. Gracias al robusto sistema sabemos, sin lugar a dudas, que en las elecciones de la constituyente hubo manipulación del dato de participación y la diferencia de votos podría ser superior a 1 millón”, advirtió en Londres, el presidente de Smartmatic, Antonio Múgica, que desde 2004 presta servicios al CNE. Exigió auditar el sistema de recuento. “No tenemos acceso a una auditoría completa, solamente una parcial. No tenemos idea de quién pudo manipular el sistema”, dijo.

Torino reporta 3,6 millones de votos
La firma internacional Torino Capital efectuó, junto con Innovarium, una investigación sobre la participación del 30 de julio. Luego de desplegar técnicos en 110 centros electorales, en 23 estados, repartidos en forma aleatoria, obtuvo un promedio de 3.600.058 personas, 18,5% del registro electoral. La muestra incluyó el centro de contingencia instalado en el Poliedro de Caracas. Los datos de domingo llevan a Torino a considerar que si hay elecciones, la oposición obtendría 66% de los votos y el chavismo 34%.

Reuters: Votaron 3,7 millones
La agencia Reuters informó que 3,7 millones de personas habían votado el domingo a las 5:30 pm, según documentos del CNE. Específicamente, 3.720.465 personas en los 14.515 centros electorales. La cifra dista del anuncio del CNE de 8,11 millones, la medianoche del 30 de julio, y es superior a los 7,5 millones que el 16 de julio rechazaron la constituyente. “Aunque es posible tener un último empujón al final del día, y el PSUV trató de hacerlo en el pasado, duplicar el voto en la última hora y media sería sin precedentes”, dijo Jennifer McCoy, del Centro Carter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.