.

.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Crisis se agudizó a un mes del programa de "recuperación" de Maduro


La crisis económica en Venezuela se ha agravado desde el 20 de agosto cuando el presidente Nicolás Maduro, puso en marcha su programa de "recuperación, crecimiento y prosperidad", un plan que según el gobierno ha sido exitoso pero que contrasta con la escasez generalizada que se vive en el país.La hiperinflación que entró Venezuela desde el año 2017 se disparó luego del paquete de ajustes financieros decretados por el Ejecutivo, al punto de que los precios suben cuatro por ciento cada día y lo hicieron en  223,1 % el mes pasado, informó la Asamblea Nacional en un reporte mensual.


"Tenemos cuatro semanas de una inflación que se ha acelerado de una manera importante y para el mes de septiembre vamos a tener la inflación más alta de lo que va de año como consecuencia de las medidas", dijo el diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas de la Cámara a la agencia de noticias Efe.
El legislador criticó que las promesas de apertura económica del gobierno no se han cumplido al considerar que, por el contrario, existen más controles, especialmente sobre el flujo de divisas, la producción y distribución de alimentos y otros productos de primera necesidad, generalmente escasos.
El gobierno fijó los precios de decenas de productos como la carne, el pollo y los huevos, alimentos que han desaparecido de los supermercados y que se conseguían con relativa facilidad dentro del desabastecimiento en que se encuentra el país desde hace años.
Ante esto, Maduro anunció más controles sobre la actividad económica que, explicó, será fiscalizada para castigar a quienes no respeten los precios acordados, aún cuando los empresarios han denunciado que los nuevos precios los determinó el gobierno sin considerar los gastos de inversión y las ganancias.
El mandatario invitó a los ciudadanos a contribuir con la recuperación económica canjeando sus divisas en el  mercado oficial de subastas, un espacio que sigue ofreciendo un precio muy inferior al que se maneja en el mercado paralelo e ilegal.
Pese a que el gobierno ha promovido las subastas y autorizó que los bancos nacionales operen con monedas extranjeras, en ninguna entidad financiera o casa de cambio se puede comprar un dólar o euro, pero sí se puede vender a la tasa que fija el Banco Central de Venezuela, por lo que las ofertas son pocas.
"La expectativa que había que eso podía ser una apertura del control de cambio se ha convertido en un control más férreo que criminaliza aún más la actividad económica y genera mucha más desconfianza y miedo", opinó Alvarado al recordar que el gobierno despenalizó este mes los ilícitos cambiarios.
El parlamentario cuestionó el aumento del ingreso mínimo legal que Maduro multiplicó por 35 y lo ubicó en unos 30 dólares, según la tasa oficial de cambio. Ésto dejó sin empleo a muchos venezolanos y generó una de las tasas de desempleo más altas en lo que va de año. 
El mandatario también aumentó el impuesto general sobre el consumo, anunciando un incremento  en el precio de la gasolina. Se comprometió a reducir el déficit fiscal a cero, algo que no ha cumplido acorde a las declaraciones de Alvarado quien aseguró que el BCV sigue imprimiendo dinero sin respaldo, estimulando la inflación.
El ejecutivo puso en marcha una reconversión monetaria que le quitó cinco ceros al bolívar, una moneda que devaluó en 95,8 %, y echó a andar una nueva familia de billetes con denominaciones más ajustadas a la hiperinflación.

Uno de los propósitos de esta medida era corregir la escasez de dinero físico, un problema que persiste así como la reventa de los billetes especialmente en los estados fronterizos, donde los ciudadanos pueden comprar productos escasos a precios más bajos si pagan con efectivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.