martes, 8 de agosto de 2017

Estados Unidos prepara más sanciones contra funcionarios del gobierno bolivariano


En la imagen, un dibujo con la imagen del presidente Nicolás Maduro en Venezuela, el 7 de agosto de 2017. REUTERS/Ueslei Marcelino
En la imagen, un dibujo con la imagen del presidente Nicolás Maduro en Venezuela, el 7 de agosto de 2017. REUTERS/Ueslei Marcelino

El Gobierno del presidente Donald Trump prepara sanciones contra otro grupo de funcionarios venezolanos cercanos al mandatario Nicolás Maduro, como respuesta a la instalación de una polémica asamblea plenipotenciaria, dijo el lunes un funcionario estadounidense a Reuters.


Las nuevas medidas, que impedirán que los afectados viajen a Estados Unidos, prohibirán que los ciudadanos de ese país tengan negocios con ellos y congelarán sus activos bajo jurisdicción de Washington, podrían ser anunciadas tan pronto como esta semana, dijo un funcionario a Reuters.
Aún no se ha tomado una decisión final sobre la lista de personas sancionadas, que posiblemente incluiría a una cantidad significativa de nombres, ni sobre el momento exacto del anuncio, dijeron dos funcionarios que solicitaron hablar bajo condición de anonimato.
Washington aplicó sanciones a Maduro la semana pasada, luego de que tomó medidas similares contra 13 funcionarios venezolanos el 26 de julio.
La próxima ronda de sanciones no incluiría medidas contra el sector petrolero de Venezuela, consideradas como las más duras posibles, aunque fuentes estadounidenses han dicho que esa opción permanece bajo consideración.
“Queremos dejar espacio para hacer más si las acciones de Maduro continúan, no incluir a todos y todo lo que falta con un solo golpe”, dijo un funcionario involucrado en las deliberaciones de la Casa Blanca.
El Gobierno de Estados Unidos no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. Bloomberg News reportó inicialmente el plan de nuevas sanciones.
Los preparativos de nuevas sanciones se conocen luego de que la semana pasada se instaló la Asamblea Constituyente en Venezuela, que se espera reescriba la carta magna del país y que tiene preeminencia sobre el resto de los poderes públicos.
El Gobierno de Trump y la oposición venezolana consideran que la asamblea es un intento de Maduro por consolidar una dictadura después de meses de protestas letales en el país sudamericano.
Funcionarios estadounidenses, que la semana pasada anunciaron medidas contra Maduro por lo que llamaron un abuso de poder, reiteraron su amenaza de una dura respuesta económica y advirtieron que cualquiera que sirva en la nueva asamblea enfrentará sanciones de Washington.
Estados Unidos, la Unión Europea y la mayoría de los vecinos de Venezuela dijeron que la elección de la asamblea estuvo viciada.
Por Matt Spetalnick/Reuters

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.