.

.

domingo, 25 de noviembre de 2018

En primera persona: cómo se sobrevive en Venezuela con un salario mensual de 8,25 dólares

 Play
Cada viernes, la rutina de Mauricio Blanco (30 años) comienza de la misma forma: en el mercado de los Altos Mirandinos, localidad del estado Miranda, a 24 kilómetros de Caracas. Allí compra las verduras y vegetales que le quedan al final de la semana a los vendedores y que rematan a un precio que él puede pagar.

—Mi presupuesto no alcanza para comprar un kilo de pimentones. Compro dos pimentones, los congelo y los pico y saco un pedacito y lo voy usando. Gasté 660 bolívares (equivalente a 2,2 dólares). En otro lado hubiese gastado muchísimo más. No puedo ir a un automercado grande donde el kilo de tomate cuesta BsS 1000 ($3,3 dólares), el kilo de pimentón cuesta  BsS 3000 (USD $10), el de plátano BsS 200 (USD 0,66). Llevo cuatro plátanos, que es un kilo. Lo demás lo llevo graneado de manera tal que me alcanzan para la semana. No puedo comprar de a kilo porque si llevo de a kilo la cuenta serían BsS 4000 (USD 16.6 dólares).

Mauricio trabaja como administrativo en una empresa de insumos médicos donde cobra el salario mínimo y completa su ingreso usando su auto como transporte escolar y para llevar insumos para una cadena de comida rápida. Aún así, debe ir de compra los viernes para conseguir la fruta y verdura que no se vendió en la semana y sale a precio más barato.
Mauricio trabaja como administrativo en una empresa de insumos médicos donde cobra el salario mínimo y completa su ingreso usando su auto como transporte escolar y para llevar insumos para una cadena de comida rápida. Aún así, debe ir de compra los viernes para conseguir la fruta y verdura que no se vendió en la semana y sale a precio más barato.
Solo en las dos bolsas que lleva Mauricio gastó un tercio del salario mínimo mensual de su trabajo formal.
La mamá de Mauricio falleció hace cuatro años de un infarto. Desde entonces se hace cargo de su hermana que tiene 16 años. Trabaja en el área administrativa en una empresa de insumos médicos, en donde gana el salario mínimo, como el 80% de los venezolanos, equivalente a  USD 8,25 mensuales, según la tasa del mercado negro que fluctúa a diario. Estudia derecho en la universidad.
Mi presupuesto no alcanza para comprar un kilo de pimentones. Compro dos pimentones, los congelo, los pico, saco un pedacito y lo voy usando
Por su cuadro familiar tiene que hacer aún más para economizar lo que invierte en comida. A pesar de que el agua de las tuberías no tiene la pureza necesaria para el consumo humano, no compra agua potable. Va semanalmente a una toma de agua que viene de un pozo profundo para llevar en bidones la que consume en su hogar.
Para cubrir la canasta básica de alimentos son necesarios 28 salarios mínimos.

Su corto presupuesto no le permite comprar las frutas o vegetales por kilos. Las lleva por unidades y las va usando de poco.
Su corto presupuesto no le permite comprar las frutas o vegetales por kilos. Las lleva por unidades y las va usando de poco.
Para sobrevivir, Mauricio recurre a tres rebusques. Con el auto que le quedó de su madre hace transporte escolar, traslados y reparte provisiones a una cadena de comida rápida. Trabaja en total 16 horas diarias con los que llega a recaudar hasta $50 dólares mensuales.

Pero este viernes además tuvo que ir a comprar ácido de batería en una tienda de venta de repuestos y, en un taller de aires acondicionados, agua destilada para poder alargar la vida de la batería del vehículo que le sirve para sus rebusques.

La hiperinflación hace que diariamente los productos alimenticios aumenten de precio de manera drástica
La hiperinflación hace que diariamente los productos alimenticios aumenten de precio de manera drástica
—El rebusque es hacer transporte. Entonces, tengo que comprar donde venden chivas de cauchos para poder sobrevivir, poder salir a la calle con los cauchos y poder rebuscarme. Porque ahorita uno no puede estar aquí en Venezuela sin trabajar un día, es difícil porque el dinero no alcanza para absolutamente nada.
Al igual que millones de venezolanos, convive a diario con la frustración.
—Hago cosas en mi casa y ahí paso el día. No puedo hacer más nada. Los ingresos que yo tengo son para comer y para poder pagarle el colegio a mi hermana.  
La faena para comprar víveres y abastecer su casa del viernes en la mañana tiene un paréntesis, porque a media mañana Mauricio va a la universidad. Luego hace  el transporte escolar de los 10 niños que estudian en el mismo colegio de su hermana. Y al llegar a su casa atiende a su hermana para, de nuevo, en la noche, volver a la universidad.
Con menos dinero aún
La realidad de Mauricio es la de una persona que ha tenido posibilidad de estudiar. Pero la de Jairo Ariza (50), encargado de limpieza de un edificio de la golpeada clase media en la zona oeste de Caracas, es menos alentadora. Al igual que Mauricio, gana el salario mínimo y no es mucho lo que puede comprar con eso.

Jairo Ariza trabaja como encargado en un edificio del centro de Caracas. Hace tiempo que el sueldo no le alcanza para comer ni comprar ropa.
Jairo Ariza trabaja como encargado en un edificio del centro de Caracas. Hace tiempo que el sueldo no le alcanza para comer ni comprar ropa.
—Uno cobra hoy, y ya a los dos días prácticamente se queda sin plata. Tú vas hoy y compramos una cosa y ya mañana no podemos comprar otra cosa y ya no nos estamos alimentando bien. La carne, no la vemos, eso es mentira. Para comprar un pollo tienes que tener casi mil soberanos. Para comprar un cartón de huevos también tienes que tener plata.
Uno cobra hoy, y ya a los dos días prácticamente se queda sin plata
Un cartón de huevos  que tiene 30 unidades cuesta el equivalente a USD 3,5, es decir 42 % del salario mínimo. Un kilo de café, el equivalente a USD 4,19,  la mitad del salario mínimo. Un kilo de carne, el equivalente a USD 3,95 , 48% del salario mínimo.
Pero a diferencia de Mauricio, Jairo tiene menos posibilidades de incrementar sus ingresos mensuales con otros rebusques.
—El sueldo no me alcanza. Tengo que buscar otro medio de rebusque, que si pintar, que si lavar un carro, barrer un estacionamiento, cualquiera que me llame a limpiar un piso. Defenderse en otra cosa para poderse mantener.

Jairo Ariza compra con 900 bolívares unas pocas verduras y legumbres que no le alcanzan para 3 dias. Luego deberá esperar 15 días para volver a comprar alimentos
Jairo Ariza compra con 900 bolívares unas pocas verduras y legumbres que no le alcanzan para 3 dias. Luego deberá esperar 15 días para volver a comprar alimentos

Por la cabeza de Jairo no pasa ya la idea de comprar ningún tipo de ropa. Por lo que espera la caridad de los vecinos del edificio, quienes, cuando pueden, le regalan alguna pieza usada.
—A veces hay personas aquí en el edificio que me ayudan, pues si cualquier persona tiene una camisa, una franela, me la regala. Tengo años que no sé lo que es comprar un par de zapatos. Si compras zapatos no comes, eso es lo difícil.
Mientras camina hacia los puestos de venta de comida que se instalan a una cuadra del edificio donde trabaja, saca la cuenta que refleja su realidad.
—Si compras carne, no compras queso. Si compras queso, no compras huevo. Si compras huevo, no puedes comprar el pollo y así sucesivamente, pues. Tenemos que adaptarnos a la vida que estamos viviendo ahorita. Ahorita, si compramos arroz, tenemos que estirarlo.

El 87%  de los venezolanos vive en situación de pobreza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.