.

Translate

lunes, 23 de mayo de 2022

AP: Empresarios fueron sentenciados en EEUU por casos de corrupción ligados al régimen de Maduro

 



 

Dos casos penales en Estados Unidos contra el régimen de Venezuela terminaron el lunes con una sentencia de cuatro años de prisión para un empresario de Miami que prestaba servicio a los aviones de combate rusos del país y una sentencia leve para otro individuo que implicó a un feroz opositor del presidente Nicolás Maduro en actos corruptos. transacciones.

Por: Joshua Goodman | AP


Jorge Nobrega en la corte federal se disculpó profusamente por su decisión de brindar servicios a la fuerza aérea de Venezuela en violación de las sanciones impuestas por Estados Unidos en enero de 2019 para forzar la destitución de Maduro.

“A veces me encuentro paralizado por cómo mi vida se ha hundido como resultado de mi terrible decisión”, dijo Nobrega visiblemente conmocionado durante la audiencia de sentencia. “Estoy avergonzado de mí mismo. En lugar de darle a mi familia felicidad y alegría, les estoy dando dolor, sufrimiento, desgracia y humillación”.

El juez Paul Huck pareció persuadido por la muestra de remordimiento de Nobrega, y dictó una sentencia de 48 meses, menos de los 57 meses solicitados por el fiscal federal adjunto Kurt Lunkenheimer.

A la empresa registrada en Florida de Nobrega, Achabal Technologies, se le debía dinero de Venezuela por el trabajo que había realizado antes de que Estados Unidos impusiera sanciones al gobierno socialista.

Pero en lugar de buscar una licencia del Departamento del Tesoro para cobrar por el trabajo no remunerado, como se requiere, el venezolano con doble nacionalidad estadounidense acordó un cronograma de pago que requería que él suministrara nuevos servicios para la flota militar de aviones de combate Sukhoi.

Como parte del plan, abrió una cuenta bancaria en Portugal, donde recibió 3,5 millones de dólares de Tipco, una empresa de asfalto tailandesa que cotiza en bolsa y que había estado ayudando a la petrolera estatal venezolana PDVSA, un antiguo proveedor, a violar las sanciones.

En el otro caso, el empresario venezolano Carlos Urbano Fermín fue condenado a cinco años de libertad condicional por pagar sobornos a altos funcionarios del país sudamericano.

Fermín, al declararse culpable el año pasado, admitió haber pagado alrededor de un millón de dólares en sobornos a un “fiscal de alto rango” en Venezuela como “seguro” contra cualquier investigación sobre los extensos tratos de su empresa constructora con PDVSA.

La fiscal, que no fue identificada en los documentos judiciales, es la exfiscal general venezolana Luisa Ortega, informó The Associated Press el año pasado .

“Nunca soñé que me encontraría en esta situación”, dijo Fermín en su sentencia, diciendo que se vio obligado a tomar una decisión imposible de pagar sobornos o destruir o incautar su negocio de 1,500 empleados.

También agradeció al gobierno de EE. UU. por proporcionar un refugio seguro que le ha permitido evitar el destino de su hermano, quien está encarcelado en Venezuela desde 2017 por lo que él considera cargos falsos.

“Nos hemos convertido en un bastión para desmantelar lo que está pasando en Venezuela”, dijo Urbano Fermín al juez Robert Scola, quien tomó la inusual medida de sellar procedimientos judiciales normalmente abiertos en los que se discutieron detalles de la cooperación del acusado. “Un sistema que ha sido dañado y tomado por los políticos”.

Ortega, el exfiscal general, no ha sido acusado, pero anteriormente dijo que las acusaciones de soborno fueron un intento infundado del gobierno de Maduro para obligar a una confesión del hermano encarcelado de Urbano Fermín y empañar su reputación.

Ortega, admiradora desde hace mucho tiempo del difunto Hugo Chávez, rompió con el liderazgo socialista de Venezuela en 2017 por lo que llamó el descenso del país a la dictadura bajo Maduro.

Por sus opiniones abiertas, fue destituida de su cargo de fiscal general y huyó rápidamente a la vecina Colombia, donde ella y un equipo de fiscales exiliados intensificaron sus ataques contra la corrupción en su país y proporcionaron pruebas a la Corte Penal Internacional de abusos contra los derechos humanos presuntamente cometidos por gobierno de Maduro.

Pero ella nunca pudo sacudirse por completo su reputación como una leal que sirvió durante una década como la principal ejecutora judicial de lo que Chávez llamó su revolución bolivariana.

Desde entonces, se mudó a España a medida que avanzaba la investigación criminal de Estados Unidos sobre la corrupción dentro del poder judicial de Venezuela.

Según una presentación de hechos de tres páginas y muy redactada que acompañaba su declaración de culpabilidad el año pasado, Fermín dijo que entre 2012 y 2016, sus compañías obtuvieron numerosos contratos importantes de tres empresas conjuntas de PDVSA con compañías petroleras extranjeras, entre ellas China National Petroleum Company, Rosneft de Rusia. y la francesa Total SA.

A principios de 2017, la oficina de Ortega abrió una investigación sobre la adjudicación de esos contratos. Casi al mismo tiempo, dijo Fermín, fue abordado por un abogado en Venezuela cercano al fiscal de alto rango, cuyo nombre no figura en los documentos, con la promesa de que podría anular cualquier investigación criminal.

Describiéndose a sí mismo como una “póliza de seguro”, el intermediario “informó al acusado que tenía la capacidad de prevenir cargos penales”, según el expediente judicial.

Posteriormente, dijo Fermín, transfirió aproximadamente un millón de dólares desde Estados Unidos a cuentas en beneficio del fiscal.

El gobierno venezolano nunca presentó cargos contra las empresas de Fermín mientras Ortega fue fiscal jefe. Su sucesor, Tarek William Saab, cargó contra Fermín y sus dos hermanos poco después de asumir el cargo en 2017.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.