jueves, 14 de diciembre de 2017

“Le aterran los escraches”: Temores y prioridades de un Rafael Ramírez en la clandestinidad


Las numerosas especulaciones que se tejieron a la luz del despido hecho por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, con el otrora poderoso zar de Pdvsa, Rafael Ramírez Carreño concluyeron cuando el ahora exembajador de Venezuela ante la Misión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) dió a conocer la renuncia a su cargo, con lo cual puso de manifiesto la existencia de un quiebre de la unidad de las fuerzas del chavismo y la nueva estrategia que impondrá el sector madurista para quedarse en el poder. Así, Rafael Ramírez fue obligado a separarse de sus funciones y a salir de los Estados Unidos rápidamente ante la pérdida de su inmunidad diplomática.
Por Maibort Petit / Venezuela Política

 
La prioridad de Ramírez es garantizar la seguridad y el bienestar de su familia. Sus hijos tenían intenciones de estudiar en los EEUU pero las complicaciones derivadas de las sanciones contra varios funcionarios del régimen de Caracas, aunado a la puesta en marcha de veto Migratorio de la administración del presidente Donald Trump (que prohíbe la entrada de funcionarios chavista, de sus familiares y entorno a territorio norteamericano), hizo que el ex embajador buscara otros destinos.
Una fuente cercana -que pidió mantenerse en el anonimato- asegura que Ramírez no quiere ser objeto de burlas públicas o de los llamados “escraches”, “eso lo aterra” comentó.
El día viernes, una de las personas que más ha servido a Ramírez desde su llegada a Nueva York, y quien conoce todos sus movimientos informó que el exdiplomático iba a presentar su renuncia desde el exterior. Así dejó saber que el ex embajador decidió mantener su perfil bajo hasta lograr crear un plan que le asegurará la paz y el bienestar de su familia. Para lograr el tiempo que requería para planificar los meses a venir, se habría ido a Ecuador, donde supuestamente permanecerá por unos días hasta que decida su nuevo rumbo.
La fuente no suministró detalles del vuelo tomado por Ramírez y su esposa, y aseguró que había un acuerdo con el gobierno de Ecuador para que el exembajador estuviese tranquilo en ese país hasta que decidiera finalmente cuál sería el destino más seguro para su futuro inmediato.
Otra persona del entorno afirmó que Ramírez contemplaba entre sus posibilidades regresar a Caracas, aunque entendía que su presencia en el país era un riesgo, ya que podría ser arrestado en el marco de la avalancha de arrestos que ha emprendido el fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, quien ha logrado poner tras las rejas a más de 64 cabecillas de Pdvsa, que estarían incursas en delitos de corrupción de Pdvsa.
El sábado se supo que la residencia del Embajador de Venezuela en Nueva York, ubicada en 16 east 81 Street, NY, (entre Madison y 5 th Avenida) ya estaba desalojada y lista para recibir a la nueva familia del diplomático designado Samuel Moncada. Todas las pertenencias del embajador saliente estaban fuera del inmueble.
La fuente explica que otras de las preocupaciones que estaban ocupando a Ramírez y -que eran entendidas por el canciller Arreaza- era el manejo de la inmunidad diplomática.
Lea la nota completa en Venezuela Política

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.