.

.

martes, 21 de agosto de 2018

“En el oeste apoyan las protestas pero temen represalias”

La crisis económica no distingue clase o ubicación. Los venezolanos se quejan diariamente por la escasez, la inflación y el colapso de los servicios públicos. Los habitantes del oeste de Caracas, aunque no lo puedan expresar abiertamente, también apoyan las acciones de protestas contra la situación del país y 

en rechazo a las medidas del gobierno nacional. Sin embargo, según Leonardo Silva, dirigente social de Catia, se ven limitados a las convocatorias de la oposición por miedo a los colectivos oficialistas en sus comunidades.“En el oeste apoyan el paro y las protestas, pero la gente y los comerciantes temen represalias de los colectivos, hay miedo y coacción”, dijo Silva y aseguró que los ciudadanos están confundidos con los anuncios del presidente Nicolás Maduro, y que lo que más les preocupa a los residentes de Catia y La pastora, entre otras zonas, es perder sus puestos de trabajos.

Afirmó que en las comunidades del oeste caraqueño el descontento es por la caída del poder adquisitivo, la inseguridad y el colapso de servicios que cada día está peor. Dijo que pese a que muchos no son afectos al gobierno, se reservan las críticas porque si la manifiestan públicamente pierden los beneficios de programas del Estado, como las cajas CLAP y los bonos del carnet de la patria.
“Aquí funcionamos distinto a todo el territorio nacional. Hay colectivos cerca. De hecho hoy, a pesar de la reconversión, varios comercios abrieron bajo amenazas. Los comerciantes apoyan el paro pero difícilmente aquí se desarrolle con fuerza aunque ya la gente no crea en Maduro”, aseguró.  
Algunas comunidades de los municipios Sucre, Baruta y El Hatillo respaldaron la convocatoria de paro que hicieron Voluntad Popular, Primero Justicia y La Causa R. Informaron que entre los vecinos se han organizado para avalar la propuesta que consideran viable para presionar al gobierno y producir un cambio económico que beneficie a la sociedad.
José García, dirigente vecinal de Terrazas del Ávila, señaló que las medidas empobrecen a los ciudadanos. “Somos una comunidad donde hay muchos pequeños y medianos comerciantes que amanecieron técnicamente quebrados, con su capital destruido y por consiguiente sus empresas. Este paro es una forma de evaluar las futuras acciones y posiciones”
Mercedes Silva, vocera de El Hatillo, consideró que es necesaria la unión entre la comunidad y los comerciantes ante “la atrocidad que anunció Maduro”, qué, afirmó, afectará a la comunidad de manera que cierren los comercios y mercados populares de la zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.