Todo acerca del virus chino

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Translate

miércoles, 27 de mayo de 2020

Un ex guardaespaldas, testigo clave en la acusación por narcotráfico que EEUU prepara contra la esposa de Maduro

Cilia Flores, considerada como la figura de mayor poder detrás del dictador venezolano Nicolás Maduro Miraflores (Palace/Handout via REUTERS)
Cilia Flores, considerada como la figura de mayor poder detrás del dictador venezolano Nicolás Maduro Miraflores (Palace/Handout via REUTERS)

Hace cuatro años, una figura poco importante en el liderazgo venezolano fue arrestada en Colombia y extraditada a Estados Unidos para enfrentar cargos por narcotráfico. Demostró ser una importante captura. El hombre, Yazenky Lamas, trabajó como guardaespaldas de la persona que muchos consideran como el poder detrás del trono del dictador Nicolás Maduro: la primera dama, Cilia Flores.

Ahora, con la ayuda del testimonio de Lamas, se espera que Estados Unidos acuse a Flores en los próximos meses de delitos que podrían incluir tráfico de drogas y corrupción, revelaron a la agencia Reuters cuatro personas familiarizadas con el caso de la primera dama. Si Washington prosigue con una acusación, dijeron estas personas, se espera que los cargos puedan provenir, al menos en parte, de una fallida transacción con cocaína y que ya ha llevado a dos de los sobrinos de Flores a un centro penitenciario de Florida.
Nicole Navas, portavoz del Departamento de Justicia de Estados Unidos, declinó hacer comentarios sobre cualquier posible cargo contra Flores. La primera dama y su oficina en la Asamblea Nacional tampoco respondieron a las preguntas para este artículo. El ministro de Información de Maduro, Jorge Rodríguez, manifestó en un mensaje de texto que las preguntas sobre la posible acusación a Flores en Estados Unidos eran “asqueantes, calumniosas e insultantes”.
En una serie de entrevistas con Reuterslas primeras que Lamas ha dado desde su detención, el ex guardaespaldas indicó que Flores estaba al tanto del lío de tráfico de cocaína por el que dos sobrinos fueron condenados por un tribunal de Estados Unidos.
La dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) también utilizó su privilegiada posición para recompensar a miembros de la familia con importantes y bien remunerados cargos en el gobierno, un reclamo respaldado por otros entrevistados para este artículo.
Yazenky Lamas fue detenido en Colombia por tráfico de drogas
Yazenky Lamas fue detenido en Colombia por tráfico de drogas

Hablando detrás de un vidrio reforzado en la prisión de Washington, donde está detenido, Lamas manifestó que declara contra Flores porque se siente abandonado por la dictadura de Maduro, todavía instalado en el poder a pesar de que muchas de sus figuras centrales, incluido el presidente, también han sido acusadas de crímenes: “Me siento traicionado por ellos”. Está enfurecido con la familia con la que una vez trabajó para proteger. Se siente particularmente agraviado por una redada a su casa, en los días posteriores a su captura, y un largo interrogatorio a su esposa, con quien tiene dos hijos pequeños. “Fui leal a todos ellos. Pero no fueron leales a mí”.
A fines de marzo, fiscales estadounidenses acusaron a Maduro y a más de una docena de funcionarios y ex funcionarios venezolanos por cargos de narcotráfico y contrabando de drogas. En un discurso televisado después de las acusaciones, el dictador negó los cargos contra él y sus colegas, calificándolos de una fabricación por motivos políticos, y tildó de “miserable” al presidente norteamericano Donald Trump.
Las acusaciones de marzo y los posibles cargos contra Flores se producen en medio de una nueva campaña de la administración Trump para aumentar la presión sobre Maduro y su dictadura. Su permanencia en el control del poder, dicen algunos funcionarios estadounidenses, es una fuente de frustración para el mandatario norteamericano.
En 2017 el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó al dirigente y un año después hizo lo mismo con su esposa y otros miembros del “círculo íntimo” de Maduro. El golpe a Flores enfureció a Maduro. "Si ustedes quieren atacarme, atáquenme a mí” , dijo en un discurso televisado en ese momento. “Pero no se metan con Cilia, no se metan con la familia, no sean cobardes”.
Washington ha acusado a Maduro y su círculo de saquear a Venezuela de miles de millones de dólares. Pero no está claro cuánta riqueza personal poseen él y Flores.
Ni el dictador ni la primera dama revelan declaraciones de ingresos, de impuestos u otros documentos relacionados con sus finanzas personales. Después de que los fiscales acusaron a Maduro, el Departamento de Justicia dijo que había incautado más de 1.000 millones de dólares en activos pertenecientes a decenas de acusados relacionados con el caso. Los cargos ni detallan esos activos ni especifican quién los tenía.
Flores, una vieja estratega y articuladora en el partido socialista gobernante, primero ganó notoriedad como legisladora y confidente del fallecido presidente Hugo Chávez, el predecesor y mentor de Maduro. No tiene un papel oficial en el gabinete de Maduro. Sin embargo, la investigación en su contra subraya la gran influencia que ejerce, particularmente en ayudar a Maduro a superar a sus rivales y obstáculos dentro y fuera de Venezuela.
Cilia Flores negoció con EEUU la liberación de sus sobrinos Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, quienes fueron arrestados en Haití en 2015 mientras intentaban traficar 800 kilos de cocaína
Cilia Flores negoció con EEUU la liberación de sus sobrinos Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, quienes fueron arrestados en Haití en 2015 mientras intentaban traficar 800 kilos de cocaína

Aparte de Lamas, Reuters entrevistó a más de 20 personas cercanas o conocedoras de Flores. La retratan como una política astuta y sigilosa que, después de escalar las alturas del partido socialista como legisladora, ahora ostenta gran parte del poder de la oficina de su esposo, exigiendo reuniones importantes incluso antes que el presidente y negociando personalmente con emisarios extranjeros, legisladores rivales y otros.
Cuando miembros de la opositora Asamblea Nacional y un grupo de militares protagonizaron el año pasado una revuelta para intentar sacar a Maduro del poder, Flores ordenó a los funcionarios de seguridad que le entregaran directamente a ella todo el material de inteligencia sobre el asunto, de acuerdo con Manuel Cristopher Figuera, el jefe de la agencia de inteligencia del país en ese momento. Figuera fue uno de los pocos altos funcionarios de la administración que consideró en ese momento una salida negociada del poder para Maduro con Estados Unidos. Luego huyó del país cuando la acción opositora fracasó. “Cilia Flores siempre ha estado tras la cortina moviendo los hilos del poder", reconoció Figuera.
Sin embargo, en medio de la creciente presión presión internacional, Flores buscó concesiones personales en negociaciones con Estados Unidos en los últimos años. Según cinco personas familiarizadas con esas conversaciones, la primera dama dio instrucciones a los intermediarios de pedir a los enviados estadounidenses la libertad de sus dos sobrinos encarcelados. A cambio, esos intermediarios dijeron que Venezuela liberaría de prisión a seis ejecutivos de Citgo Petroleum, el refinador en Estados Unidos de la empresa petrolera estatal venezolana.
Los ejecutivos, detenidos en 2017 en Venezuela y luego acusados por cargos de peculado y legitimación de capitales, entre otros, son considerados como presos políticos por activistas de derechos humanos y muchos en la comunidad empresarial. Esa propuesta falló. Pero Washington tomó nota del alcance que tiene Flores. “Ella es probablemente la figura más influyente además de Maduro”, comentó Fernando Cutz, asesor de la Casa Blanca para América Latina durante el primer año de mandato de Trump.
A principios de este año, según personas con conocimiento de sus esfuerzos, Flores presionó personalmente a legisladores de la oposición para que apoyaran a un aliado de Maduro para encabezar la Asamblea Nacional, hasta entonces considerada la última institución gubernamental independiente en el país. Fuentes familiarizadas con las negociaciones con los diputados dicen que operadores del partido gobernante PSUV pagaron sobornos a rivales para que cambiaran de bando.
Fuentes aseguran que Cilia Flores presionó a diputados opositores para desconocer a Guaidó y apoyar a un aliado de Maduro (REUTERS/Marco Bello)
Fuentes aseguran que Cilia Flores presionó a diputados opositores para desconocer a Guaidó y apoyar a un aliado de Maduro (REUTERS/Marco Bello)

Poco se sabe fuera de Venezuela sobre la primera dama, particularmente sobre el alcance de su papel en el régimen de Maduro y las maniobras detrás de bastidores que lo ayudan a sobrevivir. En el primer interrogatorio de Lamas después de su arresto en Colombia, los agentes de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), tuvieron una solicitud, recordó: “Cuéntanos sobre Cilia Flores”. Michael D. Miller, portavoz de la DEA, remitió las preguntas sobre el caso al Departamento de Justicia.
Lamas, que ahora tiene 40 años, pasó cerca de una década custodiando a Flores, primero cuando era legisladora y encabezaba la Asamblea Nacional, luego cuando se convirtió en primera dama. Después de su extradición en 2017, Lamas llegó a un acuerdo con los fiscales estadounidenses, mediante el cual aceptó cargos de tráfico de drogas y accedió a convertirse en testigo. Ese acuerdo no había sido reportado hasta ahora.
En el acuerdo de culpabilidad, Lamas admitió los cargos de tráfico de drogas y acordó cooperar como testigo en las investigaciones relacionadas con su caso. La orden judicial colombiana que aprobó su extradición señaló que Lamas conspiró para enviar cocaína desde Venezuela en aviones registrados en Estados Unidos. Ni la orden judicial colombiana ni el documento del Departamento de Justicia mencionan a Flores, Maduro u otros miembros de la familia.
Debido a los términos del acuerdo -dijo que todavía espera sentencia y continúa testificando en investigaciones relacionadas- Lamas se negó a discutir detalles específicos sobre el caso en su contra. Su abogada en Washington, Carmen Hernández, también declinó hacer comentarios.
La información que ha proporcionado a los investigadores, incluidos los detalles sobre el supuesto papel de Flores en el plan de tráfico de drogas de sus sobrinos, es considerada creíble por las autoridades estadounidenses. Mike Vigil, ex jefe de operaciones internacionales de la DEA, dijo a Reuters que la DEA le da “gran importancia” al testimonio de Lamas.
(Reporte de Reuters, por Angus Berwick y Matt Spetalnick)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.