lunes, 3 de abril de 2017

Iglesia pide respetar voluntad popular y defender derechos


La Iglesia ha mostrado preocupación por la situación del país tras las recientes sentencias de la Sala Constitucional. Los obispos llaman a respetar la voluntad del pueblo sobre la Asamblea Nacional y rechazan que, pese a las correcciones anunciadas por el TSJ, se cercenen sus competencias.



“El bloqueo a la Asamblea Nacional persiste. Me sigue preocupando  que el país se encuentre en estado de excepción con respecto a asuntos de materia económica,  desde hace aproximadamente un año. Esto no es normal. Ni otras medidas, como la cancelación del referéndum revocatorio, que no se haya resuelto el problema de los diputados de Amazonas, que se hayan pospuesto las elecciones de gobernadores. Todo esto configura una situación de dictadura”, indicó el cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas.
Señaló que el contexto actual añade desesperanza y angustia a la gente que “ya sufre dolorosamente la situación de desabastecimiento y carestía de alimentos y medicinas”.
El cardenal Baltazar Porras, arzobispo de Mérida,  sostuvo que “las correcciones a las sentencias son retoques cosméticos que no resuelven en absoluto la situación porque siguen las medidas que cercenan la Asamblea Nacional como poder autónomo y confunden a la población. Continúa vigente la solicitud del cardenal Parolin, hecha el año pasado, para que vuelva la vigencia plena del Parlamento. Este es un reclamo universal de muchos países”.
Dijo que los recientes fallos son la punta del iceberg de más de 50 actos del TSJ contra la AN. Añadió que la situación se agravó con los ataques de la fuerza pública a los diputados y manifestantes de la marcha del sábado.
Porras indicó que el desconocimiento de la soberanía popular y negar la participación de cualquier grupo que disienta del poder central es reprochable desde el punto de vista ético moral. “De continuar, esto puede ser una invitación al caos y al desorden y provocar un baño de sangre innecesario. Si hay razones para desconocer al Legislativo, es el pueblo quien tiene que decidirlo. En este momento las necesidades reales de la gente son la falta de alimentos y de medicinas”, señaló.
El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón, advirtió que la nación avanza hacia un totalitarismo. “Las decisiones políticas tienen graves consecuencias para el destino del país. No habrá soluciones mientras la sociedad civil no tome conciencia de su papel y obligue a los partidos a tomar posturas contundentes. Deben hacer valer los mecanismos constitucionales. La protesta es legítima y un derecho válido”.
El cardenal Urosa coincidió en que no se puede permanecer pasivo ante la violación de los derechos, y llamó a trabajar por el bien común.
Monseñor Ovidio Pérez Morales, obispo emérito, dijo que lo ocurrido con las sentencias del TSJ es un elemento más de la ruptura del orden constitucional y evidencian que  no hay separación de poderes. “No estamos en una democracia débil, este es un régimen dictatorial y totalitario de concentración del poder. Es el momento del protagonismo de la sociedad civil. Llamo a la Fuerza Armada a que no actúe como guardia del régimen, sino como guardia de la Constitución, que resguarde la soberanía y la integridad de la república”.

El papa aboga por soluciones políticas
Francisco pidió ayer, durante el Angelus, porque se solvente la situación del país

“Sigo con viva atención lo que está sucediendo en Venezuela y en Paraguay. Rezo por aquellos pueblos, muy queridos por mí, e invito a todos a perseverar, sin descanso, evitando toda violencia, en la búsqueda de soluciones políticas”, señaló el sumo pontífice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.