A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Translate

lunes, 23 de noviembre de 2020

Indiferencia y abstención: Régimen se enfrenta a la desmovilización de sus bases ante fraude legislativo

 


La indiferencia reina en la campaña de los comicios de diciembre. Las encuestas anticipan una abstención del 70%

Alonso Moleiro | El País

La campaña electoral de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre en Venezuela comenzó a principios de noviembre en medio de una general apatía en un país que se cocina en una interminable crisis económica y social. En Caracas es mucho más notorio percibir el flujo de personas que se están organizando para migrar que para salir a votar. Los sondeos de opinión avizoran una abstención de más del 70%.

El anclaje popular del chavismo se ha debilitado profundamente con el paso de los años. Sin embargo, con mover lo que les queda de militancia tendrían suficiente para una cómoda mayoría de escaños. Los recorridos proselitistas de los candidatos a diputados presentan un aspecto desangelado. El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) está afrontando dificultades para motivar a sus dirigentes comunales y promotores del voto en las zonas empobrecidas. Comienzan a abundar spots publicitarios ofreciendo promesas y soluciones en la radio y la televisión. A Miraflores le interesa fomentar la idea de un ambiente festivo en una elección pluripartidista tradicional. La cadena privada Venevisión ha organizado algunos debates televisados entre los candidatos chavistas y los de la facción de la oposición que ha decidido participar, la moderada Mesa de Diálogo Nacional.

“Entre el 25% y el 30% del electorado afirma estar decidido a votar”, afirma Félix Seijas, director de la firma encuestadora Delphos. “La gran mayoría sigue siendo electorado chavista, aunque hay una parte pequeña de opositores que reclaman presencia electoral, y que terminarán sufragando por estas opciones paralelas de la oposición. Dentro del chavismo, afirma Seijas, la abstención oscila en torno al 40%.

El porcentaje de personas que se sigue definiendo como “chavista” en los sondeos de opinión ha pasado de 50% en un año como 2012, al 13% actual. “Dentro del PSUV debe estarse haciendo un esfuerzo especial, un trabajo interno importante para moralizar a su militancia”, sostiene Seijas. “En nuestras mediciones hay un discurso palpable: el sector chavista habla de la necesidad de una nueva Asamblea Nacional, de sacar a los opositores que sabotean y promueven las sanciones internacionales”. Seijas calcula que la participación general en las elecciones parlamentarias “no subirá de 30% y no bajará de 20”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.