jueves, 2 de noviembre de 2017

WSJ: Cómo el Gobierno cambió los votos a su favor en el estado Bolívar

Luciano Mendoza, a la izquierda, el supervisor electoral del Partido Socialista en el pueblo de El Casabe, mostró recientemente un recibo de máquina de votación que contó menos votos de los que las autoridades electorales informaron más tarde. Algunos de los miembros de su familia están detrás de él. ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
Luciano Mendoza,  supervisor electoral del Partido Socialista en el pueblo de El Casabe, muestrqa  un recibo de máquina de votación que contó menos votos de los que las autoridades electorales informaron más tarde (Foto ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL)

Aires Pérez Rodríguez viajó en canoa durante tres horas para entregar los recibos en papel que muestran un total de 225 votos emitidos para el gobernador del estado en El Casabe. Luego se los pasó a su tía, quien los condujo otros 150 millas hasta la capital del estado de Bolívar.

Por Anatoly Kurmanaev/The Wall Street Journal


 

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Sin embargo, cuando el recuento oficial se publicó días después de las elecciones del 15 de octubre, hubo 471 votos adicionales para el candidato del gobierno. No fue solo el Sr. Pérez, el representante electoral de la oposición, quien lo notó. El propio supervisor electoral del Partido Socialista en El Casabe también se dio cuenta.
“Esto es ilegal”, dijo Luciano Mendoza, el supervisor del CNE, quien le mostró a The Wall Street Journal los comprobantes de las máquinas de votación que contaban apenas un tercio de los votos de la aldea según lo informado por las autoridades electorales más tarde. “Dicen que traen justicia, pero lo que hacen es cometer fraude”.
Las pruebas del Sr. Pérez llevaron a los funcionarios de la oposición en Ciudad Bolívar a hacer más comparaciones de los recibos de votación con una cuenta oficial en el sitio web del Consejo Nacional Electoral. En total, en los registros revisados  descubrieron que se agregaron más de 2.500 votos en todo el estado, cambiando el ganador de las elecciones estatales de Bolívar del candidato de la oposición -que figura brevemente como el ganador en el sitio web del Consejo Electoral- al candidato del Gobierno. El ganador declarado, Justo Noguera, un general de la Guardia Nacional que nunca ocupó un cargo político, asumió el cargo dos días después en una ceremonia sorpresa a medianoche.
“Aquí hay una manipulación clara”, dijo Luis Lander, director del Observatorio Electoral Venezolano, un grupo no partidista en Caracas que sigue las elecciones después de examinar los comprobantes de las máquinas de votación que la alianza opositora publicó en línea. “Los resultados fueron alterados para permitir que el candidato perdedor sea declarado ganador”.

Los testigos electorales de la oposición de El Casabe, Aires Pérez Rodríguez, a la derecha, con su tío, izquierda, y su tía que condujeron su cuenta de votos a la capital del estado. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
Los testigos electorales de la oposición de El Casabe, Aires Pérez Rodríguez, a la derecha, con su tío, izquierda, y su tía llevaron los  votos a la capital del estado. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL

Bolívar fue uno de los 18 de los 23 estados venezolanos que el partido gobernante ganó en las elecciones del mes pasado y el único en el que ha surgido evidencia de fraude electoral. Una coalición de partidos de la oposición impugna algunos de esos resultados, alegando procedimientos de votación injustos.
La secuencia en El Casabe proporciona una mirada rara sobre cómo el gobierno del presidente Nicolás Maduro intenta garantizar su supervivencia política en medio de una crisis económica sin precedentes definida por la hiperinflación, la escasez de alimentos y el colapso de los servicios públicos, dicen grupos de derechos humanos y activistas de la oposición. Dicen que es un mal precedente para la  elección fijada para el mes de diciembre para elegir a 335 alcaldes en toda Venezuela.
El gobierno de Estados Unidos, que ha impuesto sanciones contra su administración, dice que Maduro está desmantelando las instituciones democráticas y cediendo más poder a los militares.
Los funcionarios de la oficina del gobernador de Bolívar y el gobierno de Maduro no respondieron a las solicitudes de comentarios. Tampoco han comentado públicamente sobre el asunto. No han cuestionado la autenticidad de 13 comprobantes de las máquinas de votación del estado Bolívar que mostraron una discrepancia.
Aldrin Torres, vicepresidente del Partido Socialista del Congreso estatal de Bolívar, dijo en una entrevista que “si hubo fraude, tienen canales adecuados de apelación a los que recurrir”.
El lunes, el Consejo Electoral incumplió el plazo legal para responder a una denuncia del candidato de la oposición Bolívar, Andrés Velásquez, un activista sindical conocido a nivel nacional cuyo equipo descubrió la evidencia del fraude.
Daniel Prieto, el máximo funcionario del estado boliviano del Consejo Electoral, declinó hacer comentarios y remitió las preguntas a la sede del consejo en Caracas, que no hizo ningún comentario. El general Noguera no respondió a las solicitudes de comentarios.
El estado de Bolívar es una potencia económica donde los militares están tomando un papel principal. Es el hogar de las principales plantas de acero y aluminio del país, la energía hidroeléctrica y los grandes yacimientos de oro y diamantes, por lo que es una fuente vital de divisas para el gobierno con problemas de liquidez.
La oficina electoral regional del estado de Bolívar, donde la oposición dice que los votos fraudulentos se registraron manualmente en el sistema. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
La oficina electoral regional del estado de Bolívar, donde la oposición dice que los votos fraudulentos se registraron manualmente en el sistema. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL

Maduro ha nombrado generales para dirigir la mayoría de las empresas siderúrgicas y mineras del estado. Muchos oficiales militares de bajo rango cobran comisiones a los buscadores de oro y al tráfico de escasa gasolina, dicen los mineros y los funcionarios locales.
El general Noguera sucedió a un gobernador del Partido Socialista, otro general retirado.  Velásquez amenazó la continuidad representada por la elección del general Noguera, dicen algunos críticos.
“Un candidato de oposición como Velásquez amenazó los intereses comerciales de los militares”, dijo el general retirado Cliver Alcalá, que dirigió el distrito militar de Bolívar hasta 2013, pero desde entonces ha roto con Maduro. “Es por eso que el fraude para mantener el status quo allí era tan obvio, tan desesperado”.
El candidato respaldado por el gobierno, el general Justo Noguera, vestido con el color rojo del Partido Socialista, fue proclamado gobernador del estado de Bolívar en una apresurada ceremonia nocturna. FOTO: OFICINA DEL GOBERNADOR DE BOLIVAR
El candidato respaldado por el gobierno, el general Justo Noguera, vestido con el color rojo del Partido Socialista, fue proclamado gobernador del estado de Bolívar en una apresurada ceremonia nocturna. FOTO: OFICINA DEL GOBERNADOR DE BOLIVAR

Pero la coalición opositora no se ha unido a la queja de Velásquez debido a divisiones internas, otros problemas nacionales apremiantes y el temor de darle demasiada atención antes de las elecciones presidenciales planificadas, según Luis Salamanca, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela .
El voto en El Casabe ilustra lo que la oposición dice que es un patrón de prácticas electorales sospechosas que comenzó con una votación nacional a principios de este año para elegir a los miembros de una poderosa Asamblea Constituyente. Las autoridades venezolanas manipularon los votos durante ese proceso, de acuerdo con la compañía con sede en Londres que proporcionó el software de votación y las máquinas electrónicas para ello. El gobierno negó la acusación.
La mayoría de los 800 votantes registrados de El Casabe trabajan en remotas minas de oro ilegales, dejando solo una fracción de los posibles votantes diseminados en unas pocas docenas de chozas de madera el día de las elecciones el mes pasado, dijeron docenas de residentes en entrevistas. Eso hizo que los 667 votos que obtuvo Noguera en una participación récord del 85% fuera poco probable.
La mañana después de que los votantes emitieran sus votos, los resultados preliminares estatales publicados por el Consejo Electoral dieron a Velásquez una ventaja de casi 1 punto porcentual con el 97% de las encuestas contadas. Horas después, los resultados del estado de Bolívar desaparecieron del sitio web del CNE sin explicación.
Andrés Velásquez, en el atril, realizó una concentración en Ciudad Bolívar recientemente para denunciar los resultados de las elecciones como fraudulentos. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
Andrés Velásquez, en el atril, realizó una concentración en Ciudad Bolívar para denunciar los resultados de las elecciones como fraudulentos. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL

Luego, los militares se movieron para rodear la oficina electoral en Ciudad Bolívar, mientras los soldados cargaban lo que parecían ser las boletas manuales y tarjetas de memoria de las 53 máquinas de votación de las 1.500 que no podían transmitir automáticamente, dijeron testigos, entre ellos Gustavo Lainette, representante de Velásquez ante el Consejo Electoral.
Dijo que los soldados le prohibieron entrar en el edificio, ya que los funcionarios electorales regionales registraron manualmente los resultados restantes en el sistema nacional sin la presencia de sus colegas, como lo exige la ley.
“Los soldados me dijeron ‘este es un evento privado del PSUV’ cuando traté de ingresar”, dijo Lainette.
Una imagen de El Casabe, una aldea indígena junto al río en lo profundo de la sabana del estado de Bolívar, donde 800 personas son elegibles para votar. FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL
Una imagen de El Casabe, una aldea indígena junto al río en lo profundo de la sabana del estado de Bolívar, donde 800 personas están inscritas en el registro electoral FOTO: ANATOLY KURMANAEV / THE WALL STREET JOURNAL

En El Casabe, los funcionarios electorales le dieron a Noguera nuevos votos ficticios, mientras que en algunas otras ciudades le quitaron los votos a Velásquez, según una comparación de los recibos de votación con los resultados oficiales.

Un residente de El Casabe, José García, dijo que emitió un voto nulo en protesta contra todos los candidatos; sin embargo, el CNE muestra boletas con cero votos nulos para la aldea.
El partido Causa R dijo que las pruebas de fraude han debilitado la confianza en el sistema electoral y se ha unido a otros grupos de la oposición para pedir el boicot de la próxima votación para elegir alcaldes. “Hoy ya no se trata de la gobernación de Bolívar”, dijo José Prat, legislador de Causa Radical para el centro industrial de Puerto Ordaz.
El residente de El Casabe Braulio Méndez, un minero, dijo que votó a regañadientes por el partido gobernante para recibir una bolsa prometida de alimentos subsidiados, pero luego lo lamentó después de enterarse de los resultados. “Todos aquí están descontentos”, dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.