viernes, 1 de diciembre de 2017

Académicos piden destinar recursos para combatir epidemias y desnutrición

ACOMPAÑA CRÓNICA VENEZUELA CRISIS - CAR13. LA GUAIRA (VENEZUELA) - Fotografías del 21 de septiembre del 2017 de "Verónica" (nombre que prefirió usar para proteger su identidad) quien padece de Malaria, acompañada de su hija "Ana" que padece de ceguera parcial secuela de la enfermedad de la madre en la ciudad de La Guaira (Venezuela). El repunte de al menos tres enfermedades infecciosas y víricas en Venezuela ha dejado ver el debilitamiento de su sistema sanitario, y especialistas aseguran que la fuerte presencia de difteria, malaria y sarampión, se debe, entre otras cosas, a la poca vigilancia y a la falta de medidas preventivas. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ
 “Verónica” (nombre que prefirió usar para proteger su identidad) quien padece de Malaria, acompañada de su hija “Ana” que padece de ceguera parcial secuela de la enfermedad de la madre en la ciudad de La Guaira, Venezuela /EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

La Academia Nacional de Medicina acordó exhortar al Ejecutivo nacional para que destine los fondos necesarios en la lucha contra las epidemias y la desnutrición de particularmente 68% de niños menores de 5 años de edad, de acuerdo con cifras de un estudio de Cáritas realizado en Vargas, Miranda y Zulia, en agosto pasado, informó Huníades Urbina-Medina, miembro de la academia y presidente de la Sociedad Venezolana de Pediatría.


La decisión fue adoptada por los médicos durante una reunión ordinaria realizada ayer, luego de analizar el Informe Mundial sobre Malaria 2017 de la OMS en el cual se reconoce la existencia de una crisis humanitaria en Venezuela, al señalar que la situación “en curso plantea graves riesgos para la salud”, pues no se están destinando los recursos contra la enfermedad.
“Es vergonzoso que Venezuela, luego de haber erradicado estas epidemias, tenga que retroceder al menos 70 años. Se requiere dinero, aunque sea el país que menos invierte en salud en toda América Latina”, dijo Urbina-Medina al referirse a los llamados de la OMS y del Fondo Mundial al gobierno venezolano. Afirmó que el canal humanitario, aunque no es la solución, es un paliativo contra la crisis. Destacó que es importante que la comunidad internacional reconozca la crisis venezolana. “Estas organizaciones regionales ya no pueden hacerse la vista gorda ante lo que pasa en el país, porque además sus representantes viven aquí, saben que algo está pasando”, expresó el médico pediatra.
Violación del derecho a la salud. La psicóloga social e investigadora de la USB, María Teresa Urreiztieta, refiriéndose al Informe Mundial sobre Malaria 2017 de la OMS, dijo que allí se reafirma la violación del derecho constitucional a la salud del venezolano. “La OMS alertó que en nuestro país murieron 280 personas en 2016 lo que evidencia un aumento de 170 pacientes que fallecieron por las fallas del sistema de salud”, indicó al recordar el documento en el que la organización admitió un incremento anual de la malaria en Venezuela con 240.613 casos confirmados el año pasado, por encima de otros países de Suramérica como Brasil, Nicaragua, Perú y Colombia.
La caída de 78% del presupuesto nacional para la prevención de enfermedades y la ubicación de Venezuela como el país que concentra el mayor número de casos con 34,4% de prevalencia, son evidencias de las fallas del Ministerio de Salud y sus autoridades, puntualizó. “Eso ratifica que el Estado no es garante de los derechos que están consagrados en la Constitución. Es un aporte más que deja al descubierto la tragedia venezolana y el estado de desesperación al que nos está llevando este proyecto autoritario”, enfatizó Urreiztieta.
Alerta sobre emergencia. Urbina-Medina, en su carácter de presidente de la Sociedad de Pediatría, difundió ayer un comunicado en el cual advierte no solo la emergencia nacional ante las epidemias en la población infantil, sino además la carencia de vacunas, la desnutrición, las malas condiciones de la infraestructura de los hospitales y la falta de cifras para trazar planes de atención urgente.
Aseguró que 20% de los 208.000 pacientes con malaria, son niños y adolescentes. Frente a esto, el gobierno no ha hecho una efectiva inmunización. “Son necesarios 12 tipos de vacunas, pero se desconoce cuáles se han importado. El gobierno afirma que importó 10 millones de dosis pero solo han sido vacunados 1.8 millones de pacientes. La angustia es cada vez mayor”, expresó.
En el comunicado, la SVP insiste en que la falta de vacunas contra Rotavirus y Neumococo 13V lleva a un aumento de los casos prevenibles. Refiere también el especialista los exorbitantes precios de los alimentos, lo cual hace que cada vez más familias omitan una o dos comidas al día, lo que conduce a muertes de niños, como las ocurridas con cuatro lactantes en el estado Táchira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.