jueves, 16 de noviembre de 2017

Grupo de aseguradores ISDA dice que venezuela entró en default

Imagen de archivo. Un hombre pasa frente a una puerta con el logo de la petrolera estatal PDVSA en Caracas, Venezuela el 3 de noviembre de 2017. REUTERS / Marco Bello
Imagen de archivo. Un hombre pasa frente a una puerta con el logo de la petrolera estatal PDVSA en Caracas, Venezuela el 3 de noviembre de 2017. REUTERS / Marco Bello

La Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que reúne a tenedores de bonos, declaró en default a la petrolera estatal venezolana PDVSA, anunció este jueves la entidad.
AFP/ REUTERS
Un comité del ISDA “resolvió combinar los tres eventos de créditos con respecto a Petróleos de Venezuela, y resolvió que hubo un default de pagos con relación a PDVSA”, de acuerdo con un escueto comunicado.


El ISDA también decidió convocar a otra reunión para la tarde del lunes “para continuar las discusiones” sobre este caso.
La decisión del comité permite activar el cobro de los seguros por incumplimiento de crédito (CDS) de PDVSA.
Los contratos que compran los inversores para la opción de una emisora de energía o la reestructuración de su deuda, en el caso de PDVSA, alcanzan un valor neto de unos 250 millones de dólares, pero en el caso de Venezuela ascienden a unos 1.300 millones de dólares, según datos de la firma custodio DTCC.
Las Autoridades del Gobierno y de PDVSA han sido informadas en la semana que se iniciaron las transferencias para cumplir con los pagos pendientes por intereses y capital de algunos títulos, sin más precisión que esta concretaron estas transacciones.
La agencia calificadora de riesgo Fitch rebajó esta semana su nota de los títulos de PDVSA de “C”, que representa un “riesgo extraordinario de default”, a “RD”, el grado de Default Selectivo.
Por su parte, la agencia Standard & Poor’s (S&P) había declarado a Venezuela en default parcial de su deuda externa por no lograr efectuar un pago de 200 millones de dólares aún después del período de gracia de 30 días.
El miércoles, Venezuela logró algo de aire fresco ante las presiones por un default, al firmar un acuerdo para reestructurar unos 3.000 millones de dólares de deuda con Rusia.
De acuerdo con el ministerio ruso de Finanzas, el acuerdo prevé un nuevo calendario de reembolsos en 10 años con aportes “mínimos” sobre un crédito otorgado en 2011 para compra de armamento ruso.
El gobierno de Venezuela, en tanto, atribuye las dificultades al desplome del precio del petróleo en 2014, a menos de la mitad del que tenía, y a las sanciones de Estados Unidos que prohíben a sus ciudadanos negociar deuda pública venezolana.


El panel en el que se presentó el momento en que se produjo un “evento de crédito”, el tiempo de respuesta combinada las consultas que se hicieron en las últimas semanas, los acreedores una vez que no se recibió en el plazo establecido, los pagos de los intereses y el capital de los papeles emitidos por la República y por la empresa.
La decisión del comité permite activar el cobro de los seguros por incumplimiento de crédito (CDS) de PDVSA.
Los contratos que compran los inversores para la opción de una emisora de energía o la reestructuración de su deuda, en el caso de PDVSA, alcanzan un valor neto de unos 250 millones de dólares, pero en el caso de Venezuela ascienden a unos 1.300 millones de dólares, según datos de la firma custodio DTCC.
Las Autoridades del Gobierno y de PDVSA han sido informadas en la semana que se iniciaron las transferencias para cumplir con los pagos pendientes por intereses y capital de algunos títulos, sin más precisión que esta concretaron estas transacciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.