.

.

sábado, 16 de diciembre de 2017

La trama chavista planeó comprar en Europa a policías y magistrados para frenar la investigación

Fachada de la sede en Caracas de PDVSA en febrero de 2012 con una imagen del expresidente del Gobierno de Venezuela Hugo Chávez. / REUTERS / JORGE SILVA

Los presuntos saqueadores de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) planearon sobornar a policías y jueces en Europa para impedir la investigación por blanqueo contra ellos. La red integrada por los exviceministros de Venezuela Nervis Villlobos y Javier Alvarado, que ocuparon sus cargos durante el mandato del expresidente Hugo Chávez (1999-2013), barajó frustrar las pesquisas que desde 2012 desarrolla la juez de Andorra Canòlic Mingorance. El grupo desechó finalmente el soborno al entender que en Venezuela “se puede dar plata a un juez” a diferencia de Europa, publica El País.
JOSÉ MARÍA IRUJO y JOAQUÍN GIL

 
EL PAÍS ha tenido acceso a las conversaciones entre los integrantes de la trama y Pablo Laplana, exdirector de la Oficina Internacional de la Banca Privada d’Andorra (BPA). En esta entidad financiera, el grupo depositó 2.000 millones de euros supuestamente procedentes del cobro de comisiones de compañías que trabajaron para PDVSA.
Los pinchazos revelan que Diego Salazar, primo del expresidente de la petrolera estatal Rafael Ramírez, barajó sobornar a investigadores europeos.
El hombre de confianza de Salazar, Luis Mariano Rodríguez, confesó los planes de la red para comprar voluntades al exdirectivo de BPA Pablo Laplana. Y puso como ejemplo un soborno a policías que Salazar ejecutó en Venezuela. La conversación se desarrolló el 5 de diciembre de 2012.
– Luis Mariano Rodríguez: Cuando nosotros cobramos una factura grande en bolívares en un banco de acá y nos vino la policía ¿Qué hizo Diego? (Salazar). Llamó a unos amigos policías y les dio en aquel entonces 80.000 dólares. Sí, los mandó, los 80.000 dólares. Vino la policía y cerró el caso.
Rodríguez ironiza después sobre la falta de diligencia del ministerio público venezolano. “Esta Fiscalía no es una Fiscalía de Alemania… ja, ja, ja”. Y añade: “Esto es como decimos aquí… un cogeculo”.
En otro momento de la charla, Rodríguez confiesa que Salazar barajó sobornar a agentes europeos cuando descubrió que estaba siendo investigado en Andorra en la denominada Operación Petróleo. El ejecutivo del banco le aconsejó no hacerlo.
– L.M.R.: Diego quiere hacer esto de la misma forma que en Venezuela y esa vaina no se hace…
-Pablo Laplana: No, no, no…
– L. M. R.: Europa tiene un procedimiento. Allá podrás arreglar a algún juez, podrás darle plata, podrás sobornar a alguien, puedes hacer lo que tú quieras, pero es muy…muy pocas veces ocurre, eso no es fácil.
– P. L. : No, no, no es fácil.
La red se refiere a Salazar en las grabaciones como El señor de los relojes, en alusión a la debilidad que sentía el primo del exministro Ramírez por estos complementos. Y es que Salazar se gastó 1,7 millones en 2011 en 93 relojes Rolex y Cartier de oro.
Factura de dos millones de dólares por la compra de 93 relojes de una de las firmas panameñas de Diego Salazar. EL PAÍS
Factura de dos millones de dólares por la compra de 93 relojes de una de las firmas panameñas de Diego Salazar. EL PAÍS
Las conversaciones revelan que Rodríguez, hombre de confianza de Salazar, maniobró para abrir cuentas en Suiza después de que la juez de Andorra ordenara el bloqueo de sus depósitos. La trama barajó cobrar en el país helvético el dinero de “unos chinos”. Las pesquisas apuntan a que la mayor parte de las empresas que abonaron comisiones para percibir contratos de PDVSA procedían del gigante asiático.
El exdirectivo de la BPA propuso a Rodríguez abrir una cuenta en Panamá para cobrar estos fondos.
– P. L: Nosotros ya conocemos la operativa de los chinos y a nivel de compliance [prevención del blanqueo], ya la tienes aprobada por el banco. Te lo digo por agilidad, los suizos que son muy suizos, se ponen cuadriculados, pues me lo dices y miro la posibilidad de abrírtelo en Panamá.
Los investigadores creen que este directivo de la BPA ideó la “planificación fiscal” de Salazar y Rodríguez, una madeja societaria en Panamá. Este periódico no ha logrado localizar a Laplana para recabar su versión.
La Policía de Andorra concluye en un informe que el dinero que manejó la trama-2.000 millones de euros-, proviene supuestamente de cobros de empresas chinas que ejecutaron obras públicas en Venezuela.
Las autoridades de Andorra, donde hasta el pasado año regía el secreto bancario, intervinieron en marzo de 2015 la BPA por un presunto caso de blanqueo de capitales.
investigacion@elpais.es

LA PODEROSA FIRMA DE ‘EL ELÉCTRICO’

“Vamos a ser claros… que la firma mía, ayudó a que muchas de las personas que están aquí hicieran el dinero que están haciendo y por esta firma mía, yo estoy aquí recibiendo ciertas cosas, estoy recibiendo parte de la que tengo aquí, ¿OK?”. Esta frase aparece recogida en una conversación intervenida por la Policía de Andorra el 24 de febrero de 2013 entre Pablo Laplana, entonces alto ejecutivo de la Banca Privada d´Andorra (BPA) y Luis Alejandro, según la investigación supuestamente empleado de Diego Salazar y de su hombre de confianza Luis Mariano Rodríguez.
Alejandro se la atribuye a El eléctrico, a quien ha ido a buscar al aeropuerto de Panamá para asistir a una reunión con sus abogados y hablar de los problemas judiciales que tienen en Andorra.
El eléctrico es Javier Alvarado, exministro de Energía con Hugo Chávez, uno de los investigados en la trama de Andorra. Laplana, en la conversación intervenida por la Policía, destaca a Luis Alejandro que “no se han recibido pagos de las empresas donde El eléctrico ha tenido poder decisión y por lo tanto nunca te podrán acusar de que él ha influido en ninguna decisión”. Y este responde que “nunca se han recibido pagos….. pero coño, lo que nos dijo El eléctrico no puede decirlo delante de la juez”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.