lunes, 9 de julio de 2018

Bolívar soberano perdió su valor sin haber empezado a circular


El bolívar soberano murió antes de nacer. El tsunami de la hiperinflación, que registró en mayo 110,1% de acuerdo con cálculos de la Asamblea Nacional, no solo provocó la pérdida de la capacidad adquisitiva del “fuerte”, sino que ha hecho que la nueva familia de billetes y monedas –que entrarían en vigencia el 4 de agosto después de que el gobierno prorrogó la reconversión por 60 días– se haya depreciado sin haber ni siquiera entrado en circulación.

El economista y diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas del Parlamento, afirmó que el nuevo cono monetario perdió su valor por el ritmo en el que ha avanzado la inflación. Calculó que para el 4 de agosto, el billete de mayor denominación (500 bolívares soberanos) valdrá 15 bolívares soberanos o el equivalente a 15.000 bolívares fuertes. “Con inflación mayor a 100% cada mes ese billete vale la mitad o menos de la mitad. Hacen falta nuevas familias de billetes cada mes a estos niveles de inflación. Además, imprimir billetes con tan poco valor es muy costoso para el Banco Central”, dijo.
El economista Leonardo Vera, profesor titular de la Escuela de Economía de la Universidad Central de Venezuela y miembro de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, aseguró que la reconversión monetaria es una de las muestras más fehacientes de la incompetencia que en materia económica y financiera ha mostrado la presente administración.
“Fue anunciada repentinamente para ser puesta en práctica en muy pocos meses, sin haber previsto una gran cantidad de complicaciones que están involucradas en la implementación del proceso”, advirtió. “Por lo tanto se desplazó la fecha y evidentemente hay una cantidad de riesgos que están involucrados. Uno de ellos, tiene que ver con las nuevas piezas monetarias”, señaló.
Indicó que la mayor parte de esas nuevas piezas repiten las denominaciones del cono monetario que entró en circulación en 2017, como por ejemplo el de 100 bolívares soberanos que equivale al actual billete de 100.000 bolívares y el de 2 bolívares soberanos que sustituirá al de 2.000 bolívares. “Corresponde a denominaciones que existen en Venezuela, pero con tres ceros más y que ya no sirven, por lo tanto estos con tres ceros menos tampoco van a servir”, aseguró.
Vera se preguntó qué sentido tiene poner en circulación una familia de billetes y monedas en la que la mayor parte de las piezas ya son denominaciones que están virtualmente caducas. “Un billete de 20 sustituiría al de 20.000, que está a punto de ser obsoleto. ¿Qué puede hacer una persona con eso? Comprar un café con billetes de 20.000, por hablar de una cosa muy sencilla, es prácticamente imposible, no cabe materialmente en la cartera el número de billetes”, expresó.
Con la entrada en vigencia del nuevo cono monetario entrarían también  en circulación 2 nuevas monedas, de 0,50 y 1 bolívar soberano, que equivalen a 500 y 1.000 bolívares respectivamente. “Eso quedó totalmente obsoleto. No hay nada, excepto quizás el pasaje del Metro, que pueda calificar para ser pagado con las monedas. Esto también es un gasto innecesario que se ha hecho. Todo esto implica millones de dólares en gastos que está haciendo el gobierno comprando estas piezas monetarias en el exterior”, dijo.
Inflación se tragó el cono
El economista Vera precisó que solo entrarían en circulación dos piezas realmente nuevas, que son los billetes de 200 y de 500 bolívares soberanos. Sin embargo, calcula que para noviembre quedarán prácticamente en desuso. “Tendríamos que entrar en un nuevo proceso de reconversión monetaria ya a final de año, es decir, que deberíamos estar esperando un nuevo anuncio”, advirtió.
Si el bolívar soberano estuviese en circulación actualmente los venezolanos tendrían que desembolsar una gran cantidad de piezas para pagar un solo producto. En el mercado municipal de Chacao un kilo de café lo expendían el viernes pasado en 22 millones de bolívares, que equivaldrían a 22.000 bolívares soberanos. Lo que significa que una persona tendría que entregar 44 de los billetes de mayor denominación para adquirir ese rubro.
“¿Cuánto dinero tendría que emitir el gobierno para compensar el alza de los precios?”, expresó un cliente. “El problema radica en que la medida de la reconversión está divorciada de la inflación”, aseguró una consumidora.
Comerciantes del mercado municipal sostienen que la medida no resolverá la crisis económica. “No solucionará el problema mientras el bolívar siga devaluándose y los precios aumentando”, dijo un vendedor de hortalizas. “Seguiremos usando el punto de venta”, añadió una comerciante de café.
Vera explicó que el Banco Central y las autoridades económicas deben pensar qué hay que hacer en materia de inflación, de lo contrario Venezuela estará permanentemente en un proceso de sustitución “muy imperfecto” de toda la familia de monedas y billetes que hay en el país. “El ciudadano común va a seguir viendo estos gravísimos problemas de la pérdida de la capacidad adquisitiva del efectivo, de la escasez de efectivo y de la imposibilidad de transportar materialmente volúmenes grandísimos de billetes para poder comprar cosas muy sencillas”, añadió.
Claudio Rivas, secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores Bancarios, aseguró que la inflación se comió el nuevo cono monetario. “Ningún billete alcanzará para comprar ni un kilo de carne”, expresó.
El viernes pasado en el mercado de Chacao el kilo de carne mechada costaba 6,38 millones de bolívares, lo que equivaldría a 6.380 bolívares soberanos. Un consumidor necesitaría actualmente 13 piezas del billete de mayor denominación para pagar solo ese producto.
El secretario de Fetrabanca aseguró que todavía ningún banco ha recibido piezas del nuevo cono monetario. “La plataforma tecnológica de los bancos está lista entre 85% y 90%, pero no han podido calibrar los cajeros automáticos y eso es una gran falla que vamos a tener. No va a dar tiempo de calibrar los 7.000 cajeros que hay en el país”, afirmó.
Quienes también consideran que la reconversión no solucionará la crisis son los trabajadores del Banco Central. Sostienen que no tiene sentido implementarla debido a que sería una pérdida de tiempo por los altos índices hiperinflacionarios.
Datos
  • 44 piezas de mayor denominación (500 soberanos) tendrían que entregar actualmente una persona por un kilo de café, que valía el viernes pasado 22 millones de bolívares
  • 15 bolívares soberanos es el valor real que tendrá el billete de 500 bolívares soberanos para el 4 de agosto, día en el que entraría en vigencia el nuevo cono monetario
  • 85% y 90% tiene el avance de la plataforma tecnológica de los bancos. Siguen a la espera de que les entreguen las piezas para calibrar los cajeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.