.

.

jueves, 4 de octubre de 2018

Zulia, el estado petrolero de Venezuela, está al borde de caer en una emergencia eléctrica


Cindy Morales está en la puerta del patio trasero de su casa durante un apagón en Maracaibo, Venezuela REUTERS / Marco Bello


El Comité de Afectados por los Apagones declaró 3.550 interrupciones del servicio eléctrico, cerca de 44 fallas por día, publica ABC.
Paula A. Arocha





La crisis económica que atraviesa Venezuela se manifiesta con más fuerza en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia, un territorio limítrofe con Colombia y rico en petróleo, donde los venezolanos protestaron este lunes desde tempranas horas en las agencias bancarias porque no era posible adquirir dinero en efectivo debido a los cortes de electricidad.
Los habitantes denunciaron mediante las redes sociales que muchas familias han tenido que dormir en las calles por las altas temperaturas, sin agua y con presencia de plagas que impiden su descanso.
Ana Iriarte, venezolana y madre de dos hijos, denunció a través de twitter su situación actual: «Tenemos una cocina eléctrica y cuando falla la luz prácticamente nos quedamos sin poder cocinar. Se nos ha quedado la comida cruda varias veces… sin luz pasamos hambre. No tenemos servicio de gas, estamos desesperados».









Según el Foro Económico Mundial, Venezuela se destaca por tener la décima peor infraestructura eléctrica. El Comité de Afectados por los Apagones, una asociación civil que monitorea las fallas eléctricas, declaró 3.550 interrupciones del servicio eléctrico en el primer trimestre de 2018, cerca de 44 fallas por día. En 2017, las fallas totalizaron 18.221: 50 por día.
Con una inflación diaria de 2,8%, persiste una escasez de dinero en efectivo y los venezolanos se ven forzados a realizar los pagos mediante los puntos de venta que, debido a las interrupciones eléctricas, se encuentran apagados y averiados, continúa el desabastecimiento en los supermercados y farmacias, se dificulta cada vez más el comercio, se alargan las jornadas laborales, incrementa el caos en el tráfico por la inactividad de los semáforos y es básicamente imposible adquirir agua potable.
Amenaza para el resto del país
Se han registrado protestas en toda la región ante el caos eléctrico que parece no tener solución a corto plazo tras ocho meses de apagones. Leonardo Fernández, concejal de la ciudad de Maracaibo, propuso declarar «emergencia eléctrica» al estado Zulia tras asegurar que los ciudadanos duermen en los techos de sus casas buscando un mejor ambiente para resistir las 120 horas sin ningún tipo de servicio eléctrico. «La situación de nuestro estado es inaceptable, el sufrimiento de los zulianos parece que no le importa al presidente, quien con su incapacidad ha agudizado esta crisis. El alcalde de Maracaibo no dice nada y el Gobierno ha traicionado hasta su propia palabra».
Muchos ciudadanos indicaron en las protestas de esta semana que la situación se consideraba como una grave violación a los derechos humanos, por las altas temperaturas que presenta la entidad todo el año. Es alarmante como un estado con cuencas lacustres que abarcan una de las más grandes reservas de petróleo y gas del continente americano puede pasar hasta alrededor de 36 horas continuas sin electricidad.
La industria eléctrica de Venezuela fue durante muchos años un gran ejemplo para todo el resto de América Latina. No fue hasta el día 30 de diciembre de 2011 cuando Chávez ordenó la reorganización del sector eléctrico para concentrarlo en una sola compañía llamada Corpoelec «Corporación Eléctrica Nacional» encargada de la generación, transmisión, distribución y comercialización del servicio eléctrico que ha provocado en estos últimos ocho años un colapso desbordante a nivel nacional. La gestión llevada a cabo por funcionarios sin ningún tipo de preparación técnica, como el ministro Luis Alfredo Motta, ha producido un malestar entre los trabajadores de nivel profesional, medio y de alta jerarquía que ha sido corrosivo en todos los niveles de esta nueva empresa burocratizada y centralista.
El Dr. Lombardi Boscán, director del Centro de Estudios Históricos de la Universidad del Zulia, explica a ABC que la crisis eléctrica ha convertido la zona en un atroz desierto material: «Es necesario mencionar el colapso del sistema eléctrico nacional bajo Corpoelec y la actual administración bolivariana en los últimos 10 años. Lo irónico de esta situación es que Maracaibo, que dio inicio a la electricidad en Venezuela, será la primera ciudad en regresar a los tiempos post coloniales, donde el embrión de la modernidad apenas se estaba gestando y utilizábamos las velas para alumbrarnos».
En un acto oficial en Caracas, antes de viajar a China, Maduro declaró una «guerra eléctrica»: «Tenemos identificadas a una élite que estuvo al frente de Enelven y he ordenado en el plan contra las mafias que los busquen y les pongan los ganchos y vayan presos los que dirigen la guerra, sin contemplaciones».
El colapso en el sistema eléctrico sigue sin aliviarse y Zulia padece las graves consecuencias que amenaza con extenderse hacia otras regiones del país. A pesar del desabastecimiento y la incertidumbre ante esta situación, el jefe del Estado venezolano ha solicitado a la Fuerza Armada Nacional un plan especial contra el sabotaje y la supuesta guerra al sistema eléctrico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.