.

.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

"El día 91" es la gran incógnita de trabajadores

Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Zulay Camacaro
A sólo tres días de la entrada en vigencia de la reconversión monetaria, el presidente Nicolás Maduro anunció un nuevo incremento salarial, anclado al Petro, que fijó el sueldo mínimo en 1.800 bolívares soberanos.



El incremento desató mucha inquietud en el sector empresarial, en vista de que no todas las empresas pueden asumirlo.
El Presidente indicó que el gobierno asume el diferencial del pago de la nómina de las pequeñas y medianas empresas por un período de 90 días: “lo asumo, tengo el dinero para hacerlo”.
Para optar por el subsidio salarial, las empresas deben registrarse en el portal patria.org.ve y enviar sus nóminas al Ejecutivo. Sin embargo, los trabajadores pueden registrarse individualmente aún cuando no tengan el carnet de la Patria, para recibir los pagos por concepto del sueldo mínimo, lo cual automáticamente pone al patrono a seguir las reglas del juego propuesto por el gobierno.
A partir del 07 de septiembre de 2018 comenzó a cancelarse el nuevo salario mínimo decretado, en tres fases. La disposición abarca tanto a los trabajadores de la administración pública como la privada.
El cronograma de pago arrancó el 07 de septiembre, cuando se canceló la primera cuota correspondiente al 25% del salario, el 14 de septiembre se depositó otro 25% del sueldo y el 28 de septiembre se terminará de cancelar el salario restante de los trabajadores inscritos en la nómina pública y privada.
La Gaceta no aporta mayores detalles sobre las condiciones del “subsidio”. Una versión extraoficial refiere que el gobierno cancelará el diferencial de sueldos en calidad de préstamo a los empleadores privados.
La escala salarial y la meritocracia son temas que preocupan a los empleadores.
Con el salario mínimo, los empleadores deben ajustar todo el tabulador de sueldos para reconocer el mérito, la antigüedad, las destrezas y la formación gerencial profesional y técnica del personal. Estos incrementos en las nóminas podrían acarrear el cierre de empresas, con la consecuente cesantía de muchos empleados.
La incógnita es qué ocurrirá con los trabajadores y las empresas al término del período de los 90 días del subsidio. Muchos trabajadores se hacen es a pregunta.

Gremios. Ante las medidas económicas anunciadas por el Gobierno, sobre todo el aumento salarial, los gremios manifiestan preocupación.
El presidente de la Confederación Venezolana de Industrias (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, considera que no son sanas para el sector industrial del país las recientes medidas económicas tomadas por el Jefe de Estado, entre ellas la fijación del Precio Máximo de Venta al Público (Pmvp), el incremento del salario mínimo, y el aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA, de 12 a 16%.
Olalquiaga señala en declaraciones publicadas en la página web del gremio, que “en materia económica, el impacto que tendrá la medida de un aumento salarial de BsS 1.800 en el entorno económico actual, revela la posibilidad cierta de un masivo cierre de pequeñas, pero también de grandes empresas, ante la imposibilidad de honrarlos”.
Por su parte, María Carolina Uzcátegui, presidenta de Consecomercio, indicó que aproximadamente 40% de los comercios en Venezuela están cerrados, luego de las medidas económicas implementadas por el Gobierno.
Uzcátegui indicó que hay algunos comercios y negocios que permanecen con sus puertas abiertas. “Muchos de ellos ostentan al frente de sus negocios letreros que dicen liquidación total y otros te dicen que siguen a la expectativa, y no saben qué va a pasar”.
.
Encuesta de calle. En un recorrido por algunas calles de Caracas se consultó a los transeúntes y trabajadores de la economía informal, a fin de saber si sus patronos les están pagando el incremento salarial o lo obtuvieron registrándose en el portal patria.org.ve.
De una muestra de 25 encuestados, 7 de ellos manifiestan que la empresa se adhirió al subsidio y les están pagando, 5 indicaron que se inscribieron individualmente (sólo uno de ellos dijo que recibió el pago), los 6 restantes manifestaron que no se han inscrito y no desean hacerlo, entre ellos uno que afirmó desconocer el mecanismo.
Otros siete que no quisieron indentificarse “por temor a represalias”, manifiestan dudas sobre la estabilidad laboral una vez vencido el compromiso asumido por el Gobierno.
Tampoco forman parte de la encuesta algunos vendedores de café y chucherías, quienes no dieron su nombre y manifestaron que no saben cómo ingresar a la página.
Entre los que sí respondieron está César Gómez, mototaxista, quien relató que el se inscribió por la página, “no por la empresa, Asociación Cooperativa Moto Línea Caracas. Tengo mi carnet desde el 2017. No he recibido el pago, lo hice apenas dijeron”.
Mientras, su colega Jesús Tovar, admite que recibió “el pago de BsS 600, que es el bono de la Reconversión, y el de BsS 180 que no sé de qué es. Tenía el carnet de la Patria desde hace tiempo”.
En otro grupo hay gente como Luis Prieto, quien dice que la empresa donde labora se adhirió al subsidio y regularmente ha recibido las dos cuotas del salario.
Arévalo Molina vende tostones, tiene carnet y dijo que no sabe cómo inscribirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.