Todo acerca del virus chino

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Translate

martes, 25 de agosto de 2020

 

Bloomberg: Víctimas del Covid-19 en Venezuela son forzadas a aislarse en depósitos sucios

Trabajadores de la salud escuchan los pulmones de un paciente de Covid-19 en cuarentena dentro de un hotel en Caracas. Foto Matias Delacroix / Bloomberg

 

Juan, un taxista de Caracas de 53 años, dio positivo el mes pasado para Covid-19. Su médico quiso evitarle la cuarentena obligatoria, debido a que los refugios son en su mayoría “pozos del infierno”, por lo que lo envió a casa. Sin embargo, los agentes del régimen chavista supieron dónde estaba y lo trasladaron a un centro ubicado en una barriada.

Por Nicolle Yapur, Alex Vásquez y Patricia Laya |  bloomberg.com



Traducción libre del inglés

“Pasé tres días durmiendo en una silla de aluminio”, recordó, pidiendo que no se publicara su apellido para evitar problemas. “Nos dieron de comer arroz frío, lentejas y arepas. El lugar estaba controlado por milicias armadas y médicos cubanos”. Lo trasladaron al Poliedro de Caracas, donde ha estado al menos dos semanas.


Pero con un sistema de salud vacío, muy pocas pruebas y un sector público disfuncional, los pacientes están aterrorizados. Dicen que están hacinados durante semanas en almacenes sucios con poco para comer, suministro de agua irregular y un mayor riesgo de infección. Esto, junto con las detenciones de médicos disidentes y la vergüenza pública a los infractores, ha provocado una sensación de desastre inminente.
Venezuela, que registró pocos casos en los primeros meses de la pandemia, ahora enfrenta un pico y está adoptando el enfoque de aislamiento forzado de China combinado con otras medidas de arriba hacia abajo.

Los pacientes y sus médicos evitan las pruebas para mantenerse alejados de los centros de cuarentena administrados por el Estado, lo que genera mayores riesgos y datos sesgados.

“Esto funcionó en China, que tiene un sistema de salud pública mucho más sólido”, dijo María Graciela López, directora de la Sociedad de Infectología. “Venezuela ya tenía muy poco personal médico. La gente tiene miedo. Ahora los pacientes llegan y de inmediato necesitan cuidados intensivos porque vivieron con la enfermedad en casa hasta que ya no pudieron”.

Varios países, incluidos Vietnam, Malasia y Nueva Zelanda, han utilizado con éxito la cuarentena forzada para reducir los picos en el número de casos.

Luis, un ingeniero eléctrico de 39 años, ha pasado semanas en cuarentena forzada con casi 30 personas más dentro de un aula en San Cristóbal después de dar positivo en la frontera con Colombia. Le tomó 45 días caminar a Venezuela desde Perú, después de perder su trabajo allí.

“Dormimos sobre colchonetas viejas y muy gastadas, es casi como dormir en el piso”, dijo Luis a través de llamadas y mensajes de texto. “Las arepas son tan pequeñas que las llaman botones. Hoy le di la mía a un niño. Siempre tienen hambre”, comentó.

Nicolás Maduro, bajo las sanciones de Estados Unidos, se ha asegurado de anunciar que Venezuela está siguiendo el modelo de uno de sus aliados, China.

“Venezuela ha prestado atención a cada paso y ha aprendido grandes lecciones de China”, dijo Maduro en abril después de una llamada telefónica con Xi Jinping. “Ha inspirado nuestras decisiones sobre cómo enfrentar esta pandemia”.

Un grupo de médicos chinos lo visitó 10 días antes para ofrecer orientación. Venezuela convirtió rápidamente escuelas primarias, gimnasios públicos, bibliotecas, jefaturas de policía, moteles y estadios de conciertos en centros de cuarentena.

Pero las cosas no han ido bien. Las pruebas rápidas a menudo dan falsos positivos, por lo que las personas sanas se mezclan con las enfermas. Los adultos y los niños contagiados han pasado hambre. Se realizan pocas pruebas y los resultados rara vez llegan a tiempo, si es que llegan.

“Las condiciones en estos centros sugieren que hay violaciones de los derechos humanos y las protecciones básicas”, dijo Kathleen Page, profesora de la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Johns Hopkins. “Esto se siente punitivo y ciertamente desincentivará las pruebas. Se producirá más transmisión en la comunidad, ya que es poco probable que las personas a las que no se les diagnostica Covid-19 se aíslen por sí mismas”.

Los voceros del Palacio de Miraflores, que supervisan la respuesta al Covid-19, no respondieron a varias solicitudes de comentarios.

El régimen también ha utilizado tácticas públicas de mano dura para enviar un mensaje. No es raro ver a las personas obligadas a sentarse en las plazas de la ciudad al sol o recoger basura o hacer flexiones bajo la vigilancia de los soldados. Todos han sido acusados ??de violar las reglas de las mascarillas o de cuarentena. En Bolívar, hay un llamado “Coronabús” donde los infractores viajan y escuchan los sermones de la policía sobre el cumplimiento de las reglas.

Temerosos del aislamiento obligatorio, algunos venezolanos con síntomas están recurriendo al mercado negro para evitar la participación del Estado. Un médico privado de Caracas, que pidió no ser identificado por temor a represalias, dijo que cobra a los pacientes 30 dólares por las pruebas rápidas que compró en forma privada.

Ha pasado más de un mes desde que Venezuela recibió 40 mil pruebas moleculares, las más confiables, de Turquía. Cerca de 800.000 pruebas rápidas vinieron de China una semana antes. La semana pasada, en una breve visita a Caracas, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo que traía “una cantidad simbólica de pruebas rápidas”. No se han reportado nuevos aportes.

Anayel Miquilena, una cirujana de 31 años del estado de Zulia, cerca de la frontera con Colombia, pasó 36 días en aislamiento forzado después de haber estado expuesta al virus en el hospital. Algunos días, dice ella, no se alimentaba hasta las 6:30 de la tarde y perdió varios kilos. Los constantes cortes de energía significaban sufrimiento en el calor sofocante.

Después de que fue dada de alta, su hermana, que vivía al lado, dio positivo.

“Fue horrible. Le rogué al infectólogo que no la llevara”, dijo Miquilena. “No lo hicieron al final. Creo que se olvidaron de ella”.

Algunos profesionales médicos han tenido incluso menos suerte. El Dr. Jaime Lorenzo, director del grupo sin fines de lucro Médicos Unidos, dijo en una conferencia de prensa la semana pasada que el régimen ha detenido en los últimos meses a 13 miembros de la profesión. Uno permanece en la cárcel.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.