.

.

domingo, 25 de noviembre de 2018

Telegramas secretos revelan la enorme suma que Cuba quería cobrar por sus médicos en Brasil


Cuba esperaba recibir por cada médico $8,000, de los cuales $1,000 sería el salario de los galenos. Brasil no aceptó esta condición. En lo que sí estuvo de acuerdo el gobierno del Partido de los Trabajadores fue en impedir que los médicos cubanos pudiesen trabajar sin estar bajo el control del gobierno de la isla y eliminar la necesidad de ser evaluados en Brasil (realizar el examen de reválida).
“El lado brasileño propuso la cantidad de $4,000. La parte cubana, por su parte, dijo que esperaba recibir $8,000 por médico y contrapropuso $6,000”, clarifican los telegramas. Finalmente Cuba aceptó recibir los $4,000 ($1,000 para el médico y $3,000 para el gobierno).
El embajador brasileño en la isla aseguró que había hecho consultas con otras embajadas de países con los cuales Cuba tiene un esquema de negocios similar, pero explicó que los convenios se negocian según las condiciones económicas de cada país.


Según los telegramas, Cuba cobra a Venezuela y Catar una cantidad similar a la que cobraba a Brasil por Mais Medicos. Solo en Venezuela la isla tiene más de 21,700 profesionales. El gobierno cubano ha declarado que la exportación de servicios profesionales es su principal fuente de ingresos y mantiene actualmente a unos 55,000 doctores en 67 países.
Los despachos de la embajada dan cuenta de que Brasil sugirió que el pago a Cuba se utilizara para solventar las deudas que La Habana había contraído con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), que financió las grandes obras de la construcción del puerto de Mariel, entre otros proyectos conjuntos.


A esta propuesta, Brasil la llamó “sistema de compensación”, pero Cuba se negó y finalmente determinaron transferir los recursos a través de las oficinas de la Organización Panamericana de la Salud.
Cuba también logró que Brasil aceptara que las controversias del acuerdo fueran resueltas en la isla, específicamente en la “Corte Cubana de Arbitraje Comercial Internacional, bajo sus normas procesales, en la ciudad de La Habana, y en el idioma español”.


Marcia Cobas, la viceministra de salud de Cuba y una de las principales arquitectas del acuerdo, le recordó a la parte brasileña que la cooperación entre ambos países ya existía en 1996, pero fue interrumpida y más de 400 médicos cubanos se quedaron a vivir allí “ilegalmente”. Cobas exigió una cláusula para que eso no volviera a ocurrir y que se prohibiera a los galenos cubanos trabajar fuera del convenio entre ambos gobiernos, de acuerdo a los documentos.
La viceministra de salud también le propuso a la parte brasileña la creación de 1,000 becas para que los estudiantes de ese país participaran en la escuela latinoamericana de medicina. Cobas se mostró preocupada por la revalidación del título de medicina de los brasileños que estudiaban en la isla y propuso un programa estatal en Brasil para que los egresados trabajaran durante dos años en lugares pobres a cambio de la reválida.


La funcionaria mostró su disponibilidad para cerrar el acuerdo durante la visita a Cuba del ministro de salud de Brasil, Alexandre Padilha. En una reunión que sostuvieron, Cobas le informó que ya habían seleccionado “a sus mejores 2,000 clínicos generales”, con “por lo menos 10 años de experiencia” para enviarlos a Brasil en menos de un mes.
La importancia concedida por el gobierno cubano al proyecto se evidenció además en el recibimiento al ministro brasileño del número dos del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura, quien dijo que “harían todo lo posible” para que la misión en Brasil fuera un éxito.


Cuba envió desde 2013 a casi 20,000 profesionales a Brasil, de acuerdo con cifras oficiales. Según las estadísticas del gobierno cubano, 113 millones de pacientes se beneficiaron de la atención médica de los doctores cubanos. Todo esto terminó cuando el pasado miércoles la isla decidió romper unilateralmente el convenio con Brasil tras la propuesta del presidente electo Jair Bolsonaro de renegociar el acuerdo.
Bolsonaro, un acérrimo enemigo del esquema de negocios gestionado por Cuba, pidió que los médicos fueran contratados individualmente, sin pagarle nada a “la dictadura cubana”. También exigió que los familiares puedan acompañar a los médicos mientras dure la misión, algo prohibido por Cuba y supeditó el contrato al examen de reválida.


Cuba, por su parte, tachó de “despectivas” y “amenazantes” las palabras del presidente electo y ordenó el regreso del personal médico. Bolsonaro ha prometido brindar asilo político a todos los médicos cubanos que deseen quedarse en Brasil, por lo que el gobierno cubano ha acelerado su regreso y presiona a las familias de los galenos que permanecen en la isla.
Puede seguir a Mario J. Pentón en su página de Facebook y en Twitter: @mariojose_cuba.


Read more here: https://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article222134005.html#storylink=cpy

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.