.

.

martes, 13 de noviembre de 2018

María Corina Machado: Venezuela fue seducida por un populismo convertido en régimen criminal

























13 noviembre, 2018
especial Enrique Meléndez / 13 nov 2018.- María Corina Machado, coordinadora de Vente Venezuela, rechaza catalogar al Gobierno del presidente Nicolás Maduro como una dictadura. “Esto es un régimen criminal”.



Agrega que la terrible experiencia durante los 20 años del chavismo ha hecho al venezolano creer en una democracia liberal. “Yo hasta ahora no he encontrado la primera madre que diga que quiere que su hijo viva de las dádivas o de las misiones”.
A continuación la entrevista:
Este fin de semana Mario Vargas Llosa se preguntó por que los venezolanos, cuando podían votar libremente, lo hicieron por Chávez. ¿Cuál es su respuesta al escritor?
-Venezuela no es el único país, en el que un populismo obsceno sedujo a grandes capitales, a medios de comunicación y a sectores amplios de la sociedad. En el caso venezolano este populismo escondía un autoritarismo creciente; un militarismo de larga historia; de gestación, digamos, centenaria, y también se evidenció después la instauración y el desarrollo de un régimen criminal.
-Los venezolanos entendimos eso hace mucho tiempo, y como el régimen eso lo preveía, se preparó de manera fría y calculada para controlar completamente el sistema electoral, y que el mismo no pudiera transmitir las verdaderas aspiraciones y preferencias del país. Por eso el fraude y la trampa se instauró en Venezuela desde hace más de una década. Por eso, esos procesos electorales no transmitieron entonces la verdad.
-Hoy el mundo sabe que casi un 90% de los venezolanos repudia este sistema. Pero también entendió que la vía electoral había sido definitivamente cerrada por Maduro y el Estado criminal, hasta que logremos sacarlos del poder.
¿Usted cree que el venezolano, después de 20 años de chavismo, ha dejado atrás la mentalidad de que esto lo arregla un caudillo, un Estado y está más preparado para un futuro liberal?
-Absolutamente sí, y esto es lo que encuentro en todos los rincones de Venezuela. Hoy en día la gente expresa con mayor claridad y a veces con entusiasmo en las propias clases trabajadoras, sobre todo, de las empresas que fueron estatizadas y a veces incluso en los espacios de la intelectualidad donde la gente está clarísima a ese respecto. Yo hasta ahora no he encontrado la primera madre que diga que quiere que su hijo viva de las dádivas o de las misiones.
-Los padres venezolanos de hoy quiere ver crecer a sus muchachos como individuos autónomos; capaces de construir y labrar su propio futuro; fomentar sus propios negocios; desarrollar sus talentos y potencialidades creativas con base a su esfuerzo. Claro, la gente quiere oportunidad, y nadie está pidiendo que le regalen nada. Si algo me enorgullece hoy a lo largo de todo el país es que esta es una Venezuela con una enorme aspiración de ser un país de propietarios; con un gran espíritu emprendedor.
-¿Tú sabes lo que es haber resistido por parte del emprendedor, del productor, comerciante la liquidación de todo lo que ha devastado esta dictadura y estar ahí aún de pie? Por supuesto, estos venezolanos están ahí en la resistencia, y esperando el respiro, que le va a dar el nuevo sistema; basado, como tú has dicho, en una democracia liberal en la cual haya mercados abiertos; respeto estricto a la propiedad privada; estímulo al esfuerzo, al logro, a la excelencia, al mérito
En una encuesta en nuestra página web, sin valor estadístico, 60% dice que, en caso de que se proponga votar la nueva Constitución, lo haría y votaría en contra. Y un tercio dice que no iría a votar. ¿Qué opina usted?
-7 millones 800 mil venezolanos y 50 países del mundo decidimos no reconocer la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente cubana. No la reconocemos, ni reconocemos nada que salga de ella. Cualquier documento o mamotreto que salga de allí no es reconocido como proyecto de nada que se parezca a una Constitución. El régimen lo que está buscando, desesperadamente, es legitimidad y oxígeno.
-Se trata de un régimen criminal. Esto no es una dictadura. Se acabó el tiempo de llamar a esto una dictadura; especialmente, para aquéllos que todavía les cuesta hacerlo. Ya pasó; esto no es una dictadura. Esto es un régimen criminal que está buscando quedarse un día más en la lógica del delincuente, del criminal. Esto es lo que el régimen quiere: hacer creer que hay una dinámica de solución política a un conflicto criminal.
-Te lo pongo clarito: esto no es un conflicto interno lo que hay en Venezuela. Se trata de un conflicto transnacional, y no de naturaleza, orden o carácter político, como sí criminal. Así que para darle una solución efectiva no se puede aplicar soluciones políticas convencionales. ¿A quién están engañando, por Dios, a estas alturas? Aquí el tiempo de la ingenuidad y de la indiferencia se acabó.
-Porque la ingenuidad y la indiferencia producen errores que se miden, se cuentan en la Venezuela de hoy.
¿Usted cree que la historia le dio la razón a aquellas corrientes políticas que no participaron el 20M en las elecciones?
-¡Por supuesto! La historia, la realidad les dio la razón a los venezolanos y a la comunidad internacional. A todos aquéllos que desconocimos la ANC cubana, y más allá todavía: a aquéllos que no caímos en la trampa de participación en procesos fraudulentos electorales, como el de los gobernadores en octubre o como el falso diálogo en la República Dominicana; después de cuatro años de una farsa.
-¡Por favor! Yo creo que la historia juzga de manera implacable; como hoy está juzgando la opinión pública nacional e internacional.
Por las redes sociales circuló una carta abierta, que se le atribuyó a Jurate Rosales, periodista de la revista Zeta. ¿Usted leyó esa carta e hizo algún tipo de pronunciamiento?
-Sí, yo leí esa carta, y no he hecho pronunciamiento alguno al respecto.
A raíz del debate que se suscitó en la Asamblea Nacional sobre la declaratoria de persona no grata a Rodríguez Zapatero, quedó evidenciado que hay una división en las filas de oposición. ¿Cuál es su punto de vista en esta materia?
-Aquí en Venezuela la gente está clarísima y todo el mundo sabe quien es quién. Pero es más: alrededor del mundo, los países, la comunidad internacional democrática, las fuerzas relevantes tienen información sobre la naturaleza de este régimen, y están también clarísimos sobre la naturaleza de este régimen. Nuestra Asamblea Nacional tuvo un mandato el 6 de diciembre de 2015; mandato que fue ratificado el 16 de julio de 2017.
-Quienes han dividido y traicionado son aquéllos que se salieron de ese mandato. Ahora, la semana pasada se demostró que una mayoría de diputados atiende a su conciencia, y que, al final, cada venezolano, cada servidor público debe entender, insisto, que la historia juzgará, y que los venezolanos estamos muy conscientes de qué decisión, y qué posición adopta cada uno de sus compatriotas frente a la responsabilidad histórica que tiene por delante de servir a su país.
-Los tiempos en los cuales se podía alegar obediencia de vida de un ciudadano militar o línea partidista en el sector político se acabaron. Este es un momento en el cual cada ciudadano tiene que asumir su responsabilidad individual frente a su conciencia y frente a sus conciudadanos. Eso fue lo que se demostró en la AN. Creo que es un paso importantísimo en la dirección de construir una unidad alrededor de los principios éticos.
-Una unidad alrededor de la honestidad; de la congruencia; del coraje y de la fuerza.
-En los sondeos de opinión se ha venido observando que entre la dirigencia política la personas, que goza de mayor confiabilidad es usted. ¿Cómo se siente en ese sentido?
-Mi vida en estos momentos consiste en acompañar a los venezolanos; no sólo en su honor, sino en su aspiración de construir una nación libre y próspera. Mi vida consiste en estar en contacto con mi país; para lograr hacer realidad esa aspiración. A mí me conmueve cuando un venezolano en cualquier rincón, de cualquier edad, de cualquier sector dentro o fuera del país me transmite su confianza.
-No hay nada más importante en la vida que establecer confianza; pues al final constituye el eje medular sobre el cual vamos reconstruir a Venezuela. Obviamente es un enorme compromiso esta gran responsabilidad. Pero que aquí quede claro que aquí en este momento no está planteada ni elección ni candidatura alguna. El que lo crea así no ha entendido nada.

-Lo primero es lo primero: desalojar, lograr el quiebre del Estado criminal para entonces poder lograr una legítima contraposición de posiciones y de liderazgos. Pero eso no está planteado en el día de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.