A...SON SUTILEZAS (TOMO I)

A...SON SUTILEZAS (TOMO I)
A... SON SUTILEZAS (TOMO I) Porque la historia puede ser escrita de forma diferente, para cada quien hay un A…

Translate

lunes, 8 de febrero de 2021

Ricardo Cusanno: «Debemos buscar soluciones con quien verdaderamente tiene el poder»

 


Facebook
Ricardo Cusanno
TwitterWhatsAppTelegramEmail

El presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, defiende los motivos que llevaron a aceptar un encuentro con integrantes de la Asamblea Nacional de Nicolás Maduro. Afirma que se requiere con urgencia una concertación nacional para salir de la crisis y que llegó la hora de reunirse «con quien sea» para alcanzar acuerdos



«Queremos buscar soluciones, no darle legitimidad a proceso alguno», afirma Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras, sobre el reciente encuentro sostenido con representantes de la Asamblea Nacional de Nicolás Maduro, al que preside Jorge Rodríguez.

Luego de una larga reunión que duró dos horas y media con una Comisión de Diálogo, Reconciliación y Paz de esa AN, integrada por 11 personas, y a la cual en un principio se había informado que asistiría también Jesús Faría como presidente de la Comisión de Finanzas, quedaron las expectativas y la confianza del máximo gremio empresarial en que podrán concertarse soluciones para sacar a Venezuela de la crisis económica y humanitaria en la cual se encuentra.

El 27 de enero se cumplieron 20 años sin que un representante del chavismo visitara la sede de Fedecámaras. Esta institución tampoco había sido convocada para participar en otros encuentros de alto nivel en el Ejecutivo, como fue el caso de las reuniones de los consejos productivos. La invitación siempre fue hacia representantes de cámaras sectoriales.

Es por ello que las críticas sobre este encuentro abundaron, todas versando sobre el maltrato de los gobiernos de Chávez y Maduro a todo el sector privado, la creación de leyes que afectaron profundamente el desarrollo de la actividad empresarial y comercial, así como la falta de convocatoria a los actores económicos. Entetanto, el país acumula una recesión de siete años, una hiperinflación que va por su cuarto año, un proceso de devaluación que no se detiene y una emergencia humanitaria compleja que ha sumido a la mayoría de la población en la pobreza.

Cusanno defiende la reunión entre Fedecámaras y los integrantes de la Comisión de Paz, y asegura que el motivo no es otro que intentar construir «soluciones con quien verdaderamente tiene el poder para hacerlo». Resalta que luego de años de ataques contra el sector privado, muchos empresarios se negaron a las conversaciones con el chavismo, pero que 75% del sector decidió aceptar la invitación en esta oportunidad.

A su juicio, es hora de que se llegue a negociaciones entre todos los actores del país, ya que «el drama humanitario, económico, institucional y político no aguanta más tiempo».

La Comisión de Diálogo y Paz encabezada por Jorge Rodríguez en la sede de Fedecámaras | Foto: Cortesía.

-¿Mantienen expectativas positivas sobre esta reunión, tomando en cuenta que anteriores encuentros y mesas de diálogo no han tenido resultados positivos?

-Siempre se parte con unas expectativas muy altas porque entiendes cuál es la posición, cuáles son los principios y valores y lo que aportas para construir las soluciones que se están planteando, pero obviamente la experiencia te genera cierta desconfianza. Pero a nosotros nos preocupa mucho que las alternativas para buscar esas soluciones al país no se hagan en un marco de paz. Ya tenemos dos décadas, desde la visión de políticas públicas, no precisamente construyéndose de manera armónica. Entonces, si también la respuesta de nosotros no se da en un marco de diálogo, en Venezuela se puede profundizar aún más en la crisis.

Nosotros no condenamos a aquellos sectores ya sean estudiantiles, trabajadores de la salud, que protestan para sentarse precisamente a dialogar y a negociar con los que ostentan los símbolos del poder. Muchísimo menos hemos cuestionado los intentos de la política de sentarse a dialogar a pesar de los fracasos. Tampoco cuestionamos, más bien aplaudimos, que políticos se hayan sentado a negociar sus libertades o libertades de terceros cuando estuvieron confiscadas sus libertades por razones políticas.

La primera respuesta a quien no entiende esto es que los principios y los valores que nos rigen no se deponen por sentarse a hablar con alguien, que en esa lógica de la paz seguiremos procurando cualquier mesa de negociación y, también tenemos que decir, que para criticar hay que aportar porque muchas veces son críticas estériles. El ideal lo tenemos claro todos: un país de libertades económicas, políticas, sociales donde se respete el derecho a la vida, a la educación, a la salud y a la alimentación, a la libre iniciativa y al derecho a elegir. Pero la forma de lograrlo es sentándonos con actores que tienen decisión en que ese país se dé, y que sea sustentable ese acuerdo en el tiempo. No deponemos nuestros principios y valores, los enarbolamos en cada acción y no los ocultamos de manera cobarde, enarbolando supremacías morales.

-¿Percibieron sinceridad en las palabras de los integrantes de la Comisión de Paz?

-Fue una reunión respetuosa. Obviamente el verbo que reflejaron no era el utilizado desde hace varios años, era una narrativa distinta. Ya con esto podríamos decir que pareciera que hay voluntad cierta de solucionar, de construir esos acuerdos y esos consensos, pero al final esa respuesta solo la darán los hechos. Muchas veces quisiéramos sentarnos a hablar con quienes nos sentimos cómodos, pero tenemos que construir soluciones con quien verdaderamente tienen el poder para hacerlo.

-¿Hubo consenso entre los miembros de Fedecámaras para aceptar este encuentro?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.