jueves, 8 de marzo de 2018

Las mujeres venezolanas proponen y la crisis económica dispone




Foto: Archivo
Foto: Archivo

Andrea Villa
Si las Ciencias Sociales le concedían a las mujeres venezolanas un papel clave en la preservación del concepto de la familia, las nuevas circunstancias que le toca vivir, subrayan aún más ese protagonismo.
Ya no se trata de cubrir el espacio dejado por una figura paternal en fuga, como los estudios de campo revelan tristemente al recoger la vieja tendencia nacional , sino la de asumir la responsabilidad por una ausencia de otra naturaleza.

Y es que el fenómeno de la diáspora venezolana pone en evidencia que la crisis del hambre y la salud, lleva a las madres, esposas, compañeras, hermanas, novias, amigas a tomar el control de los hogares, ante la partida de sus maridos o parejas a otras tierras, en busca de mejores condiciones de vida.
El desafío no tiene fecha de vencimiento
Corresponde muchas veces a la suerte fijar cuándo expira el nuevo rol de la mujer que, como eje de la unidad familiar lo toma con la esperanza de que el tiempo sea lo más breve posible.
Así lo corrobora la encuestadora Consultores 21 en su más reciente sondeo, al indicar que “ en 29% de las familias venezolanas, al menos un integrante ha emigrado, específicamente un promedio de 1,97 personas por núcleo”, un registro equivalente a a 4 millones 100 mil habitantes, aproximadamente.
Uno de estos casos es el de Sully Zamora, madre de 3 hijos cuyo padre emigró por trabajo y en busca de mejores oportunidades..
Sully en un principio tuvo que enfrentarse a seguir adelante sola con sus muchachos en el país, trabajando y haciéndose cargo de todas las responsabilidades del hogar, pero cuenta que este cambio fue positivo, pues desde que él comenzó a trabajar afuera también empezó a mandar remesas y esto los ayudo muchísimo económicamente.
Ella cuenta que se ha tenido que hacer cargo de otras responsabilidades, como llevarlos a sus actividades extras, y que lo extrañan, pero gracias a la estabilidad económica que tienen ahora, ella pudo renunciar a su trabajo y tiene más tiempo para la casa.
“Nuestros salarios no alcanzaban para nada. Fue necesario que se fuera, si no esta- ríamos en una situación muy precaria” manifiesta. Además, Sully comenta que la “obligación a emigrar” depende de la perspectiva de cada persona, si lo ves desde la parte en que estas dejando todo lo que tienes, hay mucho dolor, pero si lo tomas como una etapa más de tu vida y evolución, es un cambio positivo.
Como este testimonio hay muchos, las familias se ven quebrantadas por la crisis y por la búsqueda de una mejor vida. Cada vez son más las mujeres que se quedan solas con sus hijos, mientras el padre trabaja en el exterior para conseguir mantenerse. Algunos lo ven como algo positivo, y otros no, pues es la ruptura de su núcleo familiar ya sea por un periodo largo o de menor duración.
La participación política no es la misma en mujeres y hombres
La socióloga Evangelina García Prince en su documento “La participación política de las mujeres en Venezuela: Situación actual y estrategias para su ampliación” plasmó esta brecha mediante cifras.
Para el 2012 las mujeres representaban el 50% de la población electoral registrada en el Consejo Nacional Electoral (CNE) y pese a ello eran menos de una quinta parte (18,2%) del total de los alcaldes.
En el año 2006 solo el 18% de las concejalías eran ocupadas por mujeres. Para el período presidencial que se inició en el año 2007 las mujeres representaban el 18,5 de los miembros del Gabinete de Ministros del Presidente de la República, porcentaje inferior al promedio en América Latina y El Caribe (24%), agrega el documento.
“Sobre este tema, es necesario aclarar que la presencia física de mujeres en los cargos de poder no es necesariamente garantía de que haya cambios en las agendas públicas respecto a la inserción de soluciones a los problemas de la desigualdad de géneros. Muchas de las mujeres en cargos de poder han sido y son meros peones del ajedrez político de los hombres que tiene las posiciones supremas. La autonomía como rasgo de la igualdad efectiva es aun para las venezolanas una dimensi

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.