jueves, 30 de noviembre de 2017

Beneficiarios denuncian que reciben las cajas CLAP cada 2 meses




Clap

La molestia de los usuarios de las parroquias de Caracas con el atraso de la entrega de los alimentos que distribuyen los Comités Locales de Abastecimiento y Producción aumentó los últimos días con la noticia de que en lugar de las cajas recibirían otros productos, pero en dos fases. Esta situación se debe a que no están llegando las cajas desde México, explicaron fuentes cercanas a la red de distribución CLAP que pidieron no mencionar sus nombres.


Una de las fuentes precisó que el problema tiene dos vertientes. La primera es que en el gobierno no hay disponibilidad de suficiente dinero para pagar a los proveedores mexicanos y la segunda, que están buscando los alimentos en otros países como Chile para lograr contratos más ventajosos.
Mientras tanto, los consejos comunales tienen que dar la cara a los residentes de edificios y urbanizaciones populares que les reclaman por el retraso en la entrega de las cajas, pues cancelaron su precio por adelantado y en efectivo –entre 10.000 y 20.000 bolívares, cada una, más el transporte de 800 a1.500 bolívares–  hace 45 días o 2 meses.
“Es un abuso. Después de mes y medio de espera nos informaron el lunes que nos darían solo 3 paquetes de harina de maíz y un frasco de aceite, y más adelante otros productos sin especificar cuáles”, expresó un ama de casa de un edificio en el centro-norte de Caracas que solicitó guardar su identidad en reserva.
Los vecinos sostienen que con ese cambio pierden, porque la llamada “mexiclap” contiene 2 paquetes de harina de maíz, 1 litro de aceite comestible, 1 kilo de leche en polvo, 2 kilos de arroz, 2 kilos de pasta, 1 kilo de azúcar, 2 kilos de granos, 3 latas de atún, 1 frasco pequeño de salsa de tomate y otro de mayonesa.
Si se compara con los CLAP distribuidos en los Mercal y Pdval, el número de productos también es menor, ya que cada bolsa trae 5 harinas de maíz, 1 litro de aceite, 2 kilos de arroz, 2 kilos de granos, 3 kilos de pasta, 1 kilo de leche y 2 latas de atún.
Otro habitante de Santa Rosalía resaltó: “Cuando no llegan las cajas en el tiempo previsto siempre le echan la culpa a la guerra económica, pero ya no les creemos”.
En mayo pasado, el presidente Nicolás Maduro anunció que 200 municipios del país recibirán los CLAP cada 21 días, dentro del plan para mejorar la periodicidad en la entrega con la meta de cada 15 días. Dijo que en abril más de 6,1 millones de hogares eran beneficiarios de los CLAP creados en ese mismo mes de 2016.
Vecinos de la avenida Baralt y Ruperto Lugo indicaron que les prometieron entregarles junto con las cajas un pernil que cancelarían aparte. “Eso quedó en el aire. No hemos visto ni la caja ni la carne”, reveló un residente.
El sábado en la mañana y ayer en la noche, los habitantes de La Morán trancaron la avenida para rechazar el trato discriminatorio del que fueron objeto, pues –denunciaron– los consejos comunales entregaron la pierna de cerdo a 18 familias y hay más de 200 beneficiarios de los CLAP.
“En La Quebradita estamos muy molestos. Nos prometieron pernil, pollo y carne para finales de noviembre, pero los consejos comunales hicieron un sorteo para escoger 18 familias y estamos hablando de varios edificios de 16 pisos cada uno y con 6 apartamentos por piso”, contó un vecino.
En La Pastora y la avenida Baralt, los residentes están a la espera del CLAP navideño (contiene ingredientes para las hallacas como harina de maíz, aceite, aceitunas, encurtidos, onoto y alcaparras, entre otros) que también recibieron el año pasado.
Habitantes de Catia deploran la conducta de los colectivos. “Ellos entran libremente en los almacenes y camiones de las bolsas CLAP. Las abren y sacan los productos sin que nadie les diga nada y luego ves que esos productos los venden en el bulevar a precio bachaqueado”, denunció un vecino de esa populosa parroquia.

Desabastecidos los Pdval
La estrategia del gobierno de centralizar en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción la distribución de los alimentos prioritarios llegó a los establecimientos de Pdval, aseguraron beneficiarios  de los CLAP que pidieron el anonimato.
“En los estantes ya no hay harina de maíz, leche, granos, pastas o queso a precio regulado. Cuando preguntas el porqué responden que la prioridad igual que con Mercal es tener los locales listos para repartir las bolsas CLAP”, contó un vecino de San Martín.
Otro habitante de San José dijo: “Para el gobierno, ahora los CLAP son lo mejor, pero en el pasado la propaganda era que los Bicentenario y los Pdval eran lo mejor para el pueblo y ahora están vacíos o cerrados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.