domingo, 25 de febrero de 2018

The Washington Post: La industria petrolera de Venezuela al borde del precipicio

PdvsaSurrealista980



PUNTA DE MATA, Venezuela – La administración Trump amenaza con embargar el petróleo venezolano, lo que sería un golpe potencialmente ruinoso para la Arabia Saudita de América del Sur. Pero aquí en Venezuela, el hogar de las reservas de crudo más grandes del mundo, se está está matando por sí misma a su industria más grande y valiosa.


Por Rachelle Krygier y Anthony Faiola en The Washington Post | Traducción libre del inglés por lapatilla.com
Anteriormente se bromeaba que todo lo que se necesitaba para explotar petróleo en las vastas llanuras del este de Venezuela era un tipo con una pala. Pero en estos días, el gobierno socialista no puede hacer que la industria funcione. Este vasto lugar de extracción cerca del pueblo oriental de Punta de Mata, que una vez produjo 400,000 barriles de petróleo por día, ahora presenta un cuadro de trabajadores hambrientos, ociosos y de plataformas rotas.
El sitio distante a unas 180 millas al oriente de Caracas ha estado parcialmente paralizado desde el verano pasado. De sus 30 taladros, solo seis trabajan actualmente, en gran parte debido a la falta de mantenimiento y de repuestos. Con bastante tiempo en sus manos, muchos trabajadores petroleros están funcionando como guardias de seguridad.
Y con buenas razones. En declive durante la mayor parte de los últimos 15 años, la industria petrolera de Venezuela ha entrado en caída libre en los últimos meses, contribuyendo al caos económico y social de la nación. El campo de crudo pesado ahora es una tierra anárquica y plagada de bandidos. A tres horas al sur de esta ciudad industrial, una banda de ladrones incursionó recientemente en otro sitio de perforación de PDVSA, el gigante petrolero estatal. Ataron a los trabajadores y les robaron sus teléfonos celulares antes de robar también los acondicionadores de aire y los aparatos de cocina de los remolques de la compañía.
“PDVSA está en ruinas”, dijo Luis Centeno, un operador de plataformas y líder sindical en Punta de Mata. “Se está muriendo”.
En Venezuela, la corrupción, la falta de inversión y la impericia en el importantísimo sector petrolero finalmente lo han llevado a un punto crítico.
El mes pasado, según un informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo , señala que la producción de petróleo de Venezuela está en picada: alcanzó un mínimo en tres décadas de 1,6 millones de barriles por día, una caída del 20 por ciento desde enero de 2017 y menos de la mitad de lo que era en lo 1990s. El dolor de cabeza de Venezuela también es un problema mundial. La fuerte caída de la producción aquí, según los expertos, está exacerbando el aumento mundial de los precios del petróleo, lo que ha significado alzas en las bombas de gas en los Estados Unidos y en otros lugares. En Venezuela, los problemas crónicos de producción han obligado al gobierno a importar gasolina.
“Venezuela ha estado impulsando los precios del petróleo a través de su incompetencia”, dijo Russ Dallen, socio gerente de Caracas Capital, un banco de inversión con sede en Venezuela.
La compañía petrolera estatal ahora está a cargo de Manuel Quevedo , un general militar sin experiencia previa en la industria, después de una purga el pasado otoño de ejecutivos vistos como no totalmente leales al presidente Nicolás Maduro. Quevedo dice que está trabajando para detener la caída libre en la producción. Pero para Venezuela, su mala situación podría empeorar pronto.
Maduro, el sucesor ungido del izquierdista Hugo Chávez, quien murió en 2013, está impulsando su candidatura para un segundo mandato de seis años en abril . La oposición considera que la elección rápida es la culminación de una toma total del poder cuidadosamente orquestada.
El año pasado, después de las elecciones que fortalecieron a los socialistas de Maduro pero que fueron criticadas por numerosas irregularidades, el gobierno de Trump impuso sanciones a una serie de funcionarios, incluido Maduro, y limitó el acceso del gobierno venezolano al sistema financiero de los Estados Unidos.
Durante su viaje a América Latina este mes, el Secretario de Estado Rex Tillerson sugirió que la “opción nuclear” podría ser inminente, en otras palabras, imponer restricciones a las importaciones estadounidenses de petróleo venezolano, así como a las exportaciones de diluyentes que esta nación necesita para hacer su crudo extrapesado más vendible.
Un alto funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, debido a las sensibilidades diplomáticas, dijo en una entrevista que varios departamentos de los EE. UU. -Estados, Energía y Hacienda- están realizando un estudio para evaluar el impacto de tales restricciones petroleras. Si Maduro no cambia el curso en la votación de abril, o no se compromete a una elección transparente con observadores extranjeros, es muy probable que se produzca algún tipo de embargo, sugirió el funcionario.
Maduro, en respuesta a una pregunta en una reciente conferencia de prensa en Caracas, fue desafiante.
“Venezuela tiene un mercado internacional para su petróleo, y nosotros sustituiríamos a Estados Unidos por otros países”, dijo. “Sería triste, muy triste, si se comete ese error. Le costaría a Donald Trump su carrera, eso es lo que puedo decirle”.
Muchas naciones latinoamericanas temen que un embargo pueda empeorar la crisis humanitaria de Venezuela e interrumpir el suministro regional de petróleo. Aún así, el apoyo ha crecido en la región para medidas más duras.
Los ingresos petroleros representan el 90 por ciento del ingreso de divisas del gobierno. Alrededor del 40 por ciento de la producción de Venezuela se destina a China y Rusia para pagar préstamos y para suplir a Cuba, su principal aliado. Eso ha convertido a la némesis de Venezuela, Estados Unidos, en el mayor comprador que paga dinero en efectivo.
Un embargo de Estados Unidos “pondría a PDVSA en manos de Rusia y China, quienes controlarían su flujo de efectivo”, dijo Francisco Monaldi, experto en energía venezolana en la Universidad de Rice.
Ya PDVSA está tan quebrada que los acreedores han confiscado embarques de petróleo venezolano en la costa de Curazao y otras islas del Caribe. Si el gobierno de los EE. UU. cortara las compras de crudo a Venezuela, esa acción podría acercar al país a un incumplimiento de su deuda a gran escala que podría convertir a la nación en un paria económico. Con menos que perder, dicen los expertos, Maduro podría potencialmente expulsar a las compañías petroleras occidentales que todavía hacen negocios aquí, apoderándose de sus activos.
Venezuela informó a la OPEP que su producción había mejorado a 1,77 millones de barriles por día en enero, frente a los 1,62 millones en diciembre. Pero un análisis publicado por la OPEP, basado en fuentes secundarias, incluida la Administración de Información Energética de EE.UU. mostró una mayor erosión en enero, a 1,6 millones de barriles por día.
La decadencia de PDVSA comenzó hace años, y la mayoría de los expertos vieron el punto de inflexión a fines de 2002, casi cuatro años después de que Chváez llegara al poder. Los ejecutivos petroleros y los trabajadores de PDVSA desafiaron las medidas de Chváez de politizar la empresa y se unieron a una huelga general . En respuesta, Chváez despidió a la mitad del personal de la empresa y contrató nuevos trabajadores. Bajo la dirección de Chávez, las ganancias de la compañía se redireccionaron hacia programas sociales, y los intereses petroleros extranjeros fueron en parte estatizados.
La caída en los precios mundiales del petróleo en los últimos años llevó la crisis de la empresa a un punto crítico.
El ministerio del petróleo no respondió a las solicitudes de comentarios. Pero Maduro, en la conferencia de prensa de esta semana, acusó a funcionarios corruptos de sabotear la compañía.
“Venezuela sufrió una disminución en la producción de petróleo provocada por un plan para dejar al país sin recursos, orquestado por gerentes de PDVSA que ahora están tras las rejas”, dijo Maduro. Agregó, “Respetaremos las cuotas de la OPEP, recuperaremos la producción de PDVSA”.
Por ahora, PDVSA está de rodillas. Guillermo Morillo, un ex gerente de PDVSA que está trabajando en un plan de recuperación para la compañía, dijo que se requeriría una inversión de hasta $ 100 mil millones para que la producción regrese a los niveles de 2009.
La producción en los estados orientales, el corazón petrolero del país, se desplomó un 34 por ciento el año pasado, de acuerdo con los números oficiales de PDVSA y las estimaciones de los expertos.
En la ciudad de Morichal, a unas 350 millas al este de Caracas, docenas de taladros que no funcionaban y máquinas de carga oxidadas permanecían inactivas en un día reciente en una de las principales plantas de extracción de petróleo de PDVSA en la Faja Petrolífera del Orinoco. Cerca de allí, un letrero descolorido llevaba la palabra apenas discernible “patria” con una imagen decolorada de Maduro.
Un mecánico de PDVSA se sentó en el porche de una cabaña de concreto con su uniforme, un mono rojo, después de medio día de trabajo en una plataforma cercana.
Su salario semanal, que vale aproximadamente un cuarto de dólar en el mercado negro, no es suficiente para pagar tres comidas al día. Entonces a veces se salta el almuerzo. Su trabajo se ha vuelto casi imposible, dijo el hombre, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias del gobierno. Con una hiperinflación que opera en 13.000 por ciento anual y la moneda local, el bolívar, casi sin valor, las piezas de repuesto y herramientas se han convertido en lujos que PDVSA no puede pagar.
Sin ellos, dijo, los accidentes se han convertido en algo cotidiano. Recientemente, dijo, un conductor de un viejo camión de la compañía arrastraba una plataforma por una calle cercana cuando el camión derrapó y volcó cerca de un río. El conductor resultó con los brazos y las costillas rotas.
“Nuestras condiciones de trabajo se han vuelto inhumanas”, dijo. “Si continuamos así un año más, moriremos”.
Faiola informó desde Miami

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.