.

.

domingo, 16 de septiembre de 2018

Apagones acaban con 70% de la producción láctea de Venezuela


(Foto archivo AVN)


La crisis eléctrica tiene al borde de la quiebra a Perijá, la región del estado Zulia en la que se producen casi tres cuartos de la leche y de los quesos que se consumen en el país. Al menos 500 fincas, ubicadas en las carreteras La Culebra y Aquí me quedo, pierden a diario 90 % de su producción láctea al no poder refrigerarla. Este mes, las pérdidas alcanzaron nueve millones de litros de leche, publica Crónica Uno.
Por Mariela Nava
@navamariela





Maracaibo. La crisis eléctrica que desde hace 10 meses azota al estado Zulia continúa haciendo estragos. La Villa del Rosario, en Perijá, uno de los municipios donde se produce la mayor cantidad de leche y carne del país pierde, actualmente, 300.000 litros de leche al día por los cortes eléctricos “programados” que, en su caso, duran entre 10 y 12 horas cada día. La llamada “despensa de Venezuela”, otrora responsable del abastecimiento de 60 % de leche y carne en Venezuela, está secándose debido a la crisis generalizada que impide mantener la producción ganadera en el país.
La Unión de Ganaderos de La Villa del Rosario (Ugavi) denunció la asfixia de sus agremiados ante el colapso de los servicios por la falta de energía eléctrica que, desde hace un mes, se agudizó en la zona. Al menos 500 fincas, ubicadas en las carreteras La Culebra y Aquí me quedo, pierden, a diario, 90 % de su producción láctea por no tener cómo refrigerar la leche, la cual, una vez que se acidifica, no sirve ni para hacer quesos.

CONTENIDO PATROCINADO
Americans could save thousands by taking advantage of this government program


Actualmente, 70 % de la producción láctea de Venezuela se concentra en esta zona que colinda con Colombia. Este mes, Ugavi contabilizó la pérdida en nueve millones de litros de leche, que se producen en un estimado de 500 materas. Para Omar Márquez, presidente de la organización, la situación es insostenible.
Después de que la leche rebasa cierto porcentaje de acidez ni siquiera sirve para hacer queso; es más, ni para consumo animal. Esta situación nos afecta en distintas formas porque aquí se ordeña dos veces al día. Cuando en la madrugada no hay electricidad, así sea con lámparas logramos ordeñar, pero después dónde la vamos a almacenar si ya tenemos en el tanque la de la tarde del día anterior, fría. No le podemos agregar arriba la caliente porque se nos dañan las dos.


Villa del Rosario está dividida en dos circuitos para efectos de Corpoelec. Circuito Aurora y Circuito La Villa. El primero afecta las telecomunicaciones, estaciones de servicio, bancos y negocios, debido a que comprende el casco central de la localidad, mientras que el segundo es el responsable de la pérdida de la producción de leche, pues tanto la carretera Aquí me quedo como la carretera La Culebra, donde se concentra la mayor cantidad de propiedades, quedan a oscuras.
La falta de combustible también afecta la producción, pues las estaciones de servicio se concentran en el casco central del pueblo y, al sufrir racionamiento, es imposible surtir los camiones que trasladan la leche cruda de las materas a las receptoras y la ya procesada a la ciudad de Maracaibo u otras zonas. Sin embargo, para Márquez, el problema va más allá:
“Obviamente, dentro de la finca pernocta personal y no tener electricidad afecta su rendimiento y su calidad de vida. No solo se pierde la leche, también la comida que está en la nevera de los obreros. Las plantas pasteurizadoras y queseras no tienen cómo operar en caso de que no haya electricidad porque no pueden procesar. No todas tienen plantas. De esta forma las fallas eléctricas afectan toda la cadena de producción”.
La Unión de Ganaderos confía en la fe de cada uno de los agremiados, que han dado su vida entera por las tierras, para seguir adelante, aunque la organización asegura que para finales de septiembre podrían llegar “al llegadero”.
Solo 5 % de las fincas de la subregión tiene plantas eléctricas para subsistir durante los apagones, que tampoco tienen horario fijo. Estos pueden ser de mañana, tarde o noche. Las plantas queseras y receptoras de leche tienen sus propias limitaciones para el almacenamiento, pues la inseguridad en la carretera que conduce al municipio limítrofe con Colombia es tal, que los fletes han subido el doble de su precio, por eso les han dado facilidades a los ganaderos para que no dejen perder el producto, como agregarle tiras de hielo con el fin de prolongar el enfriamiento mientras logran llevarlo a Maracaibo.
Siga leyendo en Crónica Uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.