viernes, 29 de septiembre de 2017

“Es una burla y un juego sucio lo que le están haciendo a los muchachos"


Familiares de los 27 estudiantes detenidos el 2 de julio en la sede de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador de Maracay calificaron como un “juego sucio” la situación por la que han hecho pasar a los estudiantes. No obstante que la Policía de Aragua ignoró la petición de libertad del juez Edgar Volcanes, del Tribunal Militar Quinto de Control de Aragua, el tribunal 9º de Control de la entidad haya dilatado por más de 8 horas la audiencia, la cual no había iniciado al cierre de esta edición.

“No es justo que tengan una boleta de excarcelación y todavía permanezcan detenidos, eso es ilegal. Nos parece una burla y un juego sucio lo que le están haciendo a nuestros muchachos”, manifestó un familiar de los estudiantes. Recordó que del grupo, dos de los que contrajeron paludismo en la cárcel de El Dorado se encuentran delicados de salud y desde el miércoles no han recibido el tratamiento debido a que se encuentran presos en otro centro de reclusión.
Los jóvenes fueron trasladados ayer, a las 10:00 am, desde la Comandancia General de Poliaragua al Palacio de Justicia de la entidad, donde se celebraría la audiencia. Los familiares, profesores y estudiantes de la UPEL que esperaron más de 10 horas a las afueras de los tribunales, no pudieron ver a los universitarios, que están presos desde el 5 de julio y fueron recluidos en El Dorado en Bolívar y la cárcel 26 de Julio en Guárico.
El 31 de agosto, la fiscal militar que conocía el caso, solicitó el sobreseimiento a favor de 22 de los jóvenes y acusó a los otros 5. Pero el miércoles, durante la audiencia de conclusión, el juez castrense declinó el caso al Tribunal Noveno de Control de Aragua, el cual, hasta las 6:30 pm, no había dado inicio a la audiencia.
“Hay intenciones del tribunal ordinario de tumbar lo que hizo la fiscalía militar y empezar el caso desde cero. Esto es preocupante porque pudieran acusarlos”, manifestó un familiar de uno de los detenidos.
“No nos hemos comunicado con ellos, solo los hemos visto de lejos cuando los trajeron al Palacio de Justicia. Estamos angustiados y desesperados. No sabemos qué pensar sobre esto que nos están haciendo”, dijo Katherine Aray, esposa de Kevin Rojas, quien contrajo paludismo durante la reclusión de más de 80 días en El Dorado.
Aray mostró su preocupación por el estado de salud de los jóvenes que tienen paludismo y que no han recibido el tratamiento estos dos días que han estado detenidos en la Comandancia de PoliAragua.
Respeto a la libertad. Los abogados, miembros de la defensa del caso de los universitarios, introdujeron un recurso de amparo ante el Circuito Judicial Penal de Aragua, en el cual solicitaron la ejecución inmediata de las medidas cautelares sustitutivas de libertad que dictó el juez Quinto de Control Militar. Tales medidas fueron libertad condicional bajo régimen de presentación, prohibición de salida del país y de declarar a los medios de comunicación.
La exigencia de los juristas fue hecha “apegada a derecho”, ya que en el artículo 44 numeral 5 de la Constitución nacional establece que “ninguna persona continuará en detención después de dictada orden de excarcelación por la autoridad competente, o una vez cumplida la pena impuesta”. Pese a esto, los jóvenes, teniendo boleta de excarcelación firmada por el juez castrense que conoció de la causa, permanecen detenidos por la policía estatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.