lunes, 30 de octubre de 2017

Otro aumento salarial desplomaría más el bolsillo del trabajador

Un cajero cuenta bolívar en una carnicería en un mercado público en Caracas, Venezuela el 22 de enero de 2016. La oposición de Venezuela rechazó el viernes aprobar el decreto de "emergencia económica" del presidente Nicolás Maduro en el Congreso, diciendo que no ofreció soluciones para la nación OPEP cada vez más desastrosa recesión. Subrayando la grave situación en Venezuela, donde una caída en los precios del petróleo ha agravado las políticas disfuncionales, el viernes el Fondo Monetario Internacional pronosticó una caída del 8 por ciento en el producto interno bruto y una inflación del 720 por ciento este año. REUTERS / Marco Bello
Un cajero cuenta bolívar en una carnicería en un mercado público en Caracas, Venezuela. REUTERS / Marco Bello

El Gobierno nacional evalúa un nuevo ajuste salarial para el 1 de noviembre. Néstor Ovalles, ministro del Trabajo, informó recientemente que esta medida de carácter salarial no está descartada pero está reservada al jefe del Estado.  Así lo reseña laverdad.com

 
Por Aylen Bucobo
Para los economistas otro ajuste en el sueldo traería mayor inflación, más desempleo y un desplome del nivel de la actividad económica, sobre todo deterioraría más el poder adquisitivo del trabajador.
Este sería el quinto aumento en lo que va de año. En lo que va de 2017 el Gobierno nacional hizo cuatro ajustes: en enero alcanzó los 40 mil 638 bolívares, en mayo pasó a 65 mil 21 bolívares, en julio en 97 mil 531 bolívares, mientras que en septiembre llegó a 136 mil 544 bolívares.
El economista Nelson Labarca, docente de la Universidad del Zulia, señala que un aumento salarial para el mes de noviembre entre el 40 o 30 por ciento, cifra manejada por el sector empresarial, significaría una mayor inflación, más desempleo y más caída del nivel de actividad económica; es decir menos productos en el mercado tanto alimenticios como repuestos para vehículos y domésticos, además más escasez y mayor especulación con los precios.
“Por experiencia la medida lo única que traería es más inflación, los precios de los productos aumentarían y esto atentaría contra la calidad de vida de la población”, indica a la vez que resalta que para este año calculan entre un 10 y 12 por ciento la caída de la actividad económica.
Para Labarca el problema es el modelo económico que define de carácter socialista y que califica como un “fracaso” a nivel mundial. “Cambiar el modelo económico es el camino y respetar la autonomía de los poderes públicos del país”.
En materia de política monetaria, propone que hay que liberar los controles cambiarios. Cree que además hay que hacer una reorientación del gasto público, sin dar dadivas públicas y sociales.
El economista proyecta la inflación para el cierre de este año en 1.200 por ciento y para el 2018 en 2.300 por ciento.
Punto clave 
El economista Gustavo Machado, profesor de la Universidad del Zulia, explica que el aumento salarial para que se traduzca en un incremento del poder adquisitivo de los trabajadores tiene que estar acompañado por el cese del otorgamiento de divisas a través de préstamos a las empresas públicas no financieras como Pdvsa, que -a su juicio- es un factor que influye de manera muy importante a las presiones inflacionarias en Venezuela.
En otras palabras, precisa que el aumento salarial como una medida aislada, sin otras medidas que permitan una reducción sustancial de la inflación, lo único que generaría es la repetición de las experiencias del pasado reciente, donde “veíamos cómo a pesar de que se incrementaba el salario, lamentablemente se deterioraba el poder adquisitivo de los trabajadores porque la inflación efectivamente crecía a una mayor velocidad”.
Machado señala que para las empresas el aumento salarial que es fruto del diálogo social, indica una carga muy importante, para la economía en general esto es una paradoja: a las empresas les toca realizar un sacrificio muy importante para cumplir los requerimientos legales, y ese sacrificio no se ve reflejando en un aumento del poder adquisitivo para los trabajadores mientras que no se genere un conjunto de medidas económicas que permitan reducir de manera sustancial la inflación.
Recalca que el punto clave de la política económica son dos objetivos básicos: primero es preservar el poder adquisitivo del presupuesto familiar y el segundo facilitar la producción nacional. Machado apunta que para alcanzar el primer objetivo es esencial reducir de manera fundamental la inflación y para el segundo objetivo, es tener un cronograma de unificación cambiaría porque “mientras tengamos varios tipos de cambios buena parte de los agentes económicos van a estar destinados en adquirir las divisas baratas que en lugar de generar bienes y servicios que implicaría una mayor producción”.
Por su parte, el economista Jesús Casique afirma que “si el Gobierno quiere evitar el deterioro del salario, en lugar de aumentarlo, tiene que evitar financiar el déficit fiscal con el Banco Central de Venezuela (BCV)”.
Proyección de la inflación   
Inflación para el cierre de 2017: 1.200%
Inflación para el 2018: 2.300%
Aumentos salariales 2017
Enero: 40.638 Bs.
Mayo: 65.021 Bs.
Julio: 97.531 Bs.
Septiembre: 136.544 Bs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.