.

.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Aumento se devalúa en un dos por tres


Foto: Referencial
Foto: Referencial

Redacción 2001 
El aumento salarial decretado este jueves en la noche por el presidente Nicolás Maduro representa un incremento de 150%, sin embargo, no es mucho lo que se pueda comprar con 4.500 bolívares soberanos debido a la fuerte hiperinflación que atraviesa el pais.



Con Bs. 4.500, que es el salario que un trabajador devengará por 30 días de trabajo, se puede comprar un kilo de carne, a 1.200 soberanos en Antímano, un cartón de guevos, si se consigue a BsS. 1.000, pero que algunos comercios ya está en BsS. 1.400, un refresco de 2 litros de BsS.900, y dos champús Every Night, que costaba en Bs.535, en el último recorrido de mercados realizado por el Diario 2001, y con esas compras se acabaría el pago mensual.
Con BsS. 4.500 también se podría comprar un kilo de leche descremada, un kilo de queso duro, una bolsa de detergente de 800 bolívares soberanos, un kilo de milanesa de pollo en Antímano a Bs1.300 y medio kilo de picadillo de pollo a BsS. 445 y no habría vuelto.
Aumento del “verde”. A la par que se incrementó el salario mínimo también lo hizo el precio del dólar no oficial. La tasa de cambio promedio de la divisa norteamericana con respecto al bolívar era de BsS 461,92 por cada “verde”. Hoy al cierre de esta edición, el valor promedio de la “lechuga” era de BsS 499,79 .
Este incremento del precio de la moneda norteamericana es de 14, 85%, en un solo día. Esto puede traducirse en que el aumento del salario mínimo ya perdió 14,85% de su valor en menos de 24 horas de haber sido decretado, ya que, como lo han dicho los economistas, la mayoría de los precios de los bienes y servicios consumen los venezolanos están calculados al dólar.
Con esta alza del “paralelo”, el billete de BsS 500, que es el de máxima denominación del nuevo cono, solo sirve para comprar un dólar.
Un aumento inútil. La presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, en una entrevista al programa A Tiempo trasmitido por Unión Radio, indicó que aumentar el salario básico a Bs.S 4 mil 500 “será menos útil de lo que era hace unas semanas Bs.S 1. 800”.
Uzcátegui señaló que esta medida no conseguirá mejorar la economía y los ingresos de los trabajadores, además de eso, Uzcátegui resaltó que tampoco detendrá la inflación que constantemente sigue incrementando.
“No entendemos el nuevo aumento salarial, de dónde viene, el Gobierno insiste que el salario está anclado al Petro que equivale a un barril de petróleo, cuando sabemos que ha bajado y el salario aumenta (…), antes de cobrarlo los 1.800 se volvió sal y agua”, dijo Uzcátegui.
Insistió que “sin producir lo que estamos enfrentando es más emisión de dinero sin respaldo”.
Pago de la gasolina. Aunque oficialmente el precio de la gasolina se mantiene igual, la salida de circulación legal del viejo cono monetario trae como consecuencia un incremento “de hecho” del precio de combustible, que a partir del miércoles no se podrá pagar con bolívares fuertes. En este nuevo cono, la moneda de menor denominación es la de BsS 0,5, que representa 50 mil bolívares fuertes, un precio muy superior al precio oficial, que se fijó en 2016 en 1 bolívar fuerte ( BsS 0,00001) la de 91 octanos y 6 bolívares fuertes (BsS 0,00006), la de 95 octanos.
Aumento de la pobreza. La Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) que realizan las principales universidades del país y que fue presentada este viernes reveló que el porcentaje de hogares con pobreza “multidimensional” que se reportan este año es de 48 %, dos puntos más que en 2017.
El sondeo fue realizado con una muestra de 6.000 personas de todo el país entre julio y septiembre de este año, según explicó la doctora en Demografía y directora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) Anitza Freitez.
Al presentar el estudio realizado por la UCAB, la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Simón Bolívar (USB), Freitez indicó que este año se dificultó la medición de la pobreza debido al ciclo de hiperinflación por el que pasa Venezuela desde hace más de un año.
“El porcentaje de hogares pobres (...) es de 48 %, cuando en 2017 habíamos registrado 46 %”, dijo la especialista al referirse a esta medición multidimensional que consiste en un promedio ponderado de privaciones que tienen los hogares o algunos de sus integrantes.
El aumento de la pobreza en Venezuela también se observa en el incremento de los beneficiarios que acuden a programas o “misiones” sociales y Freitez dice que “no es una buena noticia” que “tanta gente tenga que recibir ayudas del gobierno para la atención de algunas problemáticas o de algunas necesidades”.
La especialista informó que “en el 2018 estamos encontrando que 63 % de los encuestados señalaron que reciben alguna misión del gobierno” y la mayoría de estas personas han acudido al programa gubernamental de alimentación que vende cajas de alimentos subsidiados llamado CLAP.
“Son beneficiarios de las cajas CLAP 16,3 millones de beneficiarios, reportó la Encovi en ese aspecto”, dijo Freitez, lo que se traduce en más de la mitad de la población, mientras que en 2017 eran 12,6 millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.