.

.

domingo, 12 de agosto de 2018

Venezuela dejó de ser opción para la gente joven

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Jesus M. Gambús | redacción2001@bloquedearmas.com
Aunque el Día Internacional de la Juventud instituído por las Naciones Unidas es letra activa desde hace nueve años por mandato de su resolución 54/120, la tarjeta de invitación enviada a Venezuela parece haberse extraviado entre Nueva York y Caracas.



Lejos del espíritu festivo y esperanzador que marca la fecha al menos, en el papel, la juventud venezolana atraviesa uno de sus trances más dramáticos.
Al momento en que la celebración se enciende en el mundo, un número cuantioso y no preciso de jóvenes abandona al país por todo medio posible, en busca de futuro.
En la salida o huida, según sea el caso, Venezuela se queda sin su recurso humano más preciado, y a manos de una generación mayor que esperaba entregar el testigo a su relevo, como la ley de la vida sugiere. Y es que las fronteras nacionales son hoy un verdadero encierro para los sueños y los planes de vida de miles de ellos.
Las posibilidades de trabajo digno, seguridad social, atención sanitaria, adquisición de vivienda se han venido estrechando, mientras otros países, aún con su incertidumbre se aprecian como la tierra prometida.
Otro propulsor de la salida y desilusión de los jóvenes reside en la feroz represión de mediados de 2017 que siguió a las manifestaciones en contra del gobierno de Nicolás Maduro.
Muchos de ellos perdieron la vida, otros sufrieron heridas, persecución y torturas, como suscriben las carpetas elevadas a consideración de los Defensores de los Derechos Humanos.
Recomendaciones
El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General, el Consejo de Seguridad y el Consejo Económico y Social aprobó la recomendación de la Conferencia mundial de los ministros de la juventud.
Vale la aclaratoria
Para evitar malos entendidos con respecto al concepto de juventud, la ONU especifica que el término comprende a las personas con edades comprendidas entre 18 y 29 años.
La atención internacional a este grupo que, por razones del boom demográfico es hoy es el más numeroso de la historia (1800 millones, según la ONU), obedece al papel que tienen por delante en el cambio social, el desarrollo económico y la innovación tecnológica, además de retos no menos importante como el trabajo por la paz global y el fin de los conflictos.
Pero esas tareas que demanda el futuro requieren la mano de las organizaciones mundiales que reconocen la vulnerabilidad de los jóvenes ante los cambios sociales, los extremismos, el narcotráfico, entre otros factores.
La visión oficial
La respuesta a las demandas de inserción juvenil al sistema económico y productivo tienen un sello particular por parte del Gobierno nacional: El 14 de junio de 2017 comenzó a operar el programa Chamba Juvenil.
Según el Ejecutivo, la iniciativa del presidente Nicolás Maduro, consecuencia de las tendencias mostradas en los afiliados a l carnet de la patria, ha incorporado alrededor de un millón de jóvenes.
La bandera oficial no deja de observarse como una manipulación a los jóvenes a través del carnet de la patria.
El reciente llamado a los portadores del documento a formar filas en el sistema de salud del país, fue un paso que no ha caido bien en los gremios adversos al Socialismo del Siglo XXI, de amplia formación profesional que se sienten amenazados por los adoctrinados..
Pocas consideraciones quedan hacia el otro aspecto de la misión, que permite a los tenedores del carnet de la patria elevar propuestas a la banca pública, para acceder a un crédito.
Las cifras oficiales más recientes aseguraban que 250 mil jóvenes habían sido beneficiados con el empleo en instancias públicas y privadas, al tiempo que muchos se han integrado a los planes de formación de promotores en las áreas social, salud, educación, turismo, recreación, tecnología, ambientación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.