.

.

miércoles, 24 de octubre de 2018

El Estado abandona en la morgue a presos que mueren en cárceles de Lara


 Familiares de recluidos en la Comunidad Penitenciaria Fénix   EFE/Miguel Gutiérrez


En los últimos quince días han fallecidos dos presos que estaban recluidos en los penales larenses y el Estado no se ha hecho cargo ni de las diligencias de sus muertes. El personal del Ministerio de Servicio Penitenciario han dejado los cadáveres en la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda  de Barquisimeto, estado Lara, sin tan siquiera comunicarlo a sus familiares y las diligencias respectivas, según pudo conocer el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).


Leonel Dornele Almeida Riera (24), tenía cuatro años presos porque se había robado un celular en el estado Falcón, seis penales recorrió y aún estaba procesado. Las cárceles de Coro, La Pica, Puente Ayala, Uribana, posteriormente fue trasladado hasta el Dorado en el estado Bolívar por un castigo y  hace dos meses habría llegado a la Comunidad Penitenciaria de Fénix, ubicada al norte de Barquisimeto, fue trasladado de El Dorado con la promesa de ir a su penal de origen y que solo pernoctaría en Lara, pero nunca sucedió lo dejaron acá.
Su familia no lo había visitado porque son de escasos recursos, pero hasta donde les dijo Leonel se encontraba bien, hacia ocho (8) días que habló  con su hermana Ilianny Chirinos por teléfono, pero fue este sábado que ella recibió un mensaje de texto que le indicaba que lo habían operado de emergencia. Leonel Dornele había presentado en el penal un dolor muy fuerte que lo había hecho vomitar hasta la bilis, según comenta Chirinos al equipo del OVP.
El interno tenía obstrucción intestinal, por lo que en el Hospital Central le hicieron una colostomía, él mismo llamó a su familia y les indicó que debían estar en el centro asistencial, ellos comenzaron a buscar dinero en Coro para el viaje. Según relata Chirinos al OVP, su hermano no acató las ordenes médicas y una vez que salió de la intervención quirúrgica tomo agua, además entró en desesperación y se quitó parte de lo que le habían colocado (la bolsa), situación que agravó su estado y el domingo 21 de octubre murió, cuando se comunicaron con la familia fue para darles las malas noticias, Leonel murió.
Ellos salieron del estado Falcón rumbo al estado Carabobo y allí se trasladaron en otro colectivo para Barquisimeto, porque no consiguieron un vehículo directo al estado Lara.
Relataron al equipo del OVP que al llegar a la morgue reconocieron el cadáver, no han visto autoridad alguna del Ministerio de Servicio Penitenciario, nadie dio la cara, ni tampoco los ayudaron con los gastos funerarios, los cuales debieron correr por cuenta de los familiares quienes en preparación, urna y traslado debieron cancelar 15.000 bolívares soberanos.
La misma situación vivieron los familiares de Juan Carlos González (37) quien llevaba detenido un año y medio en el Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocido como Uribana, cárcel ubicada en el  norte de Barquisimeto, que se encuentra bajo medidas provisionales de la Corte IDH emitidas en el 2007 y está a escasos metros del penal de Fénix. El hombre quien era natural del estado Zulia, de la etnia Wayuu, fue detenido en el año 2017, en San Felipe estado Yaracuy, por un homicidio, el cual presuntamente cometió en defensa propia, estuvo 15 días en el centro de detención y trasladado a Uribana, estaba en fase de juicio y falleció el lunes 8 de octubre en el Hospital Central.
Cecilia Hernández también contó lo vivido al OVP, ella había visitado a su hermano el 30 de septiembre “comía poco, no le daban desayuno, a veces el almuerzo era a las 3 de la tarde y la cena cuando llegaba a las 12 de la medianoche. Había rebajado bastante y tenía una fuerte gripe, tenía tiempo con ella, además tenía tos y presentó fiebre”.
Cual fue la sorpresa de la mujer cuando el jueves 11 de octubre una señora que tiene un familiar en el mismo penal se comunicó con ella para indicarle que su hermano había “fallecido”, “el acta de defunción reflejaba una neumonía”, pero su familia cree que lo que padecía era una tuberculosis. “Tenía ya tres días en la morgue Juan Carlos, iba a ser enterrado en una fosa común  y ningún funcionario de la cárcel Uribana se lo había comunicado a la familia”.
Cecilia relata al OVP que en compañía de dos tías llegaron a Lara el sábado 13 de octubre, ya el cadáver estaba descompuesto porque las cavas del centro asistencial no sirven, las mujeres sin dinero alguno montaron guardia en la morgue día y noche, durante tres días, hasta fueron víctimas del hampa en el lugar, con el fin de que el cuerpo de Juan Carlos no fuera sacado para ser enterrado en una fosa común; los funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc-Lara ayudaron con el papeleo y con algunas ayudas obtenidas en la región la familia pagó el traslado para el estado Zulia por 69.000 bolívares soberanos.
Con los testimonios obtenidos por el OVP se evidencia la desidia  y el trato inhumano que tiene el Estado con los privados de libertad y sus seres queridos de este país, a quienes someten a torturas, humillaciones y además los matan de hambre y padecen enfermedades en medio de una ausencia de asistencia médica y la nula existencia de medicamentos. No bastando con eso, sus familiares también tienen que pagar sus condenas y también son víctimas de las violaciones de los Derechos Humanos.
El Observatorio solicita una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial y transparente al Ministerio Público y a la Defensoría del Pueblo con el objeto de establecer las responsabilidades de la atención médica adecuada, respetuosa y a tiempo y elevará al relator de personas detenidas de la Comisión IDH de este trato indigno que se le brinda a los presos y sus familias y a la Corte IDH porque la cárcel de Uribana está bajo medidas provisionales.
Prensa Observatorio Nacional de Prisiones

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.