.

.

viernes, 9 de marzo de 2018

La vida de millones de venezolanos está en riesgo y el Gobierno bolivariano lo niega, advierte AI

Yasmira Castano, 40, who lost her transplanted kidney, lies on a bed at a state hospital in Caracas, Venezuela February 7, 2018. Castano was unable to find the drugs needed to keep her body from rejecting the organ. On Christmas Eve 2017, she was rushed to a state hospital. Her immune system had attacked the foreign organ and she lost her kidney shortly afterwards. Picture taken February 7, 2018. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Yasmira Castano, 40, quien perdió su riñón 
trasplantado por falta de medicamentos en un 
hospital de Caracas, Venezuela /
Foto archivo REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

La organización Amnistía Internacional (AI) advirtió hoy que la vida de miles de personas en Venezuela está en riesgo ante las graves violaciones al derecho a la salud y las dificultades para acceder a alimentos y otros servicios básicos.


Al presentar en Ciudad de México su plataforma digital Salida de Emergencia, AI sostuvo que la situación y los riesgos en Venezuela han generado “una crisis de migración forzada de ámbito regional”.
“En Venezuela, la gente huye de una situación atroz, que ha convertido problemas de salud tratables en una cuestión de vida o muerte”, señaló Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional en las Américas, con sede en México.
La directora resaltó que los servicios básicos de salud en Venezuela “están colapsados” y que conseguir medicamentos esenciales “es una lucha constante”, por lo que a miles de personas no les queda otra salida que buscar atención fuera del país.
Guevara-Rosas aseguró que ante esta situación “no se puede optar por hacer nada” y sostuvo que la comunidad internacional y el Estado venezolano deben comenzar de inmediato a cooperar para que sea desactivada esta “crisis explosiva”.
El Gobierno de Venezuela “niega la existencia de una crisis alimentaria y de salud y rechaza los ofrecimientos de ayuda y cooperación de la comunidad internacional”, indicó Amnistía en la presentación de su plataforma.
Refirió que las organizaciones venezolanas de derechos humanos afirman que ese país tiene un déficit de 80 % a 90 % en medicamentos, y que la mitad de los hospitales no están en funcionamiento.
El personal médico de los centros públicos, que proporcionan 90 % de los servicios de salud, se ha reducido en 50 %, de acuerdo con los informes.
La organización internacional pidió al Estado de Venezuela que colabore con la comunidad internacional para gestionar los recursos que permitan garantizar el “acceso a tiempo” a una atención de la salud suficiente y de calidad.
Confirmó que a lo largo de 2018, en la plataforma digital Salida de Emergencia se publicarán casos de venezolanos que dejan el país en busca de atención esencial a la salud, incluyendo mujeres embarazadas y enfermos crónicos.
Las autoridades de migración de Colombia “calculan que el número de personas (que llegaron) de Venezuela ascendió a 550.000 el año pasado en el país” y más de 24.000 venezolanos fueron atendidos en los servicios colombianos de salud, expuso.
AI resaltó que entre 2015 y 2016, “los últimos años de que se dispone información”, la mortalidad materna en Venezuela aumentó más de 65 % y la infantil más de 30 %.
“Entre quienes viajan a Colombia para acceder a la atención médica necesaria, tan sumamente escasa ahora en Venezuela, figuran centenares de mujeres embarazadas”, apostilló.
“El Gobierno venezolano no puede seguir ignorando esta desesperada situación. Hacerlo supondrá condenar a la región a una de las peores crisis de refugiados jamás vistas”, puntualizó.
EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.