miércoles, 25 de abril de 2018

Bioanálisis queda sin reactivos por la crisis




Foto: Archivo
Foto: Archivo

Moisés A Calderón
El padre de la parasitología y el bioanálisis en Venezuela es Rafael Rangel, científico e investigador nacido en el estado Trujillo el 25 de abril de 1887. Posterior a su muerte en el año 1909 y en su honor, cada año en esta fecha se celebra a nivel nacional el Día del Bioanalista.
Ingresó a la Universidad Central de Venezuela (UCV) en el año 1897 a estudiar Medicina, carrera que posteriormente abandonaría al tercer año de curso.


Rangel dio sus primeros pasos en el campo de la microbiología como ayudante de laboratorio del doctor Santos Aníbal Dominici en el Instituto Pasteur de Caracas en 1900.
También presidió el laboratorio de bacteriología del Hospital Vargas. A pesar de que el mismo no contaba con los insumos suficientes. La ayuda del entonces presidente Cipriano Castro lo dotó de microscopios y algunos insumos que le sirvieron de base para iniciar con sus estudios de bacteriología.

Trabajando con las uñas. Uno de los enunciados de la antigua filosofía griega decía que “la historia es cíclica y tarde o temprano vuelve a repetirse, solo que con diferentes actores y diferente ambiente o contexto”.
Parece que el enunciado se cumple a cabalidad en la realidad venezolana, puesto que actualmente la difícil situación socioeconómica del país deja, literalmente, “sin reacción” a los bioanalistas.
Los insumos y medicamentos necesitados para detectar o combatir epidemias cada vez son más escasos y ponen en ‘jaque’ no solo a la población sino también a los profesionales en el área, quienes deben ingeniarse ideas de mago para resolver esta problemática y brindar soluciones.

Antecedentes. Judith León, presidenta de la Federación del Colegio de Bioanalistas de Venezuela aseguró que la crisis en el sector salud en cuanto al ámbito de bioanálisis “se agravó a partir del año 2016, luego de visibilizar la situación del sistema económico cambiario en el país”. Recordó que la primera protesta la realizaron en 2011 por la falta de tubos de ensayo para para realizar hematologías a los pacientes.

A punta de paralelo. León indicó además que el sector salud y el sistema salúbre en Venezuela “no tiene la capacidad de brindar una respuesta efectiva como antes”. Con respecto a las empresas privadas, alegó que “los pocos medicamentos e insumos que traen, son comprados al precio del llamado ‘dólar negro’ y esto afecta directa y principalmente a los pacientes más necesitados”.

Problema generalizado. Explicó que no es solo un sector en específico el que se ve afectado, sino que “es un problema general porque todos los pacientes deben pasar por laboratorios para realizarse chequeos médicos rutinarios”.
“Aunque es un problema generalizado, los pacientes crónicos se ven más afectados que los demás porque su condición exige seguimiento y control de la enfermedad que padezcan. Los mismos deben seguir un protocolo de evaluación para determinar si el tratamiento respectivo está surtiendo efecto, pero con la falta de reactivos esto se hace difícil por completo” dijo.
Ante la falta de insumos, se ha presentado un repunte de infecciones y epidemias en el país, como por ejemplo la malaria y el sarampión.

Laboratorios inactivos. Judith León también mostró su preocupación por la enorme cantidad de laboratorios bioanalistas que se encuentran inoperantes en el país, afirmando que “el 100% de ellos no cuentan con todos los recursos necesarios para llevar a cabo los exámenes”.
“La inoperabilidad de los laboratorios afecta también a los bancos de sangre, debido a que no se le pueden hacer a los donantes los exámenes de detección de VIH, sífilis, hepatitis y mal de chagas, lo que vuelve insegura la acción de donar sangre porque no se sabe si la misma está contaminada y con esto se somete al paciente agravado a aceptar la transfusión bajo su propio riesgo” aseveró.
“De los 106 bancos de sangre que estaban prestando servicio a nivel nacional en el año 2016, actualmente solo 58% están en funcionamiento. Y en 2014, los 217 hospitales que estaban adscritos al Ministerio de Salud, todos tenían sus bancos de sangre operativos para realizar una serología” ratificó León.
La serología es el examen básico para determinar si la sangre que se dona cumple con los requerimientos necesarios para ser transfundida.

Exigencia al Estado. Entre los aspectos más relevantes que conciernen al sector salud, destacó que “debido a la crisis en los bancos de sangre el país no se encuentra en una oposición óptima para atender una posible situación de emergencia que amerite la transfusión masiva de sangre a los afectados”. Enfatizó que debido a esto “no se garantiza equidad a la población”.
La exigencia de León se extendió a los centros hospitalarios, “que deben garantizar la sangre a través de sus bancos a los pacientes, para que se acabe con este ‘vía crucis’ que sufren los familiares.

Protesta pacífica. Los profesionales del gremio realizarán hoy una protesta pacífica en la plaza Las Tres Gracias en Caracas a partir de las 10:00 am exigiendo mejoras en el sector salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.