domingo, 13 de mayo de 2018

Lo primero que deben "parir" son los reales


Foto: Archivo
Foto: Archivo

Redacción 2001
Dar a luz significa sin duda alguna uno de los momentos más hermosos y gratificantes en la vida de una mujer, más allá del dolor físico que llegue a sentir la misma mediante el trabajo de parto.
Desde que se anuncia que en los próximos meses llegará un nuevo integrante a un círculo familiar, es normal que padres, pareja y demás allegados se inunden de alegría en espera del nuevo individuo.
Sin embargo, en Venezuela esto ha pasado de significar alegría y júbilo a ser sinónimo de estrés y preocupación. ¿La razón? La trascendencia del grave problema sociopolítico que atraviesa el país afecta, entre tantas cosas, a las futuras madres.





El problema repunta principalmente en los enormes costos en consultas pre y post-parto, déficit de medicamentos necesarios para el control de la embarazada durante los meses de gestación, falta de personal capacitado e insumos médicos en los hospitales públicos, el aumento de enfermedades virales presentes en el ambiente, sumado a los inalcanzables precios de las centros para atender el momento del parto.

Vitaminas esenciales. El consumo de complejos vitamínicos durante los nueve meses de gestación adquiere total importancia en el proceso de control pre-natal, sobre todo después del primer trimestre de gestación, donde ya el feto empieza a formar sus rasgos físicos y a desarrollarse completamente.
Ácido fólico (B9), hierro, zinc y las vitaminas C y D son esenciales para el correcto desarrollo del bebé dentro del vientre.
La vitamina B9 quizá signifique la de mayor importancia en cuanto a la ingesta que deben darle las embarazadas, debido a que el consumo diario de la misma previene defectos de nacimiento en el bebé, sobre todo en zonas como la médula espinal y el cerebro.
En cuanto al hierro y el calcio, cuando los mismos son ingeridos bien sea en alimentos o medicinas pre-natales, aumentarán la producción de glóbulos rojos en la madre que serán esparcidos por todo el cuerpo y por el otro lado, el calcio le otorgará fortalecimiento a los huesos y dientes del bebé.

Precios por las nubes. A pesar de que son primordiales para llevar un correcto control pre-natal, la realidad venezolana golpea fuertemente al poder adquisitivo de la población, en este caso, de las féminas embarazadas.
En enero del año en curso, las cajas de pastillas de ácido fólico y calcio que lograban conseguirse, se situaban entre los 200 y los 300 mil Bs.
No obstante, ante la dificultad para acceder a este tipo de medicamentos en los establecimientos comerciales, muchas mujeres se vieron en la obligación de comprar a los llamados “bachaqueros”.
Desde entonces, la situación en cuanto a la escasez de estos fundamentales medicamentos se agravó en todo el país.
Ana Gámez, de 28 años de edad, tiene 20 semanas de gestación y asegura que “ha recorrido miles de farmacias en toda la capital y solo en una logró conseguir el ácido fólico que le recomendó su obstetra de control para el cuidado de su embarazo”.
“Compré las que pude, no creí que hubiesen aumentado tanto, hace algunos meses no estaban en más de 300 mil y las dos cajas que compré me salieron en 650 mil Bs cada una” dijo.
También se refirió a que tiene semanas tratando de encontrar vitaminas para ella y el tratamiento de su hermano menor, quien sufre de anemia pero “la búsqueda ha sido totalmente en vano”.

Gastos en dólares. La esposa de Rubén Salvador dió a luz el pasado 10 de abril en una clínica del estado Vargas donde tuvo que cancelar en dólares para costear la cesárea y cuidado post-parto.
“Junto al pago de la clínica, se añade la compra de fórmula NAN para recién nacidos de logré encontrar gracias a un contacto en Bs 3 millones 800 mil. Los pañales los conseguí en 1 millón 850 mil Bs. Sumado a otras cosas esenciales para mi esposa y el bebé, toda la familia gastó más de 100 millones”.
Con respecto a esto, es determinante saber que los gastos en trabajos de pre-parto y parto logran rebasar el poder adquisitivo del venezolano, llegando hasta a quintuplicar el ingreso mínimo salarial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.