viernes, 22 de septiembre de 2017

Cúpula Militar debe ser juzgada en Corte Penal Internacional por graves crímenes contra la humanidad

Foto Archivo
Foto Archivo
El Director Capitulo Venezuela del Centro Internacional de DDHH Justicia y Libertad, Miguel Mendez Fabbiani, declaró a los medios nacionales e internacionales que existen pruebas fehacientes y sólidas para enjuiciar en tribunales internacionales a miembros de la alta cúpula militar del régimen de Maduro.


El destacado Activista de Derechos Humanos quien desde hace más de 18 años se dedica con exclusividad a documentar violaciones a los tratados internacionales declaró que:
“Producto una minuciosa recopilación realizada a través de 16 años de labor conjunta, en el seno de nuestra representación no gubernamental y las distintas ONG’s de DDHH que todavía sobrevivimos en este régimen opresivo, se hace mas que evidente que existen elementos probatorios y testimonios debidamente basamentados de oficiales disidentes y víctimas sobrevivientes, que arrojan como prueba incontrovertible el uso sistemático de fuerza letal para erradicar total o parcialmente al conglomerado politico antagónico al régimen de Nicolas Maduro.
Este programa de eliminación de la disidencia se desarrollo con coordinación directa de generales de los 4 componentes de las FANB, infligiéndole en el proceso la muerte, lesiones y daños corporales o mentales graves e imponiendo condiciones de vida inaceptables a prisioneros resultantes de las manifestaciones. La resulta de esta convenida política militar, fue la destrucción física y el desmontaje de las manifestaciones pacíficas del grupo político adverso.
Lo medular es este caso es que por la evidencia filmografica acopiada y disponible en la ONU puede corroborarse la existencia plena de un grave delito contra la humanidad, ya que existen testimonios comprobables en distintas regiones de Venezuela que concuerdan en demostrar un ataque generalizado y sistemático contra millones de ciudadanos de la población civil desarmada. Es judicialmente demostrable e inequívocamente visible que los altos mandos militares tenían y tienen conocimiento de que su criminal conducta era y es parte de un inconstitucional ataque combinado a civiles.
Los informes detallados nos indican que los sangrientos asesinatos y las lesiones irreversibles de jóvenes estudiantes acaecieron como consecuencia de un plan acordado,consensuado, coordinado y dirigido exclusivamente a embestir con saña, calculo, premeditación y alevosía al conglomerado democrático de la población civil.
Es inobjetable a estas alturas, en tribunal de la opinión pública mundial y lo será muy pronto soportado debidamente en la Corte a Penal de La Haya, que existe un patrón orquestado desde la máxima instancia militar en el cual participaron activamente oficiales de rangos superiores, con el propósito deliberado de formar parte activa de un plan de subyugación sangrienta y sumisión colectiva de millones de Venezolanos inocentes que concurrieron masivamente a las protestas.
Existe evidencia irrefutable donde queda demostrado que miembros destacados de la cúpula militar del régimen Venezolano giraron consuetudinariamente órdenes directas a miembros seleccionados de la baja oficialidad, de practicar sin miramiento alguno ajusticiamientos extrajudiciales, ejecuciones sumarias y fusilamientos, desapariciones, privaciones ilegítimas de libertad, cobro de vacunas por liberaciones expeditas, torturas físicas, torturas psicológicas, agresiones sexuales y persecuciones políticas ilegales. Asegurándoles a estos crimínales de manera ilegal, la correspondiente inmunidad en tribunales militares, además de prebendas y abundantes premios en metálico por sus múltiples atrocidades.
Estas ordenes inaceptables penadas específicamente en el articulado del estatuto de Roma, fueron ilegalmente acatadas por seleccionados elementos de la tropa alistada, con la finalidad única de aplastar con fuerza mortal la oleada masiva de protestas.
Este proyecto militar mancomunado sólo pudo ser llevado a cabo en seguimiento estricto a órdenes conjuntas emanadas de la más alta autoridad militar del régimen.
Esta inaudita atrocidad solo puede catalogarse como un esquema complotado de erradicación física y política en contra de el contingente opositor de la población civil.”
El Director del Centro Internacional de DDHH, Justicia y a Libertad Miguel Mendez Fabbiani consideró calificantes en grado superlativo estos testimonios y este conjunto numeroso de pruebas para llevar a altos oficiales de la FANB a rendirle debidas cuentas y a responder finalmente por sus gravísimos crímenes en instancias superiores de justicia multilateral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.