martes, 6 de febrero de 2018

Reelección presidencial está pasada de moda en Ecuador




Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

jesús m. gambús | r2001@bloquedearmas.com
¡¿Permitir la reelección presidencial o no?, he ahí el dilema que se replantea hoy en Latinoamérica, a la luz de los resultados del referendo de este domingo en Ecuador.

El dilema va acompañado de otras interrogantes que no terminan de despejarse. Unos ven con buenos ojos la relección, más no la relección inmediata, otros la rechazan por no permitir la sana renovación democrática, entre otros puntos de vista.
Otros invocan al Libertador Simón Bolívar con su frase al Congreso de Angostura en 1819: “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el Poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él a mandarlo, de donde se originan la usurpación y la tiranía”
En medio de las tendencias están los políticos que la aman o la odian, de acuerdo a sus conveniencias y apetitos.
Fuera de competencia
El traspiés sufrido por el expresidente Rafael Correa en su intento por regresar al Palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, marca un punto de inflexión para Ecuador, y también para el liderazgo que marcó pauta de diez a quince años atrás.
En el caso de Correa, el referendo de siete preguntas avalado por dejó por sentado que 64% de los ecuatorianos no están interesados en ser gobernados de manera indefinida.
Paradójicamente el promotor de la consulta, el actual mandatario Lenin Moreno, hoy enemigo de Correa y dueño absoluto del partido Alianza País, a solo ocho meses de su elección, ha saludado la decisión con un: “No volverán ya los viejos políticos. Tienen la obligación de renovarse”.
Sandinismo de cuatro períodos
Con el voto ecuatoriano, la región marca distancia a la tendencia que tiene su mejor ejemplo en el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua que tomó las riendas del gobierno entre 1985-1990.
Tras perder las elecciones generales el 25 de febrero de 1990, Ortega siguió al frente del partido y retomó la presidencia del 2007 a 2012, su segundo período.
La tercera reelección lo mantuvo al frente del Ejecutivo entre 2012 y 2017, para aspirar y ganar un cuarto período de 2017 a 2022, con la única variante de la presencia de su esposa, , Rosario Murillo en la vicepresidencia.
Poder absoluto
Bolivia va por otro camino con la decisión del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), de autorizar al presidente Evo Morales, a buscar un cuarto mandato.
La orden de la Sala Plena dejó por fuera la norma constitucional que impedía a Morales presentarse de nuevo a la candidatura , pese a que en febrero de 2016, un 51,3 % de los votantes rechazó en un referendo constitucional la habilitación de Morales como aspirante presidencial en 2019.
La oposición boliviana interpretó el resultado de la consulta en Ecuador, en la que ganó el rechazo a cuestiones como la reelección indefinida de mandatarios, como un aviso contra los populismos en Latinoamérica.
“La etapa de los populismos en Latinoamérica, marcada por caudillos autoritarios, por el despilfarro y por la corrupción, está llegando a su fin. Un nuevo rumbo es posible”, aseguró el presidente de Unidad Nacional (UD) de Bolivia, Samuel Doria Medina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.