miércoles, 28 de febrero de 2018

Reporte interno de Pdvsa revela que las refinerías en Venezuela y el Caribe trabajarán al 43 por ciento en marzo

La refinería de Amuay ubicada en la costa caribeña de Venezuela. Unos 200.000 galones de gasolina y otros productos se derramaron de un tanque de desechos de la refinería hacia una bahía adyacente a finales de octubre. Credit Meridith Kohut para The New York Times
La refinería de Amuay ubicada en la costa caribeña de Venezuela. Foto: Meridith Kohut para The New York Times
El circuito refinador que opera la estatal Petróleos de Venezuela en el país sudamericano y el Caribe trabajará en marzo al 43 por ciento de su capacidad de 1.62 millones de barriles por día (bdp) por falta de crudo y repuestos, según un reporte interno de la compañía visto por Reuters el miércoles.
Por Marianna Parraga / Reuters

 
Las refinerías de PDVSA se han visto afectadas principalmente por el declive en la producción petrolera de Venezuela, que ha dejado a esas unidades sin suficiente crudo para procesar los combustibles que demandan el mercado interno y los clientes internacionales.
La disminución en las exportaciones restringe el flujo de efectivo y provoca retrasos en la compra de repuestos y equipos para cumplir con los mantenimientos programados, al tiempo que limita la compra de productos importados, diluyentes y materias primas.
La red de refinación de PDVSA prevé procesar 701.000 bpd de crudo venezolano e importado el mes próximo, un volumen ligeramente superior al promedio del año pasado de 660.000 bpd, según indicó el informe de la firma.
El consumo de combustible del mercado interno venezolano, que superó los 700.000 bpd hace una década, ha disminuido tras cinco años de recesión económica y PDVSA estima que el mercado interno consumirá cerca de 425.000 bpd en marzo.
No obstante, debido al bajo nivel de refinación de las unidades de PDVSA y los compromisos de pago con petróleo por préstamos que acordó la compañía, la estatal calcula que necesita importar 293.200 bpd de productos, diluyentes y crudo en marzo, agregó el reporte.
El año pasado, Venezuela enfrentó una escasez intermitente de gasolina y otros combustibles por los crecientes problemas operacionales.
Desde diciembre, PDVSA incrementó sus solicitudes para comprar crudo y combustibles importados en el mercado abierto y la semana pasada otorgó licitaciones para comprar petróleo ruso, mezclas de gasolina, nafta catalítica, y otros componentes, según las ofertas consultadas por Reuters.
LIMITACIONES
La mayor refinería venezolana, Amuay, procesará 303.000 bpd de crudo el próximo mes, muy por debajo de los 655.000 bpd que tiene capacidad de producir, por la falta de repuestos y el mal funcionamiento de los equipos, apuntó el informe.
Ese volumen incluye 35.000 bpd de petróleo mejorado proveniente de la empresa mixta Petropiar, donde la petrolera estadounidense Chevron Corp tiene una participación.
Se espera que en Amuay varias de sus principales unidades, entre ellas las de hidrotratamiento, coquefacción retardada y alquilación, permanezcan fuera de servicio; mientras que el craqueador catalítico fluido (FCC) y dos unidades de destilación operarán con limitaciones, agregó el documento.
La refinería vecina Cardón, que tiene capacidad para procesar unos 310,000 bpd, operará en marzo con dos unidades de destilación de crudo bajo mantenimiento, al tiempo que otras plantas con restricciones, limitando su operación a 110.000 bpd.
Las dos refinerías más pequeñas de Venezuela, Puerto La Cruz y El Palito, también operarán con limitaciones el próximo mes por la falta de materia prima y repuestos.
“Estamos considerando importar crudo para la refinería El Palito para mantener en servicio las unidades de destilación y conversión media”, señaló el reporte.
La refinería Isla que PDVSA opera en Curazao, procesará 56.000 bpd en marzo, por debajo de los 335.000 bpd que es capaz de producir, debido a trabajos de mantenimiento en algunas unidades que esperan terminar en abril. Según el documento, la mayoría de la entrada de crudo vendrá de las importaciones.
(Reporte de Marianna Párraga. Traducido por Corina Pons. Editado por Ana Isabel Martínez y Ricardo Figueroa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.