lunes, 8 de enero de 2018

“Todos los días empeora”: Miles de venezolanos huyen del colapso económico por frontera con Colombia


Foto: REUTERS/Marco Bello
Foto: REUTERS/Marco Bello


Fradetsi Cedenllo duerme en el piso de cemento de un complejo deportivo público junto a cientos de otros inmigrantes que han huido de su tierra natal de Venezuela. Durante el día, empacan las aceras de este pequeño pueblo tropical en el noreste de Colombia, vendiendo todo lo que pueden para comprar dinero. Por la noche, duermen al aire libre, abrumando los espacios públicos de la comunidad local.
Todos los días, llegan más.



Por: Dylan Baddour / Vice
Traducción libre de: LaPatilla.com
“Vinimos aquí, más que nada, porque necesitamos comida”, dijo Cedenllo, de 29 años, conteniendo las lágrimas. “Es muy triste porque nunca imaginé que abandonaría mi país”.
Cedenllo se encuentra entre los cientos de miles de personas que huyen del vertiginoso colapso económico que está dejando la comida y la medicina básica cada vez más fuera del alcance de gran parte de la población de Venezuela. Cualquier esperanza de cambio en el país vacilante se ha desvanecido a medida que el gobierno del presidente Nicolás Maduro continúa endureciendo su control autoritario, dejando a muchos venezolanos con pocas opciones más que irse, o arriesgarse a enfrentar peores condiciones en los próximos meses.
La crisis se puede sentir a través de la frontera de Colombia, donde las autoridades lamentan la falta de apoyo para lidiar con la marea de migrantes que ha aumentado constantemente a niveles de crisis en el último año. En los últimos tres meses, el ritmo de la migración ha aumentado dramáticamente, dicen las autoridades locales.
La gente fluye a través del puente internacional Simón Bolívar que conecta Colombia y Venezuela. En promedio, más de 60,000 personas cruzan a Colombia cada día, y alrededor de 54,000 regresan a Venezuela. Dylan Baddour para Vice News

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, calificó a Venezuela como su “peor pesadilla” durante una visita a Londres a fines de noviembre. Pero se ha mantenido enfocado principalmente en sus esfuerzos ganadores del Premio Nobel de la Paz para poner fin a la guerra civil colombiana de 50 años, y ha permitido que la crisis en sus fronteras se desarrolle sin una respuesta nacional clara.
Pronto, según expertos locales, la multitud de venezolanos que buscan trabajo será demasiado perjudicial para las economías locales como para que Bogotá no intervenga.
“Eventualmente, el gobierno debe hacer algo”, dijo el padre Francisco Bortignon, director del Centro de Migración, una casa de migrantes cerca de la frontera con Venezuela, donde, dijo, “todos los días 20 [venezolanos] se van y 25 ingresan”.
El flujo mensual de migrantes documentados (aquellos a quienes se les estampa el pasaporte) en esta parte de la frontera colombiana se duplicó con creces entre junio y noviembre, de 47,071 a 95,826, respectivamente. Pero esos números muestran una pequeña parte de la imagen. También en noviembre, más de 200,000 personas cruzaron a Colombia con tarjetas especiales de identificación de tránsito fronterizo, pero nunca se fueron.
Desde agosto, más de 600,000 personas han ingresado a Colombia con tales tarjetas de identificación, impulsadas, dicen, por el ritmo acelerado de la hiperinflación que hace que los alimentos sean inaccesibles en el hogar.
Aún así, es probable que los números oficiales sean bajos. En Tibú, por ejemplo, prácticamente todos los migrantes simplemente caminaron a través de la frontera abierta cercana y son casi imposibles de contar.
“En Tibú tenemos 50,000 habitantes”, dijo el alcalde de Tibú, Jesús Alberto Escalante. “Pero si no tenemos cuidado, la gran mayoría será venezolana dentro de seis meses”.
A mediados de verano, Escalante permitió a los migrantes dormir en el ayuntamiento de Tibú, pero en septiembre los recién llegados habían comenzado a aglomerarse. Desesperado por mantener la crisis bajo control, Escalante trasladó a los inmigrantes al complejo deportivo.
Pero incluso eso no ha sido suficiente para capear la afluencia. Ahora, dice, no tiene más remedio que tomar medidas enérgicas.

Los cambistas del mercado negro en la frontera intercambian pilas de efectivo venezolano por pequeños fajos de billetes colombianos.

Las empresas locales se están quejando. Los venezolanos llegan con mochilas llenas de alimentos y artículos al azar para vender, subcotizando a los comerciantes que pagan impuestos. Escalante pretende prohibir el comercio sin licencia en las calles, que los activistas dicen que simplemente enviará a los inmigrantes más lejos en el país, a economías ilícitas como la coca o la prostitución, o en las filas de grupos armados que todavía operan cerca.
Pero Escalante dice que Tibú no cuenta con los recursos para enfrentar la crisis. A pesar de recibir algunos compromisos de ayuda del personal de la ONU, que han ofrecido instalar duchas en el complejo deportivo y esperan abrir un espacio para inmigrantes con la Diócesis Católica de Tibú, las señales de asistencia externa han sido limitadas.
“No vemos ninguna respuesta sistemática o apropiada en nombre del gobierno nacional”, dijo el padre Victor Hugo de la Diócesis de Tibú. “Colombia no cuenta con las herramientas necesarias, ni económicamente, ni mucho menos políticamente, para poder responder a esto”.

“TODOS LOS DÍAS EMPEORA”


La migración en la frontera entre Colombia y Venezuela no es nada nuevo. Hace más de una década, gran parte de la clase alta de Venezuela huyó de la autodenominada revolución socialista del fallecido presidente Hugo Chávez. Pero muchos venezolanos que llegan a Colombia hoy carecen de los recursos de sus predecesores.
“Todos los días empeora”, dijo Abraham Iriza, de 23 años, que solía vender plátanos y pasteles en las calles de Caracas y ahora vende galletas en Tibú. “Aquí puedo hacer en un día lo que gano en un mes”.
Al igual que muchos otros venezolanos que buscan refugio en Colombia, Iriza, su esposa y sus tres hijos dependían cada vez más de las raciones de alimentos del gobierno venezolano antes de viajar a Colombia. Pero su familia comió el suministro mensual en una semana. La gente en casa está muriendo de hambre, dijo, y las condiciones solo empeorarán.
Abraham Iriza con su esposa e hijo


Venezuela se dirige “por un precipicio”, dijo Phil Gunson, analista regional senior del International Crisis Group en Caracas.
“La única forma de sobrevivir será cruzar la frontera por cientos de miles, si no millones, de personas”, dijo.
Los venezolanos en Colombia dicen que la realidad se ha vuelto cada vez más clara en los últimos meses ya que cualquier espectro de salvación se ha desvanecido. Las protestas masivas del otoño pasado terminaron con una violenta represión del gobierno, y las elecciones de la alcaldía en todo el país en diciembre vieron a los miembros del partido gobernante de Maduro barrer casi todos los asientos abiertos.
“La crisis en Venezuela terminará cuando Maduro quede solo allí”, dijo Jean Carlos, un venezolano de 35 años que busca trabajo en Colombia.
En este sentido, Tibú no es único. En preparación para una migración masiva, Brasil habría enviado a un general del ejército al Líbano para estudiar la construcción y administración de campos de refugiados. Y a través de la región fronteriza de Colombia, los gobiernos locales se preparan para soportar el peso de la migración.
El gobierno colombiano tendrá la responsabilidad principal de proporcionar documentación, servicios de salud, educación y, en algunos casos, refugio a la afluencia de migrantes, dijo Jozef Merkx, jefe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Colombia.

“NO HAY FUTURO EN VENEZUELA”


En ninguna parte es más evidente la escala de la migración que en el puente internacional Simón Bolívar en Cúcuta, el enlace más tráfico entre Colombia y Venezuela, a unos 80 kilómetros al sur de Tibú.
Más de 60,000 personas en promedio por día cruzaron el puente en noviembre, la mayoría de ellos venidos a trabajar o comprar en Colombia por ideas de comida básica que son prohibitivamente caras en el hogar, y luego regresan. Pero más de 6,600 personas ingresan a Colombia cada día y no se van.
Cientos de venezolanos hacen cola cada mañana fuera de Western Union en Cúcuta para recibir dinero de familiares y amigos en el exterior. Los guardias de seguridad solo dejan entrar 200 por día.


Jacqueline Garere, de 41 años, trabaja con una compañía de turismo que desde 2016 trajo dos autobuses semanales de venezolanos por la frontera con Colombia para comprar y luego regresar a casa. Pero en los últimos tres meses, dijo, la mayoría ha inmigrado a otros lugares, con pasaporte o sin él. Se trasladan a Ecuador, Perú o Chile.
Garere está ahorrando dinero para mover a sus hijos, de 21 y 23 años, fuera del país, antes de que sean víctimas, teme, de la creciente tasa de violencia que ha dado a Caracas el índice de asesinatos más alto del mundo .
“No hay futuro en Venezuela”, dijo.
Cientos de personas, sin ningún otro lugar adonde ir, duermen todas las noches en la oficina de migración de Colombia. A lo largo de la carretera que conduce desde el puente, los venezolanos traen bolsas o maletas llenas de dinero en efectivo a los cambistas que cambian el mercado por una pequeña cantidad de billetes colombianos.
“Incluso si vienen con recursos, sus recursos no tienen valor aquí”, dijo Bortignon del Centro de Migración en Cúcuta.
Las plazas públicas de Cúcuta ahora llenan cada noche con venezolanos durmientes, dijo. Cuanto más llegan, más difícil les resulta ganar dinero para comer o pagar su pasaje a otra parte del país o más allá.
“Sospecho que Estados Unidos y Europa no podrán mantenerse al margen de esto”, dijo.
Dylan Baddour es un periodista independiente radicado en Colombia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.