.

.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Buhoneros venden medicamentos sin récipe y sin permiso sanitario (fotos)

Medicines are displayed on sale in a stall at Las Pulgas market in Maracaibo, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Isaac Urrutia
Mercado Las Pulgas en Maracaibo, Venezuela REUTERS/Isaac Urrutia

En un terminal de autobuses en la ciudad andina de San Cristóbal o en un mercado a cielo abierto en la calurosa Maracaibo, vendedores ambulantes de Venezuela ofrecen productos ajenos a sus tinglados callejeros: medicamentos y vitaminas, reseña Reuters.


Con una escasez que el gremio farmacéutico ubica en el 85 por ciento, la reventa clandestina de medicinas con prescripción pero sin receta está en auge. Algunas de ellas viajan kilómetros desde hospitales del país o de la vecina Colombia, hasta puestos informales sin permisos sanitarios.
“Compro aquí vitaminas para la memoria porque sufrí un ACV (accidente cerebrovascular) y se me olvidan las cosas”, dijo Marisol Salas, de 56 años, frente a un puesto en el terminal de San Cristóbal, donde encontró lo que faltaba en las farmacias.
Uno de los que venden medicamentos allí es Antuam López, de 30 años, en su puesto de productos naturistas que instala junto a otro de verduras.
“Hay gente que trabaja en entidades públicas, en hospitales, medicaturas y nos venden las medicinas”, dijo López, mientras respondía a preguntas sobre anticonceptivos o medicinas para controlar la tensión arterial. “Últimamente buscan muchos anticonvulsivos”, agregó.
Los escasos anticonvulsivos se utilizan para combatir los ataques de epilepsia.
El Gobierno socialista de Nicolás Maduro responsabiliza a los revendedores por la escasez de medicamentos, aunque economistas y empresarios privados aseguran que la falta de materia prima y controles estatales que los obligan a vender con precios subsidiados impactan la producción e importación.
En diferentes puntos del país también se ofrecen los medicamentos para enfermedades crónicas en redes sociales, o incluso en quioscos de revistas.
Productos riesgosos
En pleno centro de Maracaibo, donde normalmente se registran 30 grados centígrados de temperatura, se expenden cajas de medicamentos sin control en un desordenado mercado conocido como Las Pulgas. Los empaques presentan un deterioro palpable: se han decolorado y algunos están hasta sucios y manipulados.
“Los traen de contrabando”, aseguró José Oberto, un médico de 46 años que lidera su gremio en Zulia, estado fronterizo con Colombia y donde la reventa se ve incluso en pequeñas farmacias.
“No cumplen con los registros y hemos conseguido que muchos de los medicamentos vienen sin cumplir la cadena de frío”, denunció el especialista en oncología, quien advirtió que si algunos medicamentos no se mantienen a 25 grados pueden perder su efectividad.
Esledy Páez, una jubilada de 62 años, encontró en una farmacia pequeña de Maracaibo, la capital de la entidad, un antialérgico que necesitada. “Me tocó comprar un medicamento de Colombia, que venden en blister, y me lo tomé con desconfianza, porque el empaque decía “Uso Hospitalario”, apuntó.
Los costos varían de un puesto informal a otro, y se tasan convirtiendo los precios que tienen las medicinas en Colombia a dólares calculados a la tasa de cambio informal en Venezuela, y luego a bolívares, moneda que durante el año se ha depreciado un 96 por ciento en el mercado paralelo.
“Mi esposo es diabético y tiene una herida en el pie que empeoró por falta de antibióticos”, dijo Norkis Pabón, una desempleada de 45 años, que debió salir a buscar en las calles de San Cristóbal lo que no disponían en el hospital.
Pabón encontró una opción de medicinas colombianas en reventa. “Pero el tratamiento cuesta 900.000 bolívares (el doble del salario mínimo mensual) y no sé qué hacer”, agregó angustiada.
Por Anggy Polanco y Isaac Urrutia/Reuters

Medicines are displayed on sale in a fruit and vegetables stall at a market in Rubio, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
Medicinas son vendidas por buhoneros en Rubio, Venezuela . REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
People walk past a fruit and vegetables stall selling medicines at a market in Rubio, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
Rubio, Venezuela  REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
A woman holds a stack of bolivar notes in a stall selling medicines at a market in Rubio, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
Rubio, Venezuela  REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
A vendor talks with a customer in her fruit and vegetables stall selling medicines at a market in Rubio, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
Rubio, Venezuela  REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
Medicines are displayed on sale in a stall at Las Pulgas market in Maracaibo, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Isaac Urrutia
Las Pulgas, Maracaibo, Venezuela REUTERS/Isaac Urrutia
Medicines are displayed on sale in a stall at Las Pulgas market in Maracaibo, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Isaac Urrutia
Las Pulgas, Maracaibo, Venezuela REUTERS/Isaac Urrutia
A woman walks past a fruit and vegetables stall selling medicines at a market in Rubio, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
Rubio, Venezuela  REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
Medicines for sale are seen in a stall at Las Pulgas market in Maracaibo, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Isaac Urrutia
Las Pulgas en Maracaibo, Venezuela REUTERS/Isaac Urrutia
Medicines are displayed on sale in a fruit and vegetables stall at a market in Rubio, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
Rubio, Venezuela  REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
A woman walks past a stall selling medicines at Las Pulgas market in Maracaibo, Venezuela December 5, 2017. Picture taken December 5, 2017. REUTERS/Isaac Urrutia
Las Pulgas en Maracaibo, Venezuela REUTERS/Isaac Urrutia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.