domingo, 19 de noviembre de 2017

Una oposición dividida enfrentará al gobierno en la mesa de negociación


Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional y vocero principal de las conversaciones, señaló que la Mesa de la Unidad Democrática está convencida de lograr resultados positivos en la mesa de negociación con el gobierno.

“No es un show mediático. El gobierno está necesitado de una negociación y nosotros también la necesitamos porque estamos en emergencia. Hay un genocidio silencioso que nos está acabando como país”, señaló.
Indicó que se han propuesto alinear los tiempos políticos con la realidad: “Los diálogos anteriores los asumimos con muy poca convicción, desunidos, fragmentados, y eso afectó los resultados”. Destacó que en el aspecto metodológico se han hecho también muchos avances.
Florido explicó que exigirán un nuevo Consejo Nacional Electoral para que haya unas elecciones transparentes; así también, que se liberen los presos políticos, que se abra un canal humanitario y que se restituyan las funciones de la Asamblea Nacional.
Dijo que estaba esperanzado debido a la presencia de países amigos como garantes del proceso. “Son estados que han defendido al pueblo venezolano”, aseguró.
Recalcó que es necesario ir a una negociación que permita restablecer la democracia: “Que sea exitoso depende en buena parte del gobierno, que es el que tiene que dar más”.
Enrique Márquez, presidente de Un Nuevo Tiempo, refirió que consultarán a toda la sociedad civil y que implementaron correctivos para no cometer los errores del pasado. “Hay presencia internacional, lo que le da más peso a cualquier discusión, y decidimos hacer todo con mucha transparencia, por lo que estaremos informando continuamente sobre lo que suceda”, señaló.
Márquez advirtió que la oposición no ha estado a la altura de las circunstancias: “Sabemos que debemos ganarnos la confianza del pueblo para poder construir una salida acordada con un mínimo entendimiento”.
Recalcó que su partido cree que es imposible el cambio político si no hay una negociación. “Tenemos que hacer un gran esfuerzo por entendernos en lo mínimo y alcanzar ese entendimiento en el marco de la Constitución”.
Subrayó que la oposición debe moverse en todos los escenarios que se le presenten. “Insistimos en que hay que defender el derecho de votar y hay que adelantar pasos en la negociación, todo paralelamente a la negociación política y a la presión internacional”.
La calle y la presión internacional deben conducir a la salida del gobierno
María Corina Machado, coordinadora de Vente Venezuela, tiene claro que es necesaria una negociación, pero advirtió que solo debe darse para salir del gobierno. “Debemos tener una posición de fuerza porque enfrentamos una dictadura que cada día actúa con mayor desfachatez”, afirmó.
Dijo que no respalda la negociación anunciada para el 1º y el 2 de diciembre en República Dominicana porque repite los mismos errores cometidos en los procesos fracasados de 2004 y 2016.
Indicó que no ve condiciones para una negociación seria: “El interés del régimen es obligar a la oposición para ganar tiempo y, como necesita dinero, va a hacer todo lo posible para que la Asamblea Nacional apruebe el refinanciamiento de la deuda externa”.
Advirtió que frente a un gobierno que viola su palabra y desconoce los acuerdos es necesario exigir condiciones mínimas, lo que no se ha hecho. “Deben liberar a todos los presos políticos antes de sentarse. No es posible que se fantasee con un canal humanitario y con el reconocimiento de la Asamblea Nacional, como si fuesen logros de una negociación. Si eso no se da, ni siquiera deberían plantearse dialogar”, subrayó.
Machado cuestionó que no se hayan exigido mediadores equilibrados y dijo que los negociadores no representan a todos los sectores de la sociedad. También dudó de los mecanismos para hacer cumplir los futuros acuerdos.
Reiteró que la ruta es la presión internacional y la calle. “Estuvimos cerquita de salir de este gobierno, pero las elecciones lo oxigenaron. Convocamos a todas las organizaciones y redes fuera y dentro del país para que se cumpla el mandato del 16 de julio”.
Richard Blanco, presidente encargado de Alianza Bravo Pueblo, dijo que estaban en desacuerdo con las negociaciones con el gobierno porque no se consultó a los partidos, sino que se tomaron decisiones unilaterales.
Remitió al comunicado que publicó el partido, en el que se destaca que se trata de “un diálogo manipulado por factores que descaradamente han jugado a favor del régimen y por dirigentes de la oposición que secuestraron su conducción, permitiendo que fungieran como moderadores figuras alineadas con Nicolás Maduro y en una sede cuyo gobierno no ha disimulado sus simpatías con el actual régimen venezolano”.
ABP exigió a la oposición que deje atrás sus diferencias y se proponga recuperar el respeto y la confianza de la ciudadanía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.