lunes, 13 de noviembre de 2017

Improbable reunión “sustancial” en Caracas con tenedores de deuda, indispuestos a desafiar sanciones de EEUU

A worker of state-run oil company PDVSA holds a placard during a rally against imperialism in Caracas
Venezuela dice que ha atraído a más de 400 inversionistas de bonos a las conversaciones de reestructuración de deuda en Caracas este lunes, sin embargo es un número totalmente improbable. Ni un solo tenedor de bonos extranjeros contactado por Bloomberg News la semana pasada estuvo dispuesto a desafiar las sanciones de los EEUU y emprender el viaje a Miraflores y la mayoría de los observadores creen que la reunión ofrecerá poca sustancia


Por: Ben Bartenstein y Patricia Laya / Bloomberg
Pero hay mucho en marcha en otros lugares para que los agobiados acreedores venezolanos monitoreen la situación en su frenético esfuerzo por comprender lo que viene después. En lo que se perfila como una especie de “cuádruple brujería”, cuatro grandes eventos se ciernen: las compañías de calificación crediticia podrían declarar un incumplimiento después de que el período de gracia de 280 millones de dólares de pagos expirara durante el fin de semana; un panel de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados se reunirá para discutir si los pagos atrasados de la compañía petrolera estatal generarán contratos de seguro por incumplimiento; La enviada de los EE. UU., Nikki Haley, hablará ante el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la crisis de Venezuela; y la Unión Europea reveló un embargo de armas a la nación.
Si bien una invitación a las conversaciones para la reestructuración de la deuda usualmente atrae a los tenedores de bonos ansiosos por hacer oír sus voces, las circunstancias inusuales de la propuesta de Venezuela les están dando una pausa a los inversionistas. Las sanciones de EEUU hacen virtualmente imposible que el país lleve a cabo el tipo de transacciones que normalmente serían parte de cualquier alivio de deuda, y el Tesoro está advirtiendo a los ciudadanos estadounidenses que sean extremadamente cautelosos al participar en cualquier reunión. También existe la reputación de Caracas como una de las ciudades más peligrosas de América Latina.
Antes del anuncio del Ministro de Finanzas Simon Zerpa el sábado que las conversaciones se llevarán a cabo a las 2 p.m. en Palacio Blanco, había una escasez de detalles. Casi 200 personas se han registrado para obtener información sobre el intercambio, según los correos electrónicos de Bloomberg News, incluidos Guido Rosas de Goldman Sachs Group Inc., Jim Craige de Stone Harbor Investments, Yerlan Syzdykov de Amundi Pioneer y Francisco Rodriguez de Torino Capital.
Parece poco probable que asistan muchos acreedores de fuera del país. Mientras varias firmas locales planean enviar representantes, y el presidente Nicolás Maduro dijo el domingo que espera 400 inversionistas en la reunión, más de una docena de bonistas extranjeros contactados por Bloomberg dicen que no irán. Eso a pesar de más de un centenar de tweets en la última semana de cuentas oficiales venezolanas instándolos a venir y la súplica personal de Zerpa.
“Mi preocupación es que la junta se arruine y luego comiencen a caer más fichas de dominó”, dijo Ray Zucaro, director de inversiones de RVX Asset Management, con sede en Miami, que tiene deuda venezolana pero no tiene planes de asistir a las reuniones. “Si no aparece nadie de verdadera importancia, el gobierno puede decir: ‘Bueno, lo intentamos. Así que vete a la arena'”.
Mucho misterio aún rodea el anuncio de Venezuela el 2 de noviembre de que buscaría una reestructuración mientras continúa atendiendo la deuda externa, que ha quedado rezagada en medio de una crisis de efectivo cada vez más severa causada por los bajos precios del petróleo y una década de mala gestión económica. Eso dejó a los tenedores de bonos, que durante años se beneficiaron de una de las operaciones más lucrativas en los mercados emergentes, a preguntarse qué sucederá luego de las menguantes reservas de la nación y la incapacidad de reestructurar sus obligaciones con los inversores estadounidenses.
Los administradores de dinero estarán en alerta máxima ante cualquier señal de que los pagos de bonos retrasados hayan llegado a sus cuentas. Horas después de que la firma estatal de electricidad, Electricidad de Caracas, fuera declarada en rebeldía por su fideicomisario el viernes, la compañía emitió un comunicado en Twitter insistiendo en que había enviado el dinero en efectivo. Eso refleja un desafío continuo para la nación rica en petróleo y sus empresas estatales: incluso si tienen los fondos para pagar, los problemas con los bancos intermediarios podrían evitar que ese dinero se entregue a los tenedores de bonos a tiempo.
Si el panel de ISDA determina que PDVSA tuvo un evento de incumplimiento de pago, los swaps de incumplimiento de crédito de la compañía activarán y otorgarán un pago a los compradores de los contratos. Si bien no está claro qué sucederá con la reunión de la ONU en Manhattan, tiene lugar días después de que el presidente argentino, Mauricio Macri, dijera que un embargo total del petróleo venezolano por parte de los EE. UU. Tendría un amplio respaldo en América Latina. La acción de la UE, que se esperaba, también puede incluir una prohibición de viajar a los funcionarios venezolanos, muchos de los cuales tienen segundas o terceras residencias en el continente.
Mike Conelius, quien administra el Fondo de Bonos T. Rowe Price Emerging Markets de $ 6.5 mil millones y ha viajado a Caracas en el pasado, dijo que no había forma de que volara por un reunión llamó más una “foto-oportunidad” para el gobierno de Maduro que una discusión seria. A pesar de eso, el administrador del dinero dice que es factible para Venezuela continuar honrando sus deudas durante el próximo año con los precios estables del petróleo y el apoyo de sus aliados en Rusia o China.
“Maduro ha demostrado ser un sobreviviente”, dijo Conelius desde Baltimore. “Ciertamente hay un escenario en el que incumplen, chocan contra la pared e intentan ser Zimbabwe por un tiempo, pero no creo que eso ocurra ahora”.
Llegaron 60 de 400
Unas 60 personas aguardaban una hora antes de la cita en la sede administrativa de la presidencia al mediodía del lunes para asistir al encuentro que promueve el presidente venezolano, dijeron dos testigos a Reuters.
Los asistentes, algunos que llegaron desde Nueva York, fueron recibidos en una sala antes del “Encuentro con la comunidad de inversionistas para la renegociación de la deuda externa”, según un cartel en el lugar, según la agencia Reuters.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.