.

.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Plomo parejo estremece Latinoamérica


Foto: Referencial
Foto: Referencial

Redacción 2001 / BBC Mundo | r2001@dearmas.com 
Parecen números pero son personas, padres, madres, hermanos, hijas. Más de 250.000 personas perdieron la vida en el mundo por heridas causadas por armas de fuego en el mundo en el año 2016. Más de la mitad de esas muertes ocurrieron en apenas seis países, de los cuales cinco se encuentran en Latinoamérica.



Nuevos estudios, entre ellos uno de la Organización de Naciones Unidas (ONU), revelan que hay una crisis de asesinatos en gran parte de América Latina y el Caribe, que hoy es la región más violenta del mundo. Todos los días, más de 400 personas son asesinadas allí, un recuento anual de alrededor de 145,000 muertos.
Así, con solo el 8% de la población mundial, la región aproximadamente un tercio de los asesinatos en todo el mundo. También es la única región donde la violencia letal ha crecido de manera constante desde 2000, según las cifras de la ONU. Y casi uno de cada cuatro homicidios en el mundo tiene lugar en solo cuatro países: Brasil, Venezuela, México y Colombia.
El año pasado, un récord de 63,808 personas fueron asesinadas en Brasil. México también estableció un récord de 31,174, con homicidios en lo que va de año hasta un 20% más. Cifras que contrastan con las cuentas de regiones como China (8.634 homicidios), toda la Unión Europea: (5,351) o los propios Estados Unidos: (17,250).
Caribe explosivo. Además de las cifras de la ONU, otro de los estudios recientes que pone la lupa sobre el tema de la violencia y las armas en la región es el emprendido por el Instituto de Medición y Evaluación Sanitaria (IHME, por sus siglas en inglés) en la Universidad de Washington. El índice “Mortalidad Global por Armas de Fuego 1990 - 2016”, publicado esta semana, recoge cifras procedentes de más de 195 países y territorios del mundo, trae algunos datos positivos como el hecho de que, en general, la mortalidad por armas de fuego descendió anualmente en promedio en el mundo en 0,9%. Así, aunque el número absoluto de muertes pasó de 209.000 a 251.000 entre 1990 y 2016, su proporción en relación con la población mundial se redujo. Esta mejoría, sin embargo, no se produjo de forma equitativa. Sin embargo, hubo, en concreto, 41 países donde la situación fue a peor, entre ellos cinco se encuentran en América Latina. En estricto orden: Brasil, Estados Unidos. México,Colombia y Venezuela.
Brasil. El gigante sudamericano encabeza la lista de países donde más personas perdieron la vida por el uso de armas de fuego, con unas 43.200 víctimas en 2016. Se trata de un aumento sustantivo en comparación con las 27.300 muertes registradas en 1990 que se tradujo en un incremento de 18,4 a 19,4 en la cifra de fallecidos por cada 100.000 habitantes.
Estados Unidos. Con 37.200 muertos por armas de fuego, Estados Unidos es el único país desarrollado que aparece en este grupo. A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los países latinoamericanos de esta lista, en su caso la cifra de muertos por suicidio (23.800) es superior a las víctimas de homicidio (12.400).
México. Aunque las noticias sobre violencia en México suelen acaparar muchos titulares, los 15.400 muertos por armas de fuego en 2016 indican un aumento en el número absoluto de fallecidos en relación con 1990, cuando perdieron la vida 11.700, pero representan una disminución en relación con la población total del país al pasar de 15,9 a 11,8 muertes por cada 100.000 habitantes.
Colombia. Después de Chile, Colombia es el país de América Latina donde más mejoraron los índices de mortalidad por arma de fuego. No solo logró disminuir su número de víctimas mortales de 56,7 a 25,9 por cada 100.000 habitantes, sino que redujo el número de muertes en términos absolutos al pasar de 19.100 en 1990 a 13.300 en 2016.
Venezuela. Con 12.800 muertes por armas de fuego en 2016, Venezuela es el país latinoamericano en el que este indicador más se ha deteriorado desde 1990, cuando registró unos 3.220 fallecidos por esta causa. La cifra de víctimas por cada 100.000 habitantes pasó de 17,1 a 38,7 en el periodo estudiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.