A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Translate

domingo, 7 de febrero de 2021

AP: Delincuencia de unos pocos preocupa a los venezolanos que sí trabajan en Perú

 


Un migrante venezolano muestra sus documentos durante un control de seguridad en el distrito de Miraflores en Lima, Perú, el domingo 24 de enero de 2021. Perú alberga aproximadamente a 1 millón de venezolanos desplazados, una afluencia que comenzó alrededor de 2014 como inflación, desempleo, delincuencia y escasez. de alimentos y medicinas se disparó en su tierra natal. (Foto AP / Martín Mejía)

 

 

Adriana Marero abandonó la universidad en su natal Venezuela en 2017 cuando las protestas contra el régimen chavista se tornaron violentas en medio del empeoramiento de los problemas económicos y huyó a Perú en busca de un lugar donde poder ganarse la vida dignamente. Entregaba comida en su bicicleta, hacía de anfitriona en un casino y trabajaba en varios restaurantes.


Por Regina García Cano y Mauricio Muñoz | The Associated Press

Traducción libre del inglés por lapatilla.com


Pero los esfuerzos de Marero y otros como ella para ganarse la vida honestamente se han visto cada vez más eclipsados por lo que los defensores de los inmigrantes describen como una atención excesiva de la policía y los medios locales a los crímenes de unos pocos venezolanos. Eso, dicen los defensores, está alimentando la xenofobia entre los peruanos.
Luego vino la pandemia de coronavirus, que golpeó a Perú con especial dureza, y Marero se quedó sin trabajo al igual que muchos otros migrantes. Decidida a mantenerse por sí misma, Marero aprendió a hacer productos naturales para el cuidado de la piel y vendió sus productos en un mercado de artesanías con decenas de otros venezolanos que habían comenzado sus propios negocios.

“Realmente es un grupo pequeño que viene aquí para hacernos quedar mal”, dijo Janny Contreras, otra venezolana, quien vendía joyas en el mercado de artesanías.

Los migrantes atrapados en actividades ilegales, dijo Contreras, son superados en número por el “pueblo venezolano emprendedor y atrevido que vino a este país a trabajar. Ese grupo, con suerte, Dios algún día les dará la sabiduría que teníamos para que puedan iniciar un negocio”.

Perú acoge a aproximadamente 1 millón de venezolanos desplazados, una afluencia que comenzó alrededor de 2014 cuando la inflación, el desempleo, la delincuencia y la escasez de alimentos y medicinas se dispararon en su tierra natal. Los migrantes, muchos de ellos con títulos avanzados o múltiples, han ingresado a la economía principalmente informal de Perú, trabajando como taxistas, conductores de autobuses y repartidores de alimentos, cocineros y, durante la pandemia, enterradores.

A medida que el coronavirus continúa enfermando y matando a cientos de personas todos los días en todo este país, provocando nuevos bloqueos y hundiendo aún más la economía, los peruanos están mirando hacia las elecciones locales y presidenciales a menos de tres meses. Y algunos políticos se están enfocando en los inmigrantes, acusándolos de estar involucrados de manera desproporcionada en delitos.

Álex Gonzáles Castillo, alcalde de San Juan de Lurigancho en el municipio de Lima, ha dicho que los delitos más violentos en su jurisdicción de 1,2 millones de personas son cometidos por extranjeros, a quienes acusa de organizar ataques a personas en paradas de autobús. Sin embargo, los únicos datos concretos que ofrece se refieren a infracciones de tráfico menores.

Dijo que alrededor del 70% de las acciones policiales contra conductas que violen “el orden propio del distrito” involucran a extranjeros.

Gonzáles salta de eso para decir que los venezolanos están involucrados en “muchos delitos”. La atención pública a menudo se centra en casos como el de un conductor de autobús venezolano que atropelló y mató a una mujer el mes pasado. No tenía licencia de conducir y ahora se le considera fugitivo.

Otros desafían tal percepción.

Un informe del Instituto Brookings, con sede en Washignton, y el Instituto de Política Migratoria en septiembre concluyó que los inmigrantes venezolanos en Colombia, Perú y Chile cometen muchos menos delitos per cápita que la población nativa, según datos de 2019. Usando datos de encarcelamiento en Perú como un indicador de las tasas de criminalidad, los investigadores dijeron que el 1.3% de los reclusos habían nacido en el extranjero. Los venezolanos constituían el 2,9% de la población de Perú en ese momento.

Perú tiene el segundo mayor número de venezolanos desplazados, después de Colombia. Casi medio millón están buscando el estatus de refugiado en Perú, y alrededor de 280.000 han obtenido la residencia. De los que trabajan, alrededor del 94% forman parte de la economía informal, que incluye repartidores, vendedores ambulantes y mototaxis, según estimaciones de Naciones Unidas.

Federico Agusti, representante en Perú del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, cuestionó las afirmaciones de los funcionarios de que los inmigrantes venezolanos están cada vez más involucrados en el crimen. Dijo que los datos que el gobierno ha compartido con el organismo de la ONU muestran que solo el 1.8% de todas las denuncias en Perú son contra venezolanos.

“Cuando realmente miramos los datos, nuestra preocupación es que el foco de la inseguridad se ponga en la población extranjera cuando no debería ser el foco”, dijo Agusti, agregando que puede “tener un impacto en la población venezolana porque pueden aumentar la discriminación y el rechazo”.

Dijo que la discriminación puede traducirse en que a un venezolano se le niegue un trabajo o el arrendamiento de una habitación porque los propietarios pueden temer que la persona sea violenta o criminal.

Inicialmente dando la bienvenida a los inmigrantes, el gobierno de Perú ha cambiado su postura en los últimos años. Ha colocado soldados, algunos en vehículos blindados, en la frontera para protegerlos de la entrada de migrantes al país.

También ha agregado más requisitos para que un migrante obtenga permiso para trabajar. Eso ha obligado a los inmigrantes a buscar trabajos mal pagados que no coinciden con sus habilidades. La joyera, Contreras, y su esposo, por ejemplo, tienen dos títulos avanzados.

Un documento de política del Centro para el Desarrollo Global y Refugees International publicado en diciembre propuso formas en las que el gobierno podría eliminar algunos de los obstáculos que enfrentan los venezolanos. Pero los investigadores advirtieron que las percepciones de los inmigrantes han empeorado desde 2018 y dijeron que se espera que la xenofobia aumente debido a la profunda recesión económica causada por la pandemia y podría disuadir al gobierno de hacer cambios.

“Además, las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales de abril de 2021 aumentan el riesgo de que los venezolanos se conviertan en chivos expiatorios de los políticos que aspiran a un cargo”, dijo el diario.

Marero, la inmigrante que vende productos para el cuidado de la piel, extraña profundamente a sus familiares y amigos que permanecen en Venezuela, pero dijo que a su pequeña empresa le va bien y le ha dado un respiro de trabajar en turnos diarios de nueve horas en los diversos trabajos que tenía antes de la pandemia.

Hasta ahora, también ha evitado los sentimientos negativos dirigidos a los inmigrantes.

“Gracias a Dios no he tenido malas experiencias. No he sufrido xenofobia”, dijo junto a su puesto con jabones hechos a mano. “Gracias a Dios, desde que estoy en Perú, no me ha faltado trabajo”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.