viernes, 17 de noviembre de 2017

Ledezma antes de partir a Madrid: Soy más útil luchando por la democracia de Venezuela en el extranjero


REUTERS/Jaime Saldarriaga
REUTERS/Jaime Saldarriaga

El alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, dijo que planea llevar su lucha contra el gobierno socialista de Venezuela a Europa después de que escapó de su arresto domiciliario y partió a Colombia el viernes, en una vergüenza para las fuerzas de seguridad que habían estado vigilando de cerca a uno de los líderes opositores más prominentes de Venezuela.

The Associated Press

 

“Soy más útil luchando por la democracia de Venezuela en el extranjero que como rehén en mi casa”, dijo Ledezma a The Associated Press en una entrevista telefónica minutos antes de abordar un avión con destino a Madrid en la capital de Colombia.
Dijo que la decisión de huir de Venezuela era solo suya, mantenida en secreto incluso de su familia, que ha estado viviendo en el extranjero. No dio detalles de cómo se escapó de los oficiales de inteligencia del Sebin estacionados las 24 horas del día afuera de su residencia, pero dijo que durante el largo recorrido nocturno frente a varios puestos de control de la guardia nacional en la frontera occidental de Venezuela, contó con la ayuda de miembros de las fuerzas de seguridad que describió como cada vez más hartas del presidente Nicolás Maduro.
“Esta decisión la tomé consultando solo mi conciencia”, dijo, y agregó que había hablado por teléfono con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien ofreció su apoyo.

WhatsApp Image 2017-11-17 at 2.43.32 PM

Las autoridades colombianas de inmigración dijeron en un comunicado que Ledezma ingresó legalmente al país luego de cruzar el puente Simón Bolívar que separa a los dos países. No hubo reacción inmediata del gobierno venezolano.
Mientras los venezolanos estaban despertando a la noticia de la fuga de Ledezma y su llegada a Colombia, varios policías fuertemente armados rodearon su residencia en Caracas.
Ledezma, de 62 años, fue destituido como alcalde de Caracas y detenido en 2015 por cargos de conspiración para derrocar a Maduro. Después de unos meses en la cárcel, fue liberado y puesto bajo arresto domiciliario debido a problemas de salud.
Fue uno de los líderes antigubernamentales en las protestas que sacudieron a Venezuela en 2014 y que también llevaron al encarcelamiento de otros opositores prominentes, incluido su ex compañero de celda Leopoldo López, quien permanece bajo arresto domiciliario.
Dijo que la decisión de abandonar su patria fue impulsada por amenazas no especificadas destinadas a obligar a la oposición a reanudar negociaciones políticamente tensas con el gobierno. Ledezma fue sacado a la fuerza de su casa en la mitad de la noche en agosto y devuelto a la cárcel por unos días mientras el gobierno tomaba medidas enérgicas contra los opositores tras las críticas a una votación que otorgaba poderes casi ilimitados al partido gobernante.
Ledezma ha criticado duramente a otros miembros de la alianza opositora por ser demasiado complacientes con el gobierno. Los legisladores de su partido Alianza Bravo Pueblo se encontraban entre un pequeño grupo de legisladores que esta semana formaron su propio bloque parlamentario después de que la principal alianza opositora enviara representantes a la República Dominicana para discutir una agenda para futuras conversaciones con altos funcionarios. Esas negociaciones están programadas para comenzar el 1 de diciembre bajo mediación internacional de seis naciones, incluidos los aliados de izquierda de Maduro, Nicaragua y Bolivia.
“Nunca he sido un enemigo del diálogo, pero estas conversaciones son una broma”, dijo Ledezma.
Habiendo sobrevivido meses de agitación mortal y consolidado su control del poder, Maduro espera poder convencer a la oposición para que apruebe planes para reestructurar la deuda externa de Venezuela a medida que las sanciones financieras de Estados Unidos exacerban la miseria económica del país. Años de mala gestión y disminución en la producción de petróleo han puesto de rodillas a la economía de Venezuela, con una inflación de tres dígitos y muchas personas luchando por comer tres comidas al día.
Esta semana, varias agencias calificadoras y un grupo de la industria financiera dijeron que Venezuela había incumplido sus bonos extranjeros luego de perder varios pagos. Maduro culpó a un “bloqueo” financiero impuesto por la administración Trump por retrasar los pagos y dijo que Venezuela continuará cumpliendo con su deuda, como lo ha hecho durante años.
Maduro está apostando a que las conversaciones con la oposición lo ayudarán a respaldar un plan para reestructurar la deuda. Mientras tanto, sus oponentes quieren garantías de que las elecciones presidenciales programadas para el próximo año serán justas y transparentes después de la condena internacional generalizada del fraude electoral en las recientes elecciones para gobernador que barrieron a los candidatos progubernamentales a pesar del rechazo generalizado de Maduro.
Cientos de miles de venezolanos han cruzado a Colombia huyendo de la volátil economía y hostilidad política de su país en los últimos años, muchos cruzando el mismo puente que Ledezma tomó. Miles de personas cruzan cientos de “trochas”, caminos de tierra sin pavimentar a lo largo de la porosa frontera de 1,370 millas (2,200 kilómetros) con Colombia.
En agosto, la fiscal jefe destituida de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, llegó a Colombia después de huir por primera vez a Aruba. Otros líderes y magistrados de la oposición también buscaron refugio en la vecina nación andina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.